Cruzando el Amazonas. 500 kilómetros de integración
Edición "dat0s 223"
Por: Redacción Dat0s
Julio 2019

 

Recorrimos la ruta sin ning√ļn tipo de gu√≠a para ver qu√© ocurre en la zona de construcci√≥n de la carretera ante las constantes denuncias y cr√≠ticas que pretenden restar la importancia de esta obra de vertebraci√≥n caminera que est√° a cargo de la empresa china CRCCI. Partimos desde Riberalta.

Allí consultamos la impresión de los pobladores sobre la obra. Las personas con las que hablamos tienen mucha expectativa por la conclusión de la carretera.

Indican que acorta el tiempo de viaje de un punto a otro en el tramo que une a las poblaciones de Rurrenabaque y Riberalta. La gente afirma que antes del ingreso de la empresa constructora el viaje en época seca demoraba alrededor de 20 horas en flota para llegar a Rurrenabaque.

Actualmente, con el mantenimiento y mejora miento de la ruta, los pobladores demoran 12 horas y de acuerdo a los ingenieros encargados de la construcción se estima que cuando se concluya la carretera, el tramo Riberalta - Rurrenabaque podrá unirse en seis horas y media a una velocidad promedio de 80 Km/hora. El chofer de una flota que hace el recorrido por la carretera cuenta que en época de lluvias "sabías cuando salías, pero no cuando llegabas a Rurrenabaque". "Con los camiones cargados de madera, prácticamente desaparecía la carretera", asegura.

En el "Tramo Cuatro" el despliegue de personal y maquinaria es sorprendente.  Actualmente, entre profesionales, operadores y obreros están trabajando en esta obra de ingeniería con tecnología avanzada alrededor de 1.800 personas; existen alrededor de 1.200 equipos entre maquinara pesada y volquetas; 21 campamentos y van sumando nuevos frentes de trabajo con más equipos y personal. Se estima que en la actualidad se han generado más de 1.500 fuentes de trabajo indirectas.

Llegando al "Triangulo", intersección que conecta el camino con el río Sena, visitamos un campamento de trabajadores de CRCCI con todas las comodidades.

Aqu√≠ se observa una larga fila de viveros para el suministro de verduras que m√°s tarde ser√°n procesadas en los alimentos de los trabajadores. Los habitantes de la peque√Īa comunidad aleda√Īa manifestaron que su relaci√≥n con los trabajadores de la empresa china es escasa.

"Trabajan desde las 7 de la ma√Īana hasta horas de la noche de lunes a s√°bado", dicen. Mientras avanzamos entre desv√≠os y se√Īalizaciones, cruzamos caravanas de volquetas que transportan material desde Rurrenabaque a todos los tramos donde se est√° construyendo la carretera.

Paramos en la población de Yata. Allí apreciamos la portentosa altura del puente que marca el nivel del nuevo terraplén con el cual el caserío queda metros abajo.

Mientras com√≠amos en una pensi√≥n del lugar, la due√Īa del negocio nos explic√≥ que aquella zona se inunda en √©poca de lluvias, afectando la actividad del comercio.

De quedar abajo la carretera, las flotas, camiones y otros veh√≠culos ya no parar√≠an por provisiones y la fuente de ingresos de estos comerciantes se extinguir√≠a Prosiguiendo la traves√≠a, llegamos a Santa Rosa, desde donde el camino est√° m√°s averiado y a pesar de que se observaba movimiento de personal, maquinaria y material de construcci√≥n, el despliegue es m√°s lento, en vista a que el dise√Īo final de este tramo fue aprobado reci√©n en mayo. Es el "Tramo Dos". Tambi√©n en la zona se ha establecido una f√°brica de tubos que se usan para la instalaci√≥n de alcantarillas.

Pasando Santa Rosa las cosas cambian. Luego de haber viajado sobre una carretera que parecía asfaltada, atravesamos un tramo duro, con mucho polvo. Si bien seguimos cruzando caravanas de volquetas a los costados, encontramos inmensos tubos para las alcantarillas.

Los encargados de la obra explican que la diferencia se debe a que el dise√Īo final reci√©n fue aprobado hace algunos meses. Afirman que con el ingreso de la eva autoridad de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) Vladimir S√°nchez, se destrabaron los tr√°mites que obstaculizaban el desarrollo de la obra. Asimismo, pudimos comprobar que se trabaja con m√°s personal y equipo para nivelar el avance del "Tramo Dos" con el resto de la obra.

Pernoctamos en Reyes. El panorama que se describe aquí es que la carretera que une las poblaciones entre Reyes y Rurrenabaque, está prácticamente culminada.

Los pobladores albergan muchas esperanzas porque la carretera sacar√° del estancamiento al municipio, atraer√° al turismo y terminar√° con los ag√≥nicos per√≠odos de inundaciones e incomunicaci√≥n que se ha estado viviendo todos los a√Īos en √©poca de lluvias. Un hecho que no es desconocido en el resto del pa√≠s.

Los pobladores de esta hospitalaria región aseguran que la carretera sacará del estancamiento a su municipio y brindará nuevas posibilidades en el área del turismo y el comercio. Impulsará la región. "Lo que se nos ha informado es que además se acabará la agonía de las inundaciones".

Como en todos los lugares en los que nos detuvimos a hablar con la población expresan su satisfacción.

"Vamos a sacarnos de encima esa sombra negra que nos amenazaba cada época de lluvias y nos dejaba incomunicados". Como nos habían adelantado esta ruta está prácticamente terminada, resta que se coloque asfalto sobre una plataforma compacta y se concluyan los trabajos para el tendido de la red de alcantarillado.

Finalizando el recorrido, rumbo a Rurrenabaque, nos encontramos con una fila interminable de volquetas esperando transportar material a la ruta. Ahí nos informan que por el tipo de suelo de la carretera había que transportar todo el material para la conformación del terraplén, desde Rurrenabaque al resto de la vía. Es decir, realizar un acarreo hasta de 500 kilómetros, una más de las dificultades con las que tropieza la construcción de la obra.

Pugnas políticas y desarrollo

En Riberalta consultamos con los vecinos sobre las denuncias que apuntan la lenta ejecución de la obra.

Sus respuestas fueron categóricas. Dicen que las críticas "buscan protagonismo político antes de las elecciones generales de octubre". Sobre una posible recisión de contrato, consideran que son opiniones de gente que no es consciente de las necesidades de transporte y de vertebración caminera que requiere la zona para salir de su atraso. "Son denuncias sin fundamento, los que están pidiendo que se rescinda el contrato, lo hacen para postergar nuestro desarrollo", afirman.

En Rurrenabaque, realizamos la misma consulta. Aquí los pobladores consultados restaron importancia a esta clase de denuncias y expresaron que se las realiza por cuestiones políticas y sin mayor conocimiento de las necesidades de las poblaciones beneficiarias de la carretera.

En resumen, los pobladores con los que conversamos a lo largo de todo el recorrido expresaron  indistintamente su complacencia con las obras de la carretera y consideran que aumentará el tráfico de personas y mejorará el comercio.

 

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Bolivia
Artículos Relacionados:
An√°lisis