INVESTIGACI√ďN: Por qu√© los j√≥venes est√°n transitando de la responsabilidad a la conciencia en materia de consumo de alcohol
Edición "Dat0s 216"
Por: Redacción Dat0s
Noviembre 2018
Fotografia: El País

"Se vende trago adulterado sin control"

"Tenemos m√°s conciencia, estamos preocupados por los menores"

"Los papás deberían saber dónde están sus hijos"

"Estoy alerta cuando bebo por mi seguridad"

"La sociedad se volvi√≥ m√°s permisiva, ve a menores de 15 a√Īos tomar en las calles y plazas y no dice nada"

"Las caseritas venden a menores porque solo les importa ganar"

 

Las opiniones pertenecen a j√≥venes de 18 a 26 a√Īos en un estudio de GF realizado entre el 10 al 15 de octubre de este a√Īo para saber qu√© piensan los j√≥venes del consumo de bebidas alcoh√≥licas en zonas periurbanas de la urbe pace√Īa. Dat0s Investigaci√≥n reuni√≥ a estos j√≥venes entre hombres y mujeres para conocer adem√°s por qu√© toman, con qui√©nes y por qu√© el asunto de consumo de alcohol se ha disparado en la sociedad. Una de las conclusiones del estudio apunta el hecho de que no existe control social y que se puede comprar todo tipo de bebidas a cualquier hora del d√≠a, indiscriminadamente, ni siquiera considerando la edad de los m√°s peque√Īos. En opini√≥n de los entrevistados estos factores ponen en riesgo la integridad f√≠sica de las personas que consumen pero, sobre todo, son un factor de riesgo que apunta hac√≠a el alcoholismo en la sociedad y a la inseguridad ciudadana habida cuenta de los innumerables casos de vejaciones y hasta cr√≠menes que se escuchan, ven y registran a diario en las noticias.

Las mujeres son las que m√°s cuidado tienen cuando deciden salir a tomar. "Somos bebedoras responsables", aseguran. Ellas prefieren tomar en grupo, evitar la relaci√≥n con extra√Īos, subirse a movilidades seguras y no beber hasta perder el control. Preferentemente, en este grupo es importante la compa√Ī√≠a entre ellas. "Tengo dos amigos que nos cuidamos entre los tres", dice una de ellas. Otro var√≥n corrobora: "Uno de mis amigos consigui√≥ casa y me llevo a un lugar que no conoc√≠a, ni personas que conoc√≠a, pero no me paso nada; sin embargo es importante conocer con quien uno est√° tomando". Esa opini√≥n refleja el miedo de beber en mala compa√Ī√≠a y el factor de riesgo de tomar sobre todo si eres mujer joven, aunque tambi√©n este criterio se aplica entre los varones. Una de nuestras participantes reflej√≥ el temor de sentirse acosada en una fiesta de la que no pueda salir y que la obliguen a beber m√°s de lo necesario.

Este aspecto no tiene tanto valor entre los j√≥venes varones del mismo grupo que si bien manifiestan que son conscientes de los peligros que rodea el consumo indiscriminado de alcohol; beben sin parar hasta tambalearse. "A veces no sabes qu√© y con qui√©nes acabas bebiendo". "Para festejar con los amigos hasta morir, sin desconocidos en lo posible", dice uno de nuestros entrevistados. Otro cree que en este tipo de situaciones es posible que se cometan robos y hasta violaciones. En Bolivia el ritmo del consumo ha crecido por la cantidad de entradas, fiestas patronales que se organizan en los mismos barrios, en calles y avenidas donde se conmemoran este tipo de acontecimientos donde el alcohol se expende sin ning√ļn temor. "En la fiesta de Chijini he visto chicos de 15 a√Īos ebrios y nadie dice nada", asegura uno de ellos.

Otras razones para beber est√°n relacionadas a los cumplea√Īos de compa√Īeros de estudios o trabajo. Cuando esto ocurre los j√≥venes varones y mujeres lo hacen ah√≠ mismo en las plazas donde adem√°s existe la posibilidad de buscar aprovisionamientos en tiendas de barrio o en lugares de comercio que venden abiertamente todo tipo de "preparados que bajan de El Alto", advierten. Las mujeres son m√°s cuidadosas en este aspecto porque dicen que ver tomar a una mujer en una plaza es mal visto; aunque, hay se√Īoritas que prefieren beber en lugares abiertos que en bares donde existe m√°s peligro del qu√© te est√°n sirviendo. Hay mujeres en otros grupos que prefieren beber en lugares abiertos para evitar el contacto con desconocidos. En su generalidad los entrevistados se√Īalan que beber es muy "accesible en costo y no te preguntan cu√°ntos a√Īos tienes para vender". "Las caseritas de la tienda igual te venden no hay control".

En cuanto al qu√© tomar, el grupo de mujeres dice que les gusta de todo, no hay padrones de consumo o preferencias, puede ser que comiencen la fiesta con bebidas suaves como cerveza pero despu√©s por lo general, acaban consumiendo ron, singani, los llamados "tapaditos", combinaci√≥n de c√≥cteles preparados con singani y refrescos de todo color; a las mujeres les gusta el fernet y pocas se inclinan por el whisky o bebidas m√°s fuertes. El consumo, claro, tiene que ver con el poder adquisitivo de los bebedores, pero como la oferta es tan variada ellos aseguran que acaban tomando cualquier trago sin ning√ļn tipo de problema.

Ya los hombres del mismo rango de edad y condici√≥n econ√≥mica dicen que para beber se juntan en espacios abiertos para comenzar. Citan como punto de encuentro el edificio Quinto Centenario, predio ubicado al frente de la UMSA. Para este grupo de varones tomar tragos finos no es un factor que prime. Toman en las calles, callejones; mencionan el argot "pasillos", plazas p√ļblicas, muchas veces lo hacen en grupos de amigos caminando. A ellos, como al resto de los grupos entrevistados les llama poderosamente la atenci√≥n el poco control que se ejerce en la venta de bebidas alcoh√≥licas.

Influye el comportamiento colectivo por la cantidad de entradas y otros acontecimientos sociales que se viven a diario. "Bolivia es un pa√≠s con altos √≠ndices de consumo de alcohol", opinan tanto hombres y mujeres que fueron seleccionados en el estudio. Creen que la cantidad de oferta hace muy f√°cil caer en el alcoholismo. "La venta es libre e indiscriminada", aseguran. Varios entrevistados refirieron ejemplos puntuales. Una de ellos menciona: "Los m√°s chicos han perdido el miedo. Se los ve tomando cuando hay fiestas en los barrios. Nadie dice nada". "Antes en el colegio se respetaba, ahora mi hermanito de 10 a√Īos me cuenta que se toma bastante en el recreo". Siguiendo en esa l√≥gica otra de las entrevistadas aporta un nuevo dato: "Mi hermana de 10 a√Īos se ve presionada en la escuela por su propios compa√Īeros para tomar".

 

El factor familia

Los j√≥venes entrevistados tanto hombres y mujeres expresan su preocupaci√≥n por la falta de control que ejercen los padres en el hogar sobre todo cuando se menciona a los menores de edad. "A los papas no les interesa donde est√°n sus hijos", afirman. Este descuido advertido por los entrevistados en el entorno familiar hace que est√©n pasando una transici√≥n consciente para evitar que los menores caigan presas del alcohol barato que se vende en las calles. "Los padres deber√≠an saber d√≥nde y con quienes est√°n sus hijos menores". Son de la opini√≥n que el consumo desde corta edad puede derivar en alcoholismo ma√Īana.

"Es un peligro, nosotros de alguna manera sabemos, estamos conscientes, pero los menores est√°n en peligro", afirman. "Yo he escuchado lo que le dicen a la sobrina de una amiga que tiene 14 a√Īos, su mam√°: ¬ītoma servite¬ī, prefiero que tomes conmigo a que tomes en otro lado".¬† "Yo conversaba con una profesora de mi colegio, que ahora ya no se puede llamar la atenci√≥n a los alumnos. Pasa que ahora los papas son muy permisivos d√°ndoles muchas cosas". En el grupo de estudio tanto los hombres como las mujeres responsabilizan a los padres "que son demasiado permisivos con los memores".

Por eso, uno de los aspectos de interés e importancia en ellos es la seguridad. "Cuando tienes exceso de oferta de bebidas acabas tomando lo que sea sin medir los riesgos". Hay entre ellos quienes mencionan no explícitamente la palabra violación, pero dan a entender que se corre  ese riesgo. Entre los varones se dice que toman todo tipo de trago; ron, vodka, singani; bebidas fuertes para embriagarse. El Lix es un trago que se ha puesto de moda, uno de los más consumidos a Bs. 10 la botella de 1 lt. 1/2.  En cierto estado de embriaguez pierde relevancia saber con quiénes estas tomando, aunque - igual que las mujeres- los varones explican que son conscientes del peligro de beber con desconocidos. "De las malas experiencias uno aprende a ser más responsable", dicen. Pero el principal peligro es que el consumo se siga extendiendo como una "alternativa".

 

Factor conciencia y seguridad

Existe entre los participantes de los GF estudiados una mayor conciencia sobre los factores de riesgo que conlleva tomar en exceso. Afirman que son más conscientes. "Sí bebemos responsablemente", afirman sobre todo las mujeres. Opinan que beber no es malo si lo haces con medida. "Todos toman a cualquier edad, pero es malo si lo haces en exceso o todos los días".  Las mujeres reiteran que se ponen límites cuando toman. "A veces cuando tomas te pones alerta por tu seguridad", sobre todo cuando se consumes tragos baratos. Los que se han puesto al alcance de todos.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Bolivia
Artículos Relacionados:
An√°lisis
Actualidad