Derechos de las mujeres: Solicitan autorización del marido para ligadura de trompas
Por: P√°gina Siete
Julio 2018

El consentimiento de la pareja ¬†es un factor limitante para el acceso de la mujer a la ¬†anticoncepci√≥n quir√ļrgica voluntaria (AQVF). Los protocolos de anticoncepci√≥n vigentes establecen que ella -a partir de los 18 a√Īos- tiene derecho a decidir sobre este procedimiento. No obstante, algunos centros m√©dicos no ¬†practican la ¬†ligadura de trompas a quienes no encajan en los est√°ndares de edad y n√ļmero de hijos.

"Esta situaci√≥n de que en los centros p√ļblicos todav√≠a piden ¬†el consentimiento de la pareja es algo real. En Bolivia ¬†no hay una ley que trace espec√≠ficamente cu√°les son los derechos sexuales y reproductivos. Directamente el tema se desprende ¬†de ¬†algunas prestaciones que se brindan como Estado en el √°mbito de la salud", se√Īal√≥ ¬†la directora de Cat√≥licas por el Derecho ¬†a Decidir, Tania Nava.

La AQVF es un m√©todo de ¬†anticoncepci√≥n permanente en ¬†el ¬†que por medio de una cirug√≠a cortan o bloquean las trompas de Falopio para evitar ¬†la uni√≥n del √≥vulo con el espermatozoide. Aunque este procedimiento es invasivo, las nuevas t√©cnicas quir√ļrgicas hacen que sea ¬†ambulatorio. Es 99,5% efectivo.

Los datos del Sistema Nacional de Informaci√≥n en Salud (SNIS) ¬†indican que durante ¬†el primer semestre de 2018 en el pa√≠s se realizaron 2.133 ligaduras de trompa identificadas como AQVF. De ellas 1.909 fueron realizadas en el sistema p√ļblico y s√≥lo 63 por los entes gestores.

En La Paz y Cochabamba, la Caja Nacional  de Salud -la institución más grande de la seguridad social a corto plazo del país- no practicó ninguno. Tampoco  lo hizo durante  2017. En ambas gestiones  el seguro universitario  cubrió a las mujeres de ambos departamentos, pero con cifras que apenas pasaban los 40.

Lo reportes nacionales tambi√©n muestran que despu√©s del sistema p√ļblico son los Organismos No Gubernamentales los cuales ocupan el segundo lugar en la prestaci√≥n del servicio. La mayor cantidad de casos se da entre las mujeres de 20 a 34 y de 35 a 49 a√Īos.

"Nuestros datos  nos muestran que   los métodos tradicionales  de anticoncepción (calendario, ritmo, retiro, etc.) son los más altos con 21% de utilización, siguen las inyecciones un 12% y la esterilización femenina ocupa el tercer lugar con un 9%", detalló el director ejecutivo  del Instituto Nacional de Estadística (INE) Santiago Farjat.

En la encuesta hecha a  mujeres  de todo el país  los otros métodos utilizados son: el condón masculino con un 7%, los implantes con un 4% y  las pastillas y hormonas con un 3,9%.

¬ŅTu pareja ¬†sabe?

¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?, ¬† ¬Ņtu pareja sabe que te quieres ligar las trompas? son las preguntas que hace -en un tono dulce- una de las funcionarias ¬†del Hospital de la Mujer. "¬ŅTienes hijos? si no los tienes te puedes arrepentir. La vida da vueltas ¬Ņy si un d√≠a conoces a otro hombre? ¬†Va a querer tener hijos, ¬†¬Ņqu√© le vas a decir?", cuestiona amablemente.

Este tipo de preguntas se repiten en otros centros de salud. Como dada por vencida, la funcionaria se√Īala que el procedimiento es pedir una ficha para salud sexual y reproductiva. "Ah√≠ te ¬†atender√°n y te dar√°n m√°s informaci√≥n sobre otros m√©todos que ser√≠an mejores para ti. Si insistes en la ligadura hay un formulario de consentimiento informado... ¬†debe estar firmado por tu pareja".

La semana pasada P√°gina Siete estuvo en ¬†algunos centros ¬†de salud. En conversaci√≥n con las pacientes identific√≥ que la firma del esposo a√ļn es necesario.

"Cuando me hicieron la ces√°rea ped√≠ que me liguen las trompas y mi esposo fue el que firm√≥. No lo vi raro porque √©l dio consentimiento para la operaci√≥n y como era ¬†por ¬†emergencia pens√© que as√≠ deb√≠a ser. No sab√≠a que esa era una decisi√≥n s√≥lo m√≠a", se√Īal√≥ ¬†una de las mujeres.

"A mí no me han pedido nada y mi esposo ni se enteró. Tampoco quiero que se entere", dice otra.

En Bolivia el √ļnico registro emblem√°tico sobre una denuncia referida a la esterilizaci√≥n es la de I.V. contra el Estado boliviano. En 2017 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conden√≥ al pa√≠s a pagar la suma de 50.000 d√≥lares como ¬†indemnizaci√≥n a una s√ļbdita peruana a quien, en 2010, el Hospital de la Mujer le realiz√≥ una ligadura de trompas sin su ¬†consentimiento.

"El que ¬†los centros de salud p√ļblicos a√ļn ¬†pidan el consentimiento de la pareja es algo real. Pero al momento no hay un estudio sobre la cantidad de casos en los que se restringe ¬†este derecho de las mujeres. Hay una ausencia de un sistema de denuncias, es un tema pendiente", dijo Nava.

¬ŅY si te arrepientes?

"Es que parece que nuestro cuerpo le pertenece al marido, al Estado o a los doctores. A todos menos    a nosotras", afirma Gabriela.

En 2010 durante la ces√°rea de su segunda hija pidi√≥ que le realicen la ligadura de trompas porque ya no quer√≠a tener m√°s. Ten√≠a 25 a√Īos. "Era joven y ya era la segunda wawa. Estaba y estoy segura de que no quiero volver a ser madre", relata.

Acudió a una clínica privada donde le informaron que el cordón umbilical estaba envuelto en  el cuello  de su bebé por lo que debía someterse a una cesárea. "Como me iban a hacer la cirugía pedí que  me liguen las trompas de Falopio pero el ginecólogo se negó".

"¬ŅY si te arrepientes?, si algo les pasa a tus hijas ya no vas ¬†a poder tener otra", fue el argumento.

"Cuando mi pareja dijo que estaba de acuerdo, el m√©dico argument√≥ que la ley ¬†prohib√≠a el procedimiento ¬†en ¬†mujeres menores de 40 a√Īos. Quisiera saber d√≥nde dice eso porque no es el √ļnico doctor que lo dice. No pele√© m√°s porque mi wawa estaba en peligro", dice Gabriela. Afirma que nunca hizo una denuncia.

Si bien la disposici√≥n viene de varios a√Īos atr√°s, desde ¬†2010 la Norma, Reglas, Protocolos y Procedimientos en Anticoncepci√≥n (documento que se actualiza cada cierto tiempo) pone √©nfasis en que "la decisi√≥n sobre la esterilizaci√≥n corresponde s√≥lo a las mujeres". Aclara ¬†que cualquier mujer mayor de edad puede acceder al m√©todo con su solo consentimiento.

"En el √ļltimo parto ped√≠ que me liguen las trompas porque ya era mi s√©ptimo hijo. Ten√≠a 40 a√Īos y no quer√≠a que mi esposo se entere. Le ¬†rogu√© al doctor y al √ļltimo ha accedido pero me dijo que eso era prohibido, que lo hac√≠a por ayudarme al verme con tantas wawas", cuenta do√Īa Elvira sin ¬†querer dar a conocer el nombre del doctor o el centro de salud ¬†que le "hizo el favor".

Pero no sólo es por el permiso del marido. La edad es otro factor que observan los galenos.

"Me ligu√© las trompas a los 21 a√Īos. Trabajo como consultora en temas de derechos sexuales y reproductivos, as√≠ que me conoc√≠a todo el tema y sab√≠a que lo √ļnico que necesitaba para decidir era ser mayor de 18 a√Īos", manifiesta ¬†Isabel Olivera.

Al tener contactos sobre el tema acudió a Marie Stopes de Santa Cruz, una organización especializada en salud sexual y reproductiva. Lastimosamente su experiencia no fue la que esperaba.

"Consider√© que era el mejor centro por las campa√Īas que realizaba sobre la maternidad por decisi√≥n, pero la ginec√≥loga que me atendi√≥ no ten√≠a la misma visi√≥n. Cuando la doctora vio en mi expediente que ten√≠a 21 a√Īos, no ten√≠a hijos me sali√≥ con que mi pareja deb√≠a firmar el consentimiento", relata Isabel.

La intervención se retrasó porque la cirujana insistía en convencerla de desistir, incluso ofreciendo el reembolso. "El problema era que ella no concebía que una mujer joven no quiera ser madre. Tuve que llamar a la institución para que su jefe le ordene la operación. No sé si así son las cirugías, pero se negó a taparme con una sábana porque me moría de frío y temblaba. Me gritaba porque no podía   cerrarme las incisiones y yo renegaba. Me pidieron que haga la denuncia pero no lo hice", afirma.

Pidiendo una segunda opinión

En 2014 Lidia T. pidi√≥ en su ente gestor ser sometida a una ligadura de trompas. Iba a cumplir 28 a√Īos en unos meses y no ten√≠a ni quer√≠a -como ahora- tener hijos.

La negativa, por su juventud, ¬†lleg√≥ de la mano de una receta de p√≠ldoras anticonceptivas y consejo de que primero pruebe otros m√©todos. Adem√°s, seg√ļn le dijeron, el que le prescrib√≠an ¬† ¬†ayudar√≠a con los quistes que ten√≠a.

"De alguna forma el médico se  tomó la atribución de decidir por mí qué era lo que  me convenía. Ya en una anterior consulta -por un líquido que me brotaba del pecho- me mandó a hacer, sin mi consentimiento, una prueba de embarazo en lugar de pedir ecografías o una mamografía", dice.

Por evitar problemas, pasado un tiempo decidi√≥ realizarse la AQVF en un centro p√ļblico. "Primero me dijeron que deb√≠a pensarlo, que por lo menos deb√≠a tener unito (hijo), que envejecer sola sin que nadie me vea ser√≠a ¬†triste. Cuando les cont√© lo que pas√≥ antes, ¬† ¬† me dijeron ¬† que si ten√≠a seguro deb√≠a pedir ah√≠ la AQVF".

"El sistema de salud p√ļblico da este servicio y de forma gratuita. Sin embargo, la ¬†mayor√≠a de las mujeres que ¬†llegan hasta nuestra organizaci√≥n es porque en ¬†los nosocomios p√ļblicos o en su seguro ¬†les han negado el servicio, sobretodo en el √°rea urbana. A veces por ser muy j√≥venes o por no tener el consentimiento del marido. Si no tuvieron hijos les dicen que se van ¬†a arrepentir y si los tuvieron ¬†les dicen que no son suficientes", explica la directora de Pa√≠s de Marie Stopes Bolivia, Ana ¬†Vel√°squez.

Bajo la premisa "hijos por elecci√≥n, no por azar", al mes, realizan 150 procedimientos. En el √°rea rural la ¬†mayor√≠a son mujeres de ¬†entre 30 y 35 a√Īos -en promedio- y ¬†que ya han tenido varios hijos.

"En el área rural hemos tenido casos en los que los esposos al enterarse de la ligadura vinieron a reclamar. En todos los casos les mostramos y explicamos la ley que respalda a las mujeres su libre elección informada", afirma.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Bolivia
An√°lisis
Actualidad