Tras paro parcial, exigen sacar de las calles los minibuses
Por: Página Siete
Mayo 2017

Gracias al paro de transporte instruido por  la Federación Departamental de Choferes Primero de Mayo de La Paz, miles de personas caminaban ayer ajetreadas en la urbe paceña para llegar a sus fuentes laborales, a la universidad o a sus negocios. Iban a paso rápido y esquivaban los bloqueos de  los conductores; al verlos movían la cabeza en señal de reprobación. El paro sólo afectó parcialmente las actividades de la población. 
"Deberían desaparecer los choferes sindicalizados, mucho abusan", repetían. "La mayoría de los choferes no tienen higiene en los minibuses; el trato que nos dan, te gritan nomás, los pasajeros bajan donde quieren, el chofer para donde quiere, todo es un ch'enko (enredo, caos). El transporte sindicalizado debería desaparecer, es un problema, bueno sería un sistema masivo, como  el tren subterráneo", dijo el universitario José Rodríguez,  en Sopocachi. Su novia, Jimena Parada, que salió muy temprano desde  Chasquipampa, añadió: "Tiene que haber otro sistema de transporte, porque el de sindicalizados no funciona, dan pésimo servicio; el mismo PumaKatari los obliga a que se reeduquen, a renovar valores", sostuvo.
La universitaria Tany Carrasco  caminaba con sus empolvados tenis, tuvo que dormir en otra casa en Alto San Pedro para poder ir a sus clases. Muy molesta afirmó que los sindicalizados son abusivos y sugirió su desaparición. "No vale la pena pagar  50 centavos más,  son trameadores, muy   groseros y los minibuses están en mal estado. Deberían desaparecer, (se necesita)  un nuevo sistema de transporte". 
Una fila de minibuses  invadían la avenida Pasoskanki, los choferes reunidos en  círculos hacían bromas y reían;  cuando aparecía la prensa la seriedad se hacía presente.
El cruce de villas estuvo bloqueado por completo, la gente enfurecida bajo el intenso sol daba pasos largos y a regañadientes subía con cansancio. "No han mejorado nada, no vale la pena pagar dos bolivianos para que estemos en lo mismo. Las autoridades deberían implementar otro sistema de transporte",  manifestó Antonio Cardoso.
A las 16:00 los vehículos abandonaban sus puntos de bloqueo. Los sindicalizados de base al escuchar los reclamos de la gente aseguraron que hicieron lo posible para arreglar sus vehículos y manifestaron su predisposición a mejorar el servicio y asistir a la escuela de educación vial municipal. "No nos han comunicado nada, pero   estaríamos dispuestos a ir a esas clases para mejorar si es que no nos cobran las multas fantasma", dijo uno de los choferes del Sindicato Transporte Miraflores.

 

Vecinos piden control social a choferes y ediles

 

Verónica Zapana / La Paz
"Estoy muy molesta con el transporte público. Son unos abusivos. Pero igual es la Guardia Municipal, cuántas veces he visto que hacen parar el minibús y de la nada les reclaman y los anotan, hasta los pasajeros nos molestamos. Esos son también unos abusivos", dijo molesto José Quispe.
Por eso aseguró que sería importante un control social vecinal para que ninguno de ambos sectores cometa  abusos. "Esto debe parar, porque los más perjudicados somos los ciudadanos", mencionó.
Con él coincidió otra vecina, Santusa Mamani, quien reclamó que en las noches desaparece el servicio. "En vano se ha implementado el servicio nocturno. Eso funciona bien hasta las nueve de la noche. Después sólo puedes encontrar taxi. Si subes a un vehículo y no tiene pasajeros te botan donde sea y esas cosas nadie controla. La Guardia Municipal y los mismos trabajadores de la Alcaldía desaparecieron. Ellos sólo dos meses hicieron el control. Por eso es importante el control social", explicó la ciudadana paceña.   En la urbe alteña, el teleférico opacó al paro   Wara Arteaga  / El Alto
El paro de transporte no se sintió en El Alto. "El servicio de transporte es normal en un 60 o 70%", dijo el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Benigno Siñani.  
En Ciudad Satélite, una multitud se aglomeró para abordar el teleférico Amarillo. La fila llegaba hasta  la plaza Obelisco. Lo mismo ocurrió en la línea Roja. 
Los usuarios del teleférico ocuparon la avenida Panorámica. Al mediodía la hilera de personas apenas disminuyó en  una cuadra. Negociantes aprovecharon la urgencia de los usuarios y  vendieron  lugares  a 2,50 o tres bolivianos.
En cambio, la línea Azul que recorre El Alto  fue la más vacía de la jornada, la mayoría de las cabinas estaban desocupadas.
Sólo debajo del puente de la Ceja, decenas de choferes se aglutinaban en dos grupos. El primero en el Teatro Andino, el otro en el peaje. Los gritos de los transportistas  se escuchaban cada vez que una flota o vehículo particular tomaba la ruta; el trato fue más cordial  con las ambulancias.    Si un taxi o minibús llegaba al lugar, los choferes indignados no dudaban en dar  tres chicotazos al conductor.
Cerca de la autopista  está la avenida Naciones Unidas ("el camino viejo"). Allí  otro grupo bebía sodas y los comerciantes ofrecían  de todo a quienes tenían por destino la Kollasuyo, Buenos Aires o el Cementerio paceño. 
En la  plaza Ballivián, tres grandes grupos impidieron el flujo de motorizados. Entre risas, juegos y gritos, espantaban a los transeúntes. Los policías los vigilaban   para evitar excesos.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Bolivia
Artículos Relacionados:
Análisis
Actualidad