Muere Francisco Toledo, uno de los grandes pintores de México
Por: El País
Septiembre 2019
Fotografia: LUIS ALBERTO CRUZ

Encontrarse a Francisco Toledo caminando por las calles de Oaxaca era como atestiguar el paso de una estrella fugaz. Uno era tocado por la suerte. Era presenciar al artista m√°s internacional de M√©xico moverse por las calles de la ciudad que hab√≠a ayudado a convertir en un referente. Esa estrella se ha apagado este jueves. Toledo ha fallecido en Oaxaca a los 79 a√Īos despu√©s de sufrir complicaciones por un c√°ncer, ha informado su familia. Su muerte deja un enorme vac√≠o en la pl√°stica nacional, que pierde al autor de un mundo fant√°stico que marc√≥ para siempre el arte contempor√°neo mexicano. El pa√≠s pierde tambi√©n a uno de sus personajes m√°s particulares: un promotor cultural y ambientalista que alz√≥ la voz para defender el ma√≠z y la tierra.

Toledo (Juchit√°n, Oaxaca, 1940) fue un desobediente. Ese rasgo de su car√°cter fue precisamente lo que lo convirti√≥ en artista. Fue un joven obsesionado con los grabados de su bestiario particular, compuesto por animales fant√°sticos. No le gustaba estudiar y evitaba los ex√°menes. Su familia, de origen zapoteco, lo envi√≥ a la capital del pa√≠s tras la escuela secundaria con la esperanza de corregir el rumbo. Pero en 1957 Toledo lleg√≥ a un Distrito Federal vibrante donde a√ļn emanaba con fuerza la influencia del muralismo mexicano y su realismo socialista que enaltec√≠a las ra√≠ces mexicanas y el papel del ind√≠gena.

Uno de sus primeros maestros, Arturo Garc√≠a Bustos, quien hab√≠a sido disc√≠pulo de Frida Kahlo, le recomend√≥ dedicarse a la fotograf√≠a y dejar la pintura. "Yo hac√≠a las cosas buscando una cierta modernidad que no le gustaba", dijo Toledo en una conferencia sobre sus or√≠genes en 2017. Al deso√≠rlo, Toledo perfeccion√≥ su estilo como alumno de la Escuela de Dise√Īo y Artesan√≠a de La Ciudadela, en el centro de la capital mexicana.

La construcción del mito de Toledo pasa forzosamente por Europa. El artista llegó en 1960 a Roma. Llevaba un poco de dinero gracias a las ventas que había dejado una de sus primeras exposiciones internacionales, en Texas. Toledo pisó Italia con cartas de recomendación que un galerista le había dirigido a dos personajes a forma de introducción: el escritor Octavio Paz y Rufino Tamayo, el visionario pintor, uno de los padres del arte moderno mexicano. Se encontró con ellos en París.

La capital francesa fue una enorme influencia para Toledo. All√≠ conoci√≥ artistas y, gracias a Paz, tuvo un lugar para pintar en la Casa de M√©xico de la ciudad universitaria. La estad√≠a en Par√≠s tambi√©n da a la biograf√≠a de Toledo tintes de intriga. Ah√≠ se enamor√≥ de Bona Tibertelli, la amante de Paz y exesposa del escritor Andr√© Pieyre de Mandarigues. Bona, quien hab√≠a preparado su partida a India para acompa√Īar al futuro Nobel mexicano, eligi√≥ al humilde artista oaxaque√Īo que la pintaba desnuda. Se fue con √©l a Mallorca. Paz escribi√≥ que aquella traici√≥n fue mortal. Sobra decir que fue la ruptura entre los dos.

Tamayo fue el gran soporte de Toledo en Par√≠s. Oaxaque√Īos ambos, visitaron los museos y conocieron coleccionistas. En la ciudad se sembr√≥ la semilla de la gran reputaci√≥n que Toledo a√ļn tiene en Europa, donde una cr√≠tica de arte de The Observer lleg√≥ a calificarlo como la "respuesta mexicana a Picasso". Los expertos de arte, sin embargo, no encuentran rasgos de la modernidad parisina en su obra. La pintura y sus grabados continuaron el di√°logo con el mundo rural mexicano a pesar del deslumbramiento de una de las principales metr√≥polis del mundo.

"El arte est√° de luto", escribi√≥ en Twitter el presidente mexicano Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador. "Gran pintor y extraordinario promotor cultural, aut√©ntico defensor de la naturaleza y las tradiciones de nuestro pueblo", lo calific√≥ el mandatario. La secretaria de Cultura de M√©xico, Alejandra Frausto, ha explicado a EL PA√ćS que la figura de Toledo "signific√≥ un tr√°nsito entre el mundo ind√≠gena y el arte m√°s reconocido del mundo". "Se pierde un artista muy poderoso, un guerrero de causas justas que deja un enorme hueco. Goz√≥ de una libertad que nadie pudo limitar ni asir", ha agregado la funcionaria, quien viajar√° a Oaxaca este viernes para discutir con la familia la celebraci√≥n que se le har√° al pintor. "Cualquier homenaje ser√° peque√Īo para el tama√Īo de artista que fue Toledo", a√Īade Frausto.

Toledo siempre rehuy√≥ en vida a los homenajes. Era esquivo y lac√≥nico en las entrevistas a pesar de tener un desternillante sentido del humor seg√ļn quienes lo conocieron de cerca. El pintor renunci√≥ en 2018 a una beca vitalicia del Estado para cederla a j√≥venes promesas. Tambi√©n contaba con decenas de becarios, desde ni√Īos de preescolar hasta investigadores universitarios, a quienes apoyaba de su propio bolsillo gracias a la venta de sus cuadros y grabados. Todo esto es el legado vivo que Toledo deja en Oaxaca. Una de las partes m√°s destacadas de esta herencia es el Instituto de Artes Gr√°ficas (IAGO), que alberga desde 1988 una de las colecciones m√°s valiosas en uno de los estados con m√°s carencias de M√©xico.

Ad√°n Ram√≠rez Serret, uno de los m√ļltiples becarios que tuvo Toledo, cuenta que el pintor sol√≠a llegar altas horas de la noche a la biblioteca del IAGO. Los guardias de seguridad abr√≠an las puertas al maestro, que se quedaba solo entre los numerosos tomos hasta el amanecer. Cuando los empleados llegaban a trabajar por la ma√Īana encontraban en las mesas pilas de libros. All√≠ estaba Kafka, Durero y C√©zanne. Aquellos montones eran la prueba de que por all√≠ hab√≠a pasado una estrella fugaz.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Cultura
Moda
Cine & Televisión
Fotos