Diarios desde el Culo del Mundo
Por: El País
Abril 2014

Giovanna Rivero retrata a través de una adolescente la llegada de la modernidad a Bolivia

La escritora publica una nueva novela después de 'Tukzon. Historias colaterales' (2008)

Genoveva tiene un padre trotskista y suicida, una madre abnegada, un hermano con s√≠ndrome de Down -"opita", tonto, seg√ļn su padre; "como un cactus beb√©" seg√ļn ella-, una abuela moribunda y una amiga anor√©xica. Genoveva tiene tambi√©n un diario, y eso es lo que cambia todo.¬†98 segundos sin sombra, de Giovanna Rivero (Santa Cruz, Bolivia, 1972), editado por¬†Caballo de Troya, es una mirada indiscreta al mundo adolescente, como leer a escondidas las tribulaciones de una quincea√Īera. Una Ana Frank de los 80 en un mundo rural latinoamericano avasallado por el narcotr√°fico.

"Sor Evangelina quer√≠a que todas llev√°ramos un diario, que anot√°ramos las 'cosas de nuestra √©poca', como lo hizo la chica Frank", cuenta Genoveva como frase fundacional de su incursi√≥n en la literatura. El problema es que las cosas de la √©poca de Genoveva no parecen tan relevantes y universales como las de la jovenc√≠sima escritora alemana. En el pueblo de Therox -"el Culo del Mundo", seg√ļn Genoveva- todo es cotidianidad, pero solo en la superficie. Los a√Īos ochenta arrasan el provincianismo ficticio de Therox como lo hicieron con¬†el municipio real de Montero, ciudad de 100.000 habitantes y residencia de infancia de la autora.

"Quiz√°s es una percepci√≥n viciada por mi experiencia, pero esa √©poca finisecular, cuando no ha llegado el tecno o el minimalismo, es una bisagra llena de intensidad. Esa tensi√≥n entre dos formas de vivir la historia: lo moderno y aquello que mira hacia el pasado; los mitos que [Genoveva] hereda de la abuela y el neoliberalismo brutal que llega al pueblo". Hello Kitty en la Escuela Salesiana de Mar√≠a Auxiliadora, Freddie Mercury contra¬†el grupo Menudo,¬†narcotr√°fico contra ruralismo. "Eso gener√≥ una sociedad paralela en la que circulaban otros valores, otros s√≠mbolos y otra est√©tica. Yo ten√≠a 13 o 14 a√Īos cuando me toc√≥ ver esta incre√≠ble subversi√≥n de la realidad en una situaci√≥n de completa indefensi√≥n", cuenta Rivero.

La coraza de Genoveva ("un sujeto atravesado por el discurso: el esotérico de su madre, la superstición de la abuela, la jerga del padre"), como la de Giovanna, es el lenguaje. Una vorágine de acidez adulta, asombro infantil, versos de Queen y palabras ("Físika", "histórika") escritas con k de okupa, punk y rebeldía. "El lenguaje es también un espacio político. Es el que plantea todo el tiempo el papá de Genoveva [con su retórica comunista], y al que se opone ella a través de un lenguaje joven, sucio, contaminado. Siempre heredamos algo y no siempre de una forma pasiva. Genoveva acepta, a su manera, la responsabilidad política que le toca", defiende la autora.

El lenguaje de esta adolescente empez√≥ a anunci√°rsele a Rivero en 2007, despu√©s de unos a√Īos rondando la literatura juvenil con¬†Sangre dulce,¬†Ni√Īas y detectives, Helena 2022... Esta incursi√≥n en la infancia choc√≥ a los que la hab√≠an considerado hasta el momento "la escritora er√≥tica" de Bolivia por libros como¬†Las camaleonas (2001) o¬†Contraluna(2005). "No me molestaba, porque si estaba haciendo una propuesta de lectura as√≠, es l√≥gico que sea recibida en esa misma longitud de onda", concede la autora. Pero la voz de Genoveva se vio cortada por la mudanza de Rivero a Estados Unidos, donde . El extra√Īamiento que le produjo la convivencia con Norteam√©rica le llev√≥ a dejar apartado¬†98 segundos sin sombra para entregarse por completo a¬†Tukzon. Historias colaterales (2008), un compendio de relatos entre el periodismo y lo fant√°stico que marcan en gran medida el universo de Therox, un territorio con olor familiar y nombre de "cuerpo sideral".

Lo que naci√≥ en Montero, Santa Cruz, Bolivia, termin√≥ de perfilarse en¬†Gainesville, un municipio de 120.000 habitantes en Florida. En ese paisaje barrunta ahora¬†Para comerte mejor, un futuro libro de relatos cercano a lo fant√°stico, terreno en el que se siente cada vez m√°s c√≥moda, pero sin abandonar la pol√≠tica. O "una pol√≠tica no declarada, como parte de la educaci√≥n sentimental". La misma que le llev√≥ al encuentro de Genoveva, o la misma que le asalta cada vez que su hija le pregunta: "¬ŅQu√© √©poca es mejor, la tuya o la m√≠a?". Rivero no sabe qu√© responder, pero s√≠ sabe d√≥nde se asientan sus cimientos: "Sent√≠a una deuda emocional con el momento que viv√≠, y decid√≠ pagarla".

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Cultura
Artículos Relacionados:
Cine & Televisión
Fotos