¿Puede la inmigración explicar el éxito de Francia, Bélgica e Inglaterra?
Por: BBC Mundo
Julio 2018
Fotografia: Getty Images
Fotografia: Getty Images
Fotografia: Getty Images

Tres de los cuatro semifinalistas del Mundial de Rusia 2018 tienen más en común que la proximidad geográfica entre sus países.

Francia, Bélgica e Inglaterra cuentan con un gran número de jugadores que son hijos de padres inmigrantes. Veamos los números:

Dieciséisdel escuadrón de 23 jugadores de Francia tienen al menos un padre que nació fuera del país. Dos más nacieron en las islas del Caribe francés, que se consideran parte de Francia.

Once jugadores de Bélgica y seis de Inglaterra son hijos de al menos un inmigrante y otros cuatro jugadores de Inglaterra tienen ascendencia afrocaribeña más distante. Uno de ellos, Raheem Sterling, nació en Jamaica.

Que Francia sea un equipo multicultural no debería ser una sorpresa.

El equipo galo que ganó el Mundial de Francia en 1998, la única victoria del país hasta la fecha en una Copa del Mundo, se celebró como un símbolo del éxito de la integración en la sociedad francesa, al punto que fue apodado como "El equipo arcoiris".

Sin embargo, cuatro años después, el mismo equipo fue amenazado con un boicot por parte de jugadores mestizos en protesta por el éxito del candidato de extrema derecha Jean-Marie Le Pen en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2002 (aunque Le Pen fue derrotado con facilidad en la segunda vuelta).

En las elecciones del año pasado, la extrema derecha lo hizo de nuevo, y la hija de Le Pen, Marine, obtuvo 33,9% de los votos, aunque fue derrotada por Emmanuel Macron.

"Es famoso el lamento de Marine Le Pen, quien dijo que al mirar a Les Bleus (el apodo del equipo), no reconocía a Francia ni a ella", explicó Afshin Molavi, de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins de Washington.

Sin embargo, esta vez no ha habido amenaza de boicot, y antes de las semifinales, Francia es el favorito demuchos para levantar el trofeo en Rusia.

El caso de Bélgica

El equipo de Bélgica tiene 11 jugadores con al menos un padre inmigrante, incluyendo jugadores como Romelu Lukaku y Vincent Company, con padres de origen congolés. El padre de Lukaku jugó para el equipo nacional de Zaire en la década de 1990.

Esta es una situación muy diferente a la del equipo del Mundial Corea Japón 2002, cuando solo dos jugadores que formaban parte del equipo eran de ascendencia no belga.

La campaña futbolística en Rusia 2018 llega en un momento de profunda división política, social y cultural en Bélgica, un país con dos regiones e idiomas principales: Valonia (francés) y Flandes (flamenco).

La tensión entre los dos grupos ha llevado a tendencias separatistas y en las elecciones federales de 2010, la victoria de la Alianza Neo-Flamenca (N-VA, en flamenco) causó un estancamiento político que dejó al país sin gobierno durante 541 días.

Por lo tanto, un equipo que tiene jugadores de ambas regiones, y un entrenador español, representa una demostración de unidad. Además, gracias a que los miembros del equipo juegan en Inglaterra, el lenguaje de Shakespeare se ha convertido en el idioma común a todos.

"No estoy en la Copa del Mundo para hablar de política. Este torneo es una oportunidad para celebrar como nación y apoyar a un equipo que representa a toda la sociedad belga", dijo el fan belga Jan Aertssen a la BBC antes de la victoria de los "Diablos rojos" contra Brasil en Kazán.

"La gente que defiende el separatismo no ha descubierto cuán más débil sería el equipo", bromeó.

El lado caribeño y africano de los ingleses

Los hijos de inmigrantes están bien representados en el lado inglés. El éxito inesperado del escuadrón del director técnico Gareth Southgate -que cuenta con seis jugadores de al menos un padre que inmigró a Reino Unido, y Raheem Sterling, quien nació en Jamaica- cautiva a sus seguidores.

"Somos un equipo diverso y joven que representa la Inglaterra moderna. En Inglaterra, hemos perdido un poco de tiempo en lo que respecta a nuestra identidad moderna. Por supuesto, en principio seré juzgado por los resultados en el fútbol, pero tenemos la oportunidad de influir en otras cosas que son mucho más grandes", afirmó Southgate.

Pero los expertos en relaciones raciales aconsejan precaución. Piara Powar, fundadora de FARE Network, una organización que aborda temas de racismo en el fútbol europeo, advierte que los equipos con jugadores diversos no siempre tienen un efecto duradero en las personas.

"Que haya diversidad en tres de los cuatro equipos semifinalistas es una situación simbólica, pero las experiencias anteriores han demostrado que el factor positivo dura solo unos pocos meses. Incluso, ahora vemos a un jugador de una minoría racial en el equipo inglés, Raheem Sterling, siendo señalado en cada juego por los críticos", le dijo Powar a la BBC.

"Si Inglaterra pierde en las semifinales, no estoy segura de si Sterling no se convertirá en chivo expiatorio, como le sucedió a Mezut Ozil (jugador de ascendencia turca) cuando Alemania fue eliminada en Rusia", agrega Piara.

Cómo ayudan los inmigrantes

Pero, ¿cómo se explica o se puede medir este éxito? En un artículo académico publicado en 2015, un año después de que Alemania obtuviera su cuarto título mundialista con abundantes jugadores naturalizados e hijos de inmigrantes, el economista Wolfgang Fangler hizo una analogía "con el mundo real".

"Para seguir siendo competitiva, y no únicamente en fútbol, Alemania necesita gente talentosa", escribió.

¿El título del artículo? "Si te gusta el fútbol, debes darle la bienvenida a los inmigrantes".

Luego los cientistas políticos Edmund Malesk y Sebastian Saiegh fueron más allá y estudiaron el desempeño de los equipos de las cinco principales ligas europeas (Inglaterra. Francia, Alemania, Italia y España) en la Liga de Campeones de la UEFA entre 2003 y 2012.

Y encontraron que existe "una relación fuerte y positiva entre diversidad y éxito".

"Los equipos que obvian el talento internacional para cultivar exclusivamente el local tienen más posibilidades de quedarse cortos en el mayor escenario mundial", escribieron.

Malesk y Saiegh también creen que el efecto en selecciones nacionales se puede ver magnificado por la presencia de jugadores que compiten en ligas caracterizadas por la diversidad.

Lo que significa que Bélgica e Inglaterra también pueden verse favorecidos por el hecho de que la mayoría de sus estrellas juegan en la Liga Premier, donde la temporada pasada los jugadores extranjeros casi sumaron el 70% de todos los futbolistas de la competición.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Deporte
Artículos Relacionados:
Alta Competencia
Eventos
Actualidad