River y Boca disputar√°n la Libertadores en el partido de todos los tiempos
Por: El País
Noviembre 2018
Más artículos
Fotografia: AP

Si el boxeo recurre cada tanto a "la pelea del siglo" para promocionar sus grandes noches, al f√ļtbol argentino no le hacen falta anab√≥licos para anunciar su pr√≥ximo duelo: el River-Boca que definir√° la Copa Libertadores 2018 ser√° "el partido de todos los tiempos". La crisis econ√≥mica, la inflaci√≥n y la devaluaci√≥n del peso dejar√°n de ser durante unas semanas los mayores temas de conversaci√≥n de los argentinos en perjuicio de un supercl√°sico sin antecedentes. Ser√°, adem√°s, la definici√≥n m√°s antag√≥nica en la historia del m√°ximo torneo sudamericano, que en s√≥lo dos ocasiones tuvo como finalistas a equipos de un propio pa√≠s, los brasile√Īos San Pablo-Atl√©tico Paranaense en 2005 e Inter-San Pablo en 2006, pero sin rivalidad ancestral entre ellos.

La definici√≥n entre los dos equipos m√°s populares de Argentina qued√≥ sellada este mi√©rcoles, cuando Boca empat√≥ 2-2 ante Palmeiras en San Pablo por una de las semifinales y valid√≥ el 2-0 que hab√≠a conseguido en la ida, en Buenos Aires. El martes, tambi√©n en Brasil, River hab√≠a conseguido una haza√Īa ante Gremio con dos goles en los √ļltimos 10 minutos para revertir una doble desventaja ante el equipo de Porto Alegre, que hab√≠a ganado 1-0 el primer partido en Buenos Aires y venc√≠a 1-0 en la revancha.

El 70% de los hinchas argentinos, seg√ļn los censos realizados por diversas encuestas, contiene el pulso ante los dos partidos que definir√°n la Copa: la ida se jugar√° el pr√≥ximo mi√©rcoles 7, en la Bombonera, y la revancha ser√° en el Monumental, con fecha todav√≠a por confirmar. La Conmebol hab√≠a estipulado originalmente que se jugara el 28 de noviembre, pero como entre el 30 de este mes y el 1¬ļ de diciembre se realizar√° en Buenos Aires la cumbre del G20, los organismos de seguridad pedir√°n que el partido se anticipe al mi√©rcoles 21. Ambas finales, que se jugar√°n solo con p√ļblico local, ser√°n adem√°s las √ļltimas a ida y vuelta de la Libertadores, que desde 2019 instalar√° el sistema de √ļnico partido en sede neutral.

Boca y River se enfrentaron 373 veces entre partidos oficiales, amistosos, nacionales e internacionales, y s√≥lo dos de ellas fueron en finales (en 1976 Boca gan√≥ el torneo Nacional y en marzo de este a√Īo River se qued√≥ con la Supercopa Argentina) pero ninguno fue tan taquic√°rdico ni determinante como ser√°n los pr√≥ximos dos.

La semana pasada, cuando los gigantes argentinos todav√≠a no hab√≠an eliminado a Palmeiras ni a Gremio, el presidente del pa√≠s, Mauricio Macri, extitular de Boca entre 1995 y 2007, reconoci√≥ que prefer√≠a que la final no fuera entre los hist√≥ricos rivales. "¬ŅVos sab√©s la presi√≥n que va a ser eso? El que pierde va a tardar 20 a√Īos en recuperarse. Es una final que se juega mucho, demasiado. Ser√≠a mejor que uno de los dos que vaya a la final sea brasile√Īo, al que le toque, pero as√≠ no tenemos esa final que nos quedamos de cama todos los hinchas de Boca y de River durante tres semanas", dijo Macri.

Lo que hoy es una rivalidad argentina que despierta el inter√©s mundial comenz√≥ como un encendido encono barrial. Los dos clubes fueron fundados a comienzos del siglo pasado en La Boca, en el viejo puerto de Buenos Aires, donde se asentaba la mayor√≠a de los inmigrantes italianos: los colores de River son blanco y rojo por la bandera genovesa y el primer apodo de Boca fue "los xeneizes", que significa genov√©s en ese dialecto. Incluso antes de que jugara el primer partido oficial entre ambos, en 1911, el diario La Ma√Īana public√≥ un concurso-encuesta en el que invitaba a votar por el equipo m√°s popular del barrio. El asunto termin√≥ con "una pelea terrible entre unas 15 y 20 damas" cuando una de ellas, "al leer la posici√≥n favorita de su equipo, grit√≥ 'viva el River' y despert√≥ la reacci√≥n de sus vecinas, que reaccionaron con 'viva el Boca'".

Nacidos para ser un cl√°sico, es notable como Boca y River ya eran rivales antes de enfrentarse. El 23 de agosto de 1913, el anuncio del diario La Argentina suena revelador, como si a su an√≥nimo redactor se le hubiese manifestado que algo grande estaba pariendo: "Boca-River, los dos elencos poderosos de la Boca, se encontrar√°n por primera vez en esta temporada, y quiz√°s tambi√©n por primera vez en su vida deportiva como instituciones ya definitivamente instaladas. El match despierta un inter√©s tal que no es exagerado afirmar que concurran a √©l un n√ļmero de espectadores como posiblemente no hemos presenciado jam√°s en nuestros campeonatos". Al d√≠a siguiente, tras el triunfo 2-1 de River, tambi√©n La Naci√≥n sugiri√≥ que hab√≠a nacido un cl√°sico: "El anuncio del match despert√≥ en el p√ļblico mucha expectativa por contar ambos cuadros con elementos de cierta val√≠a, por sus posiciones en el torneo, y m√°s que todo, por el conocido antagonismo que media entre ambos clubes".

A los pocos a√Īos, River dej√≥ el barrio pero la rivalidad ya estaba instalada. Cada hinchada vivi√≥ grandes jornadas. La de Boca sigue festejando el penal que Antonio Roma le ataj√≥ a Delem y posibilit√≥ el t√≠tulo de 1962, los genialidades de Diego Maradona en los cl√°sicos de 1981 y los goles de Juan Rom√°n Riquelme y Mart√≠n Palermo al comienzo de este siglo. La de River puede jactarse de los t√≠tulos que gan√≥ en la Bombonera en 1942 y 1955, de la consagraci√≥n final de su √≠dolo Norberto Alonso en 1986, tambi√©n como visitante, y de su √ļltima racha positiva ante el cl√°sico rival, que incluye triunfos en los √ļltimos dos cruces internacionales, en las semifinales de la Sudamericana 2014 y los octavos de final de la Libertadores 2015.

La final Boca-River ser√° un desaf√≠o para la seguridad. Justamente, la √ļltima serie internacional no termin√≥: hinchas de Boca lanzaron gas pimienta a los jugadores de River cuando √©stos intentaban volver al campo de juego de la Bombonera. Pero tres a√Īos despu√©s, un partido de octavos de final parece un amistoso en comparaci√≥n a la final que comenzar√° la pr√≥xima semana. ¬ŅEl f√ļtbol argentino est√° preparado? ¬ŅSus hinchas, tan pasionales y violentos, c√≥mo reaccionar√°n ante un resultado indeseado? Si en la Argentina de los √ļltimos a√Īos se instal√≥ el t√©rmino "la grieta" para graficar la fractura ideol√≥gica que divide a los simpatizantes kirchneristas de los antikirchneristas, noviembre de 2018 ser√° recordado como "la grieta futbol√≠stica". Y seg√ļn el presidente Macri, dejar√° secuelas durante los pr√≥ximos 20 a√Īos.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Artículos Relacionados:
Alta Competencia
Eventos
Actualidad