Chile y la deuda pendiente de la desigualdad
Por: Mercedes L贸pez San Miguel - P谩gina 12
Diciembre 2013

La enorme brecha entre ricos y pobres en t茅rminos de ingreso y acceso a educaci贸n, salud y jubilaci贸n.

Seg煤n la Universidad de Chile, el ingreso per c谩pita del 10 por ciento m谩s pobre de la poblaci贸n es 78 veces menor que el del 10 por ciento m谩s rico. Es el legado de pol铆ticas neoliberales impuestas bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

Chile, con sus 16,5 millones de habitantes, suele ser elogiado por el FMI por su estabilidad econ贸mica, desarrollo y s贸lidas instituciones. El pa铆s trasandino forma parte de la OCDE (Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y Desarrollo Econ贸mico), que agrupa a los pa铆ses m谩s ricos. Ese es un lado de la moneda. El otro pudo verse sin maquillaje a trav茅s de las c谩maras de televisi贸n tras el terremoto de 2010: la desigualdad en t茅rminos de ingreso y acceso a educaci贸n, salud y jubilaci贸n.

En el pa铆s se redujeron dr谩sticamente los niveles de pobreza en los 煤ltimos 23 a帽os (de un 45 por ciento de la poblaci贸n en 1990 a un 14,4 por ciento en 2011). Sin embargo, en el 煤ltimo per铆odo esta disminuci贸n ha sido mucho menor, por lo que se habla de una "pobreza dura", la que adem谩s es mucho m谩s dram谩tica en las zonas suburbanas o rurales que en las grandes ciudades.

La enorme brecha que separa ricos de pobres ubica al pa铆s como uno de los m谩s desiguales del continente. Seg煤n la Universidad de Chile, el ingreso per c谩pita del 10 por ciento m谩s pobre de la poblaci贸n es 78 veces menor que el del 10 por ciento m谩s rico. Las pol铆ticas impuestas bajo la dictadura de Augusto Pinochet, de corte neoliberal, que veinte a帽os de gobierno democr谩tico del centroizquierda de la Concertaci贸n no cambiaron (menos a煤n el 煤ltimo gobierno, conservador, de Sebasti谩n Pi帽era), act煤an como corset para aplicar reformas sociales y fomentan la exclusi贸n de muchos. Consuelo Silva, investigadora de la Universidad Arcis, se帽al贸 a esta enviada que la desigualdad es un fen贸meno inherente al llamado milagro chileno. "En el actual modelo econ贸mico imperante en el pa铆s, no ha existido una pol铆tica de redistribuci贸n del ingreso, porque se asume que el mercado es el mecanismo que distribuye los ingresos de manera eficiente y 贸ptima. Esta ha sido la postura de todos los gobiernos en los 煤ltimos cuarenta a帽os, aunque con algunos matices de diferencia. Por ejemplo, el primer gobierno de la Concertaci贸n (1990-1994), encabezado por Patricio Aylwin, plante贸 la idea de un 'crecimiento con equidad', la cual se abandon贸 r谩pidamente."

Silva se帽al贸 que la soluci贸n a este flagelo s贸lo se consigue con cambios de fondo. "En lugar de las pol铆ticas redistributivas, se han implementado programas que buscan reducir los niveles de pobreza, los cuales son focalizados y temporales. Por tanto, quien tenga como prop贸sito provocar una real redistribuci贸n del ingreso deber铆a llevar a cabo una serie de reformas en 谩reas claves de la econom铆a y de la sociedad, como es el caso del mercado laboral, en el 谩mbito de la educaci贸n y en los reg铆menes tributarios."

Las masivas protestas que protagonizaron los universitarios en 2011, reclamando el fin del lucro en la educaci贸n, mostraron al mundo que el modelo de ense帽anza en el vecino pa铆s se rige bajo las reglas del mercado. Es que la Ley General de Universidades, sancionada en 1981, deline贸 la privatizaci贸n del financiamiento de la ense帽anza superior y hoy los universitarios no pueden estudiar gratis y se endeudan para pagar sus carreras. A nivel secundario, s贸lo el 40 por ciento accede a colegios p煤blicos gratuitos (municipales); el resto asiste a particulares privados (que reciben subvenci贸n del Estado) y el diez por ciento m谩s rico de Chile paga colegios privados exclusivamente, que suelen ser los de mejor calidad.

La l贸gica de que quien gana m谩s accede a un mejor servicio se reproduce con el sistema de salud. La gran mayor铆a de los chilenos pueden optar por la derivaci贸n del 7 por ciento del salario para las privadas Isapres (Instituci贸n de Salud Previsional) y el estatal Fondo Nacional de Salud (Fonasa), de acuerdo con un modelo vigente desde 1981. Aquellos que por tipo de sueldo no pueden acceder a un plan b谩sico son derivados al Fonasa. De hecho, un 82 por ciento de la poblaci贸n aporta a esta 煤ltima cobertura, y es recurrente la queja de los pacientes que entran en listas de espera para recibir un tratamiento u operarse. Adem谩s de que deben pagar aparte algunas prestaciones de salud. Un dato no menor es que dos tercios de los m茅dicos trabajan en cl铆nicas privadas.

Las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones) fueron creadas por el ministro de Trabajo de Pinochet, Jos茅 Pi帽era, hermano del actual mandatario, y son el 煤nico sistema previsional en Chile. Vendido en los a帽os '80 como la gran soluci贸n privada, o el sistema de capitalizaci贸n individual o ahorro forzoso, carece del derecho individual a elegir entre ahorrar con el Estado o con una empresa privada. La primera generaci贸n pura del sistema privado ha demostrado que las jubilaciones promedio -que bordean los 600 d贸lares- est谩n muy lejos de superar a las del antiguo sistema de reparto.

Si en los pr贸ximos cuatro a帽os Bachelet no cumple con su promesa de llevar adelante reformas sustanciales en educaci贸n, salud y jubilaci贸n, la l铆der socialista habr谩 desaprovechado la segunda oportunidad que le dio una mayor铆a de la poblaci贸n para hacer de Chile una sociedad m谩s justa.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Econom铆a & Finanzas
Artículos Relacionados:
Inversiones
Negocios