Venezuela hacia otra devaluaci贸n encubierta
Diciembre 2013

El Gobierno de Venezuela dio este lunes la raz贸n a los representantes del sector financiero que esperan que las medidas econ贸micas adoptadas recientemente -las confiscaciones de mercanc铆as en comercios de distintos ramos o la promulgaci贸n de una Ley de precios y ganancias justas, de pr贸xima puesta en vigor- fueran decisiones coyunturales para cazar votos. Y que auguraban que, una vez pasadas las municipales del 8 de diciembre, se retomar铆a la senda de los ajustes, tan ortodoxos como inevitables para una econom铆a aquejada por la mayor tasa de inflaci贸n del hemisferio occidental, una cotizaci贸n del d贸lar negro diez veces superior al cambio oficial, improductividad y escasez cr贸nicas, y la deuda rebajada por Standar&Poors justo el viernes pasado a "bono basura" por "sus pol铆ticas err谩ticas".

La rueda de prensa para anunciar las medidas la protagonizaron el todopoderoso vicepresidente para el 脕rea Econ贸mica, presidente de la petrolera estatal Pdvsa y ministro de Petr贸leo y Miner铆a, Rafael Ram铆rez, en compa帽铆a de los dem谩s miembros del gabinete econ贸mico. En ella se anunci贸 que las inversiones y transacciones vinculadas a los sectores tur铆stico, petrolero y aur铆fero dejar谩n de regirse por la tasa de cambio oficial -y preferencial- de 6,30 bol铆vares por d贸lar, para seguir la cotizaci贸n de la divisa que se determine en las subastas del Sistema Complementario de Administraci贸n de Divisas (Sicad).

El anuncio equivale al primer paso de una devaluaci贸n que el Gobierno no se atreve a mencionar. El Sicad es un mecanismo establecido a comienzos de este a帽o para drenar la demanda represada de divisas que, desatendida, afect贸 las importaciones y gener贸 un desabastecimiento de bienes de consumo que todav铆a no se resuelve. El sistema, enrevesado y poco transparente, consiste en subastas que el Banco Central -subordinado al Gobierno- convoca para compradores organizados por sectores. Hasta ahora se han vendido por esa v铆a casi 800 millones de d贸lares, a una tasa promedio de alrededor de 12 bol铆vares por d贸lar -el doble de la tasa oficial-.

Ram铆rez no ocult贸 que el Sicad es todav铆a una figura de transici贸n hacia la implantaci贸n de "un mecanismo de control y manejo definitivo de nuestras divisas". La instancia creada en 2003 para fiscalizar las divisas (Cadivi, siglas que corresponden a la Comisi贸n de Administraci贸n de Divisas), ya habr铆a sido superada por la realidad, admiti贸.

A la vez, el ministro Rafael Ram铆rez sigui贸 preparando el terreno para un aumento del precio de la gasolina que luce inminente. Adujo que la estatal Pdvsa pierde cerca de 12.500 millones de d贸lares al a帽o por el fuerte subsidio que mantiene para el combustible, cuyo precio no var铆a desde hace 15 a帽os y se tiene por el m谩s barato del mundo (alrededor de 2 c茅ntimos de d贸lar el litro, al cambio oficial). Ese precio permite a Pdvsa cubrir apenas el 12% del costo de producci贸n de la gasolina que refina o importa para el mercado interno. Ram铆rez dibuj贸 la situaci贸n con una imagen descarnada: "Hoy Pdvsa no vende gasolina en Venezuela, sino que paga para que se use la gasolina".

El precio de la gasolina es un t贸pico que adquiere ribetes casi supersticiosos en Venezuela. La convicci贸n popular entre los venezolanos de que los hidrocarburos constituyen una riqueza com煤n de la que cada ciudadano debe recibir una d谩diva los hace recelar de cualquier aumento en ese rubro. Que la conmoci贸n social del llamado Caracazo, en febrero de 1989, con un saldo elevado de muertes y destrucci贸n, tuviera su chispa inicial en un incremento de los precios del combustible contribuye poco a disipar esa cautela.

En 14 a帽os de gobierno, Hugo Ch谩vez jam谩s quiso o铆r sobre el ajuste del precio de la gasolina por m谩s que enfrentara trances que lo hac铆an recomendable. Esa medida, as铆 como las devaluaciones, suenan a las pol铆ticas neoliberales que el chavismo ha definido como sus bestias negras. Tal vez por ello, el ministro Ram铆rez hizo especial 茅nfasis en aclarar que no se trata ni de un "paquete econ贸mico" -en referencia al t茅rmino con que usualmente los gobiernos han llamado a sus medidas de ajuste- ni de una sugerencia de "ning煤n organismo internacional" -en vaga alusi贸n al denostado Fondo Monetario Internacional (FMI).

Todo esto ocurre mientras el Banco Central de Venezuela contin煤a retrasando la presentaci贸n del reporte mensual del incremento de precios al consumidor. Es una informaci贸n que, por lo regular, se difunde durante los primeros cinco d铆as del mes posterior. Ha trascendido que la tasa de inflaci贸n para el mes de noviembre podr铆a haber escalado al 4%, una cifra escandalosa que el ente emisor duda en exponer, despu茅s de haber sido objeto de cr铆ticas p煤blicas por parte del presidente Nicol谩s Maduro.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Econom铆a & Finanzas
Artículos Relacionados:
Inversiones
Negocios