En Paz
Edición "Datos 172"
Por: Zana Petkovic
Noviembre 2014

Estaremos tranquilos. Vivimos en tierra de paz y alegría. Nos alegran las pequeñas cosas de la vida. En los supermercados nos esperan diferentes y variadas opciones: comprando carne ganas un cuchillo o hasta una batidora. Pequeñas cosas que nos alegran. Los diabéticos pronto tendrán que comprar insulina; los enfermos de cáncer podrán poner la cinta rosada en su pecho; los maestros seguirán disfrutando mientras sus alumnos practiquen juegos electrónicos en vivo; los medios de comunicación cada vez mejor, logrando la nota alta en el canto en coro; los solistas hace tiempo levantaron las manos en vez de levantar sus voces. Así podremos mirar en color rosa y anotar las ofertas para comer, hablar y sonreír.

Y todo va bien.

Millones de mujeres en el mundo de verdad creen que ser esclavas sexuales es cuestión del destino, no de elección. Ciudades enteras con faroles rojos lo confi rman. Una joven yihadi prisionera del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) relató el horror de vivir día a día como una esclava sexual de la organización yihadista. "Hay una parte de mí que quiere morir. Pero hay otra parte que aún espera ser salvada y volver a abrazar a mis padres", dijo en comunicación telefónica con el periódico italiano La Repubblica. La joven, que pidió no ser nombrada, tiene 17 años y fue capturada por el ISIS el 3 de agosto cuando el grupo extremista atacó el pueblo de Sinjar, en el norte de Irak.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos