Filipinas reconoce su fracaso y promete acelerar las tareas de emergencia
Por: El Comercio
Noviembre 2013

El Gobierno filipino se defendió hoy de las críticas recibidas por la lentitud con la que está haciendo llegar la ayuda humanitaria a las víctimas del tifón Haiyan y, tras reconocer que se ha visto superado por el desastre, garantizó la llegada masiva de suministros en las próximas horas.

El Ejecutivo, que ayer admitió la "pesadilla logística" en que se ha convertido la gestión del desastre, consiguió restablecer la mayoría de comunicaciones por carretera y por mar, y aumentar la capacidad de transporte por vía aérea, que se efectúa a través de los aeropuertos de Cebú y Guiuan.

"Estamos en condiciones de garantizar que la distribución (de ayuda) alcance a todas los municipios de Leyte", dijo el secretario de la Oficina de Comunicaciones de la Presidencia, Herminio Coloma.

"El sistema está claro. Lo que pasa es que las necesidades son enormes. Debido a la fuerza del tifón, los preparativos, aunque fueran masivos, no sirvieron de nada", dijo el secretario del Interior, Manuel "Mar" Roxas, a Radyo Inquirer. "Lo importante es que estos trabajos de rescate están organizados y poco a poco estamos consiguiendo enviar la ayuda a nuestra gente", añadió Roxas. Varias carreteras siguen cortadas y el suministro eléctrico aún no se ha restablecido en zonas de Leyte y Samar, las más afectadas, lo que ha ralentizado el envío de los materiales de auxilio enviados por la comunidad internacional.

El portavoz de las Fuerzas Armadas filipinas, Jim Alago, aseguró que "tenemos suficiente material" y que una vez establecida la situación en los aeropuertos de Guiuan y Tacloban "podremos dirigirnos hacia las islas y zonas más remotas". El subsecretario del Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres, Eduardo del Rosario, dijo que las autoridades han puesto en marcha una distribución masiva de material a través de agencias nacionales debido al colapso de los gobiernos locales, mermados por las pérdidas sufridas de materiales y de personal.

"El Gobierno está haciendo todo lo que puede", dijo Del Rosario en una entrevista a la televisión y en respuesta a los reproches de la prensa local que arremetió contra la "desorganización" y "lentitud" del Ejecutivo en el socorro a los damnificados.

El secretario de Defensa filipino, Voltaire Gazmin, calificó de "injustas" las críticas y contestó al canal ANC que "los materiales de ayuda llegaron el sábado, inmediatamente después del tifón. ¿Le parece esto lento?". La jefa de ayuda humanitaria de la ONU, Valerie Amos, también admitió dificultades y lentitud en su respuesta a una emergencia en la que "aún hay áreas a las que no hemos podido acceder, donde la gente está desesperadamente necesitada". Amos, que ayer visitó la región de Tacloban, expresó su frustración porque gran parte de los suministros se encuentran estancados en Manila. "Espero que en las próximas 48 horas esto cambie de forma significativa. Siento que hemos fallado a mucha gente", dijo Amos a la prensa tras regresar a la capital.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente