Las potencias de América Latina impulsan al envío de ayuda a Venezuela
Por: El País
Febrero 2019
Fotografia: Getty

El llamado Grupo de Lima, formado en agosto de 2017 por 14 pa√≠ses americanos para abordar la crisis de Venezuela, reafirm√≥ este lunes en su reuni√≥n de Ottawa (Canad√°) el apoyo al que consideran √ļnico presidente leg√≠timo del pa√≠s caribe√Īo, Juan Guaid√≥, pero rechaz√≥ el "uso de la fuerza" para forzar la marcha de Nicol√°s Maduro. Este expl√≠cito rechazo contrasta con la postura de Estados Unidos, que no es miembro del grupo y repite como un mantra que "todas las opciones est√°n sobre la mesa" en el conflicto venezolano, incluida la militar.

La ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, se mostr√≥ especialmente enf√°tica al respecto cuando fue preguntada en la rueda de prensa posterior a la cumbre. A la cuesti√≥n de si la intervenci√≥n militar quedaba descartada por su parte, respondi√≥ que "s√≠" y a√Īadi√≥: "Deje que le lea el punto 16 de la declaraci√≥n: los pa√≠ses del Grupo de Lima reiteran su apoyo a un proceso de transici√≥n pac√≠fica a trav√©s de medios diplom√°ticos y pol√≠ticos sin el uso de la fuerza. Esa es la posici√≥n de Canad√°", afirm√≥. El canciller peruano, N√©stor Popolizio, coincidi√≥ en que la acci√≥n militar "no se ver√≠a con buenos ojos" desde su pa√≠s.

La declaraci√≥n fue firmada por la mayor parte de los fundadores del Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canad√°, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panam√°, Paraguay y Per√ļ). M√©xico, que junto con Uruguay mantiene una postura neutral, no acudi√≥ a la cumbre de urgencia. En el texto tambi√©n llaman a las Fuerzas Armadas venezolanas a "demostrar su lealtad" a Guaid√≥, como √ļnico mandatario constitucional, y permitir la entrada de ayuda humanitaria al pa√≠s. Este fue uno de los grandes asuntos que se trataron en la jornada. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anfitri√≥n de la cita, calific√≥ el r√©gimen de Maduro de "dictadura inaceptable" y anunci√≥ una partida de 53 millones de d√≥lares estadounidenses (unos 46 millones de euros) en asistencia a Venezuela, que se suman a los 20 previamente anunciados por la Administraci√≥n de Donald Trump.

La cuestión es cómo hacerlo llegar. Pese a la creciente presión, el Ejército venezolano sigue respaldando a Maduro, que se niega a convocar elecciones y rechaza abrir un canal humanitario para distribuir la ayuda procedente de esos mismos países que le niegan la legitimidad como mandatario. EE UU y Colombia están coordinando un primer intento de introducir un envío de ayuda esta misma semana en el país sudamericano, lo que pone a las fuerzas armadas en el brete de impedirlo y, con ello, impedir que lleguen a la población alimentos y medicinas.

Bajo la pugna por la ayuda subyace un pulso mucho m√°s pol√≠tico: la poblaci√≥n venezolana vive en una situaci√≥n casi l√≠mite, con un retroceso econ√≥mico de alrededor del 50% en los √ļltimos cinco a√Īos (algo dif√≠cil de asumir en pa√≠ses que no se han visto golpeados por una guerra) y una hiperinflaci√≥n que pr√°cticamente ha roto el sistema de precios. M√°s de dos millones de personas han tenido que dejar el pa√≠s sudamericano en los √ļltimos a√Īos. Hay un papel de villano en juego, y la comunidad internacional necesita asegurarse de que siga asign√°ndosele a Maduro.

Para la oposici√≥n antichavista y los numerosos pa√≠ses y organizaciones internacionales que la apoyan, es urgente que la sociedad venezolana no sufra ahora a√ļn m√°s con las sanciones impuestas al r√©gimen -sobre todo desde Washington- y las consecuencias de dejar de reconocer como presidente al l√≠der chavista, cuyo acceso a infinidad de activos y cuentas ha quedado bloqueado. Los pa√≠ses de Lima reclaman a la comunidad internacional que, en efecto, adopten las medidas necesarias para evitar que Maduro pueda realizar operaciones financieras o acceder a los activos o realizar transacciones con oro y petr√≥leo. Pero no est√° clara la hoja de ruta para traspasar el control de todo ello al presidente de la Asamblea Nacional, Guaid√≥, al que ya m√°s de una treintena de pa√≠ses consideran como mandatario del pa√≠s.

La reuni√≥n se celebr√≥ el mismo d√≠a en que este recib√≠a un gran espaldarazo internacional con el reconocimiento -ya oficial y expl√≠cito- de todas las grandes potencias europeas salvo Italia, que se suman a Estados Unidos, Canad√° y una docena de pa√≠ses del continente americano. A la cumbre de este lunes en la capital canadiense, de hecho, acudieron, adem√°s de los socios del grupo, representantes de Reino Unido, Espa√Īa, Alemania, Francia, Portugal y Holanda, entre otros.

M√©xico opt√≥ por no acudir a la cita de Ottawa al considerar que la posici√≥n del Grupo de Lima no es compatible con un di√°logo basado en la neutralidad, seg√ļn fuentes diplom√°ticas del pa√≠s norteamericano. M√©xico impulsa un encuentro este jueves en Montevideo con los pa√≠ses del Caribe y participar√° en las reuniones del grupo de contacto de la UE en la capital uruguaya. El Gobierno de L√≥pez Obrador, que en la anterior reuni√≥n del Grupo de Lima se abstuvo de rechazar el nuevo mandato de Maduro, considera que este organismo no cree en el esfuerzo de di√°logo, informa Javier Lafuente.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente