Macri logra todo el poder para reformar Argentina
Por: El País
Octubre 2017
Fotografia: AFP

Mauricio Macri se convirti√≥ en la noche del domingo en el l√≠der m√°s fuerte de Am√©rica Latina. En un momento en el que casi todos los presidentes de la regi√≥n est√°n muy debilitados, el argentino logr√≥ una victoria aplastante en las legislativas en todo el pa√≠s, y sobre todo le gan√≥ por m√°s de cuatro puntos a Cristina Fern√°ndez de Kirchner en Buenos Aires. Este √©xito le da un poder enorme para reformar Argentina y le convierte en el centro de la pol√≠tica probablemente por muchos a√Īos. "No hay que tener miedo a las reformas", fue el primer mensaje de un Macri euf√≥rico, con un triunfo que supera sus propias expectativas y destroza a la oposici√≥n peronista.

Mauricio Macri ha sido subestimado casi desde que era un adolescente. Primero, por su padre, uno de los empresarios m√°s ricos y pol√©micos del pa√≠s, que toda la vida lo minusvalor√≥ e incluso p√ļblicamente dijo que su hijo nunca llegar√≠a a presidente porque no estaba preparado. Y despu√©s, por todo el establishment argentino, lo que √©l llama el c√≠rculo rojo, que desde 2003, cuando el entonces presidente de Boca Juniors decidi√≥ dar el salto a la pol√≠tica, se burlaba de su aspecto, de su forma de hablar, de sus maneras de hijo de millonario, de su desconocimiento de los c√≥digos de la pol√≠tica.

Pero Macri, ayudado por un equipo fiel dirigido por Marcos Pe√Īa y asesorado por el ecuatoriano Jaime Dur√°n Barba, fue poco a poco consolidando su poder, primero en la alcald√≠a de Buenos Aires y ahora en la presidencia, hasta lograr una victoria en los cinco distritos clave del pa√≠s que nadie consegu√≠a desde 1985, cuando un Ra√ļl Alfons√≠n en la ola de la recuperaci√≥n de la democracia arras√≥ en las elecciones intermedias. Macri supera el 40% de voto en todo el pa√≠s y desarbola a la oposici√≥n en plazas clave, por lo que cuenta con un importante aval de la sociedad para sacar adelante sus reformas, aunque no tiene la mayor√≠a absoluta del Congreso.

Macri ha sabido aprovechar el rechazo que generaron en buena parte de las clases medias urbanas y rurales los √ļltimos a√Īos del kirchnerismo, en los que el aislamiento internacional, el cierre de los mercados financieros y la explosi√≥n del mercado negro del d√≥lar, sumado a los esc√°ndalos de corrupci√≥n, provocaron una huida de votos hacia cualquiera que ofreciera un cambio. Y apoyado en esas clases medias y rurales ha ido poco a poco conquistando espacios en las clases bajas, antes feudo inexpugnable del peronismo.

Solo as√≠ se explica que Cambiemos, la coalici√≥n que dirige, haya logrado ganar en provincias empobrecidas y muy peronistas como Jujuy, Salta, El Chaco, e incluso en La Rioja, donde ha destronado finalmente al cacique Carlos Menem, que volv√≠a a presentarse y ser√° senador aunque fue derrotado. Cambiemos destroz√≥ a los Kirchner en la patag√≥nica Santa Cruz, la cuna de su poder, que a√ļn gobierna Alicia Kirchner, la hermana del expresidente.

Macri gan√≥ en 2015 por la m√≠nima, menos de tres puntos, frente al entonces candidato peronista Daniel Scioli, apoyado por el kirchnerismo. Desde entonces ha gobernado en minor√≠a y con muchas dificultades. A los empresarios y economistas liberales que le reclamaban reformas m√°s profundas, un recorte m√°s r√°pido del gasto p√ļblico, Macri siempre les contestaba: no hay margen pol√≠tico, hay que ir poco a poco porque si no perder√© el poder.

Pero ahora lo tiene todo. As√≠ que el presidente lanz√≥ un mensaje claro: se abre un periodo para buscar grandes acuerdos, al estilo de los Pactos de La Moncloa espa√Īoles que muchos argentinos ven como un ejemplo, para pactar grandes reformas con los gobernadores, los empresarios y los sindicatos. Pero si no se logran, Macri seguir√° adelante.

"Entramos en una etapa de reformismo permanente. Argentina no tiene que parar, no tiene que tener miedo a las reformas. Tenemos que hacer muchísimas. Nos van a ayudar a vivir mejor", clamó un eufórico Macri que hacía esfuerzos por contenerse. "El poder no me va a cambiar", insistía tratando de conjurar el clásico mal de los gobernantes latinoamericanos, que con un sistema presidencialista sin muchos contrapoderes acaban teniendo un dominio absoluto que les lleva a excesos.

Otros presidentes argentinos han ca√≠do en ese intento por reformar en especial el mercado laboral, dominado por los sindicatos m√°s poderosos de Am√©rica, pero pocos hab√≠an tenido una ola tan favorable como la de Macri, al que nada parece hacerle mella: ni la crisis econ√≥mica, que a√ļn sufren buena parte de las clases medias y bajas del conurbano bonaerense, precisamente donde m√°s apoyo ha tenido Kirchner, ni los errores de gesti√≥n que √©l mismo reconoce con una facilidad a la que los argentinos no est√°n acostumbrados, ni el dur√≠simo 2016, ni la inflaci√≥n que sigue siendo la m√°s alta de Am√©rica despu√©s de Venezuela, ni algunos esc√°ndalos con las empresas de su familia o el blanqueo de capitales al que se ha acogido legalmente su hermano.

Hasta ahora, el presidente ha evitado un ajuste m√°s fuerte gracias a la deuda. Los Kirchner tuvieron cerrados los mercados internacionales en los √ļltimos a√Īos y bajaron mucho la deuda. Por eso Macri ten√≠a margen y un mercado encantado de prestarle a una de las tasas m√°s altas del mundo, adem√°s de entrada infinita de capital especulativo atra√≠do por tipos de inter√©s del 27% en pesos. Pero el presidente sabe que eso tiene un l√≠mite y esta victoria marca un cambio. "Mientras la Argentina tenga d√©ficit fiscal va a seguir teniendo que tomar deuda porque tenemos el compromiso de reducir la pobreza, que sufre mucho la inflaci√≥n. Si uno no financia el d√©ficit con inflaci√≥n lo hace con deuda. Pero no podemos hacerlo eternamente, por eso hay que reducir el d√©ficit fiscal", explic√≥.

Ahora viene la parte m√°s dif√≠cil de su mandato, pero la afronta con un enorme capital pol√≠tico, muy superior a cualquier previsi√≥n. Con el peronismo en desbandada y dividido, la reelecci√≥n en 2019 parece sencilla, aunque en Argentina es in√ļtil hacer cualquier previsi√≥n. Cuando empez√≥ 2015, por ejemplo, todos los analistas dec√≠an que era imposible que ganara Macri. Y lo hizo pocos meses despu√©s.

Macri ha logrado conectar con la sociedad con el mensaje de que ha venido para hacer de Argentina un pa√≠s normal, abierto, donde "no ganen siempre los m√°s vivos [listos, tramposos]" y con la idea de que ya se probaron durante muchos a√Īos todas las otras f√≥rmulas y no funcionaron, as√≠ que ahora le toca a la suya. Las encuestas se√Īalan que la gente no est√° contenta con la situaci√≥n actual, en la que siguen sufriendo fuerte la crisis y la inflaci√≥n, pero tienen mucha confianza en que mejorar√° en el futuro. Ahora el presidente tiene que cumplir con unas expectativas muy altas. Tiene margen pol√≠tico, pero necesitar√° resultados.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente