Macri se rinde al populismo económico en la lucha contra la inflación
Por: El País
Abril 2019
Fotografia: Presidencia Argentina

Mauricio Macri dispara sus √ļltimos cartuchos. Frente a una inflaci√≥n que ha puesto contra las cuerdas a su Gobierno, el presidente argentino ha anunciado un plan de congelaci√≥n de precios y tarifas que se parece mucho a eso que prometi√≥ que nunca har√≠a: la intervenci√≥n en los mercados, tradicionalmente relacionada con el peronismo y el populismo. Seg√ļn Macri, se trata de "generar alivio a corto plazo" para una poblaci√≥n asfixiada por la recesi√≥n y el alza de precios. No cuesta deducir que el plan, establecido por seis meses, es decir, hasta las elecciones presidenciales de octubre, tiene tambi√©n como objetivo mejorar sus posibilidades de permanecer en el cargo.

Se esperaba un discurso o alg√ļn tipo de intervenci√≥n solemne, quiz√° en compa√Ī√≠a de un grupo de gobernadores provinciales. Lo que los argentinos encontraron fue¬†un video propagand√≠stico que la Casa Rosada colg√≥ en Facebook. Jaime Dur√°n Barba, el ecuatoriano que gestiona la estrategia electoral de Macri, dise√Ī√≥ un encuentro del presidente con una familia del barrio bonaerense de Colegiales. "Hay que pasar la tormenta", dice Macri en el video. "Todos necesitamos un alivio", a√Īade, un plan de contenci√≥n de precios "hasta que las medidas de fondo empiecen a funcionar". El ama de casa, con su hija en brazos, responde: "Necesit√°bamos escuchar algo as√≠". La mayor√≠a de los ciudadanos habr√≠an hecho tal vez un comentario menos complaciente.

Tras la difusi√≥n del video, los ministros Nicol√°s Dujovne (Hacienda), Dante Sica (Producci√≥n y Trabajo) y Carolina Stanley (Desarrollo Social) presentaron los detalles del programa. Consiste, seg√ļn Dujovne, en un "pacto entre caballeros" con empresas productoras y distribuidoras para congelar durante seis meses los precios de decenas de alimentos b√°sicos como aceite, harina, fideos, arroz, leche, az√ļcar, conservas y yerba mate, al igual que las tarifas de la electricidad y el gas, los billetes de transporte p√ļblico y las tarjetas del m√≥vil prepago. El Estado se har√° cargo de los aumentos de tarifas previamente pactados con las empresas el√©ctricas, lo que supondr√° un coste para Hacienda de unos 9.000 millones de pesos (unos 183 millones de euros).

Se preparan tambi√©n medidas complementarias como descuentos en los comercios para los 18 millones de beneficiarios de ayudas de la¬†Anses (Seguridad Social), rebajas en el precio de medicamentos para unos cinco millones de personas en situaci√≥n de pobreza, ayudas a las peque√Īas empresas para el pago de deudas tributarias y un modesto plan de subvenciones para la compra de primera vivienda que beneficiar√≠a a unas 10.000 familias. Los ministros indicaron que no s√≥lo se intentaba aliviar la dram√°tica situaci√≥n econ√≥mica de la sociedad argentina, sino reactivar un consumo que se hunde: en marzo cay√≥ el 8,9%.

Las empresas han accedido a controlar determinados precios por distintas razones. En su mayor√≠a, porque prefieren respaldar a Macri antes que asumir el riesgo de un retorno de¬†Cristina Fern√°ndez de Kirchner. Varias han aplicado ya previamente aumentos que les permitir√°n soportar bien la congelaci√≥n. A ning√ļn directivo se le escapa que la intervenci√≥n gubernamental sobre los precios, aunque se disfrace de "pacto entre caballeros", huele precisamente a kirchnerismo y a maniobra casi desesperada. Hace un a√Īo, justo antes de que estallara la crisis, la reelecci√≥n de Mauricio Macri parec√≠a casi asegurada. Ahora resulta muy dudosa, incluso sin conocerse a√ļn qui√©n o qui√©nes ser√°n sus rivales peronistas en octubre.

El Gobierno de Macri insiste en que se trabaja para el futuro, en que las medidas macroecon√≥micas acabar√°n dando su fruto y en que el plan de control de precios no es m√°s que un puente hacia una situaci√≥n de estabilidad a fin de a√Īo. El inquilino de la Casa Rosada sufre, sin embargo, un problema de credibilidad. Macri lleg√≥ a la presidencia asegurando que controlar la inflaci√≥n, que hab√≠a atormentado a Kirchner durante el fin de su mandato, ser√≠a "f√°cil". Ahora admite que es muy dif√≠cil. Al hombre que presum√≠a de gesti√≥n econ√≥mica le estall√≥ la econom√≠a en las manos y ahora depende del Fondo Monetario Internacional, que ha prestado 57.000 millones de d√≥lares y ha mostrado una inusual benevolencia, pero impone tambi√©n unas medidas de austeridad que han provocado una recesi√≥n profunda: la econom√≠a argentina se contrajo un 3,5% en 2018, y no ir√° mucho mejor este a√Īo.

El jefe de gabinete de Macri, Marcos Pe√Īa, repite una y otra vez que Cristina Fern√°ndez de Kirchner ser√° la rival peronista en octubre y que el rechazo hacia ella conducir√° a la reelecci√≥n de su jefe. Las cosas no est√°n tan claras. Kirchner a√ļn no se ha lanzado a la carrera. Y los actuales sondeos no garantizan a Macri ni siquiera superar la primera vuelta.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente