Sergio Moro, juez o candidato en 2018
Por: Rogelio N√ļ√Īez/ Infolatam
Diciembre 2016
Fotografia: Infolatam

Los candidatos anti-elite pol√≠tica y anti-establishment est√°n de moda en el mundo (Donald Trump es el ejemplo m√°s llamativo) y en Am√©rica latina (la victoria de Jimmy Morales en Guatemala encarn√≥ esa tendencia). ¬ŅEn Brasil el hombre llamado a cubrir ese hueco podr√≠a ser Sergio Moro?

Sergio Fernando Moro (1972)¬†era un juez federal brasile√Īo desconocido hasta que en 2014 asumi√≥ el caso Lava-Jato, la mayor investigaci√≥n de corrupci√≥n que se ha visto en Brasil.¬†Nacido en Maring√°, ciudad en el sure√Īo estado de Paran√°, este juez titular de la 13¬ļ Corte Penal Federal de Curitiba cuenta con la experiencia de haber colaborado con la jueza Rosa Weber, actual magistrada del Supremo Tribunal Federal, en un caso de corrupci√≥n que en 2005 hizo tambalear al Gobierno de Lula porque prob√≥ que varios legisladores recib√≠an sobornos peri√≥dicos por apoyar las iniciativas legislativas del Ejecutivo.

Durante su carrera profesional, Moro ha escrito varios libros y artículos académicos, todos ellos de carácter legal, entre los que se encuentran títulos como "Crimen de Lavado de Dinero" y "Desarrollo y Aplicación Judicial de las Normas Constitucionales".

El hombre que se enfrentó a Lula y Odebrecht

Pese al protagonismo y la fama que ha ganado como responsable por una investigación de corruptelas que salpican a una veintena de grandes empresas y medio centenar de políticos, Moro, considerado como uno de los mayores especialistas en investigar lavado de dinero en el país, insiste en mantener su vida privada en el anonimato.

El juez fue el responsable por la orden de "conducción coercitiva" por la que la policía condujo a Lula a una comisaría para prestar declaración sobre los supuestos beneficios que recibió de las empresas que desviaron recursos de Petrobras.

Pero mantenerse a la sombra ha sido difícil dada la extensión que ha alcanzado la investigación por los millonarios desvíos en la petrolera estatal Petrobras, que tiene en prisión a millonarios empresarios y contra las cuerdas a decenas de políticos y autoridades.

Alzado a casi un símbolo nacional contra la corrupción, el juez ha pasado a dar conferencias en universidades y ante empresarios, que enfoca en asuntos técnicos y en las que mantiene su tradicional seriedad.

Fue considerado una de las 100 personas m√°s influyentes de Brasil en 2014 por la revista brasile√Īa √Čpoca y recibi√≥ la medalla del M√©rito Legislativo en 2015 por recomendaci√≥n del l√≠der del Partido Popular Socialista (PPS) en la C√°mara de los Diputados, Rubens Bueno.

Sus obligaciones jurídicas han levantado pasiones y odios a partes iguales, divididas entre aquellos que le ven como un justiciero y aquellos que le acusan de ceder ante las presiones e intereses de los medios de comunicación.

Los cantos de sirena de la política

Muchas razones empujan a pensar que en Sergio Moro existe un candidato ideal para liderar un movimiento político anti-establishment:

1-. El contexto mundial le favorece

Existe una tendencia internacional que parece proclive a que aparezcan esta clase de figuras políticas, que provienen de fuera del sistema político, que enarbolan la bandera de la lucha contra la corrupción como principal propuesta política y que son un referente crítico contra los partidos u los políticos.

2-. Se ha convertido en un referente nacional

Se ha formado en su alrededor una aureola de hombre valiente, capaz de enfrentarse con grandes multinacionales (Odebrecht), líderes políticos poderosos (Lula de Silva) y de no temblarle el pulso a la hora de combatir la corrupción.

Decenas de miles de brasile√Īos salieron el pasado fin de semana a las calles para protestar y apoyar a los investigadores del¬†petrol√£o.¬† Los carteles conten√≠an mensajes como "¬°Fuera los ladrones!", dirigido a los pol√≠ticos, y "Todos somos S√©rgio Moro", en favor del juez.

Moro encarna los valores de honradez, transparencia y el combate contra la corrupci√≥n. En una reciente entrevista en O Estado se√Īalaba que¬†el pa√≠s necesita "remedios amargos" para combatir el flagelo 'sist√©mico'.

A los 44 a√Īos, este juez de primera instancia se transform√≥ en un s√≠mbolo de la lucha anticorrupci√≥n al imponer pesadas condenas a pol√≠ticos y empresarios involucrados en una red de desv√≠os montada en torno a la estatal Petrobras: "Lo que vimos fue un caso de corrupci√≥n sist√©mica, corrupci√≥n como una especie de regla del juego",

3-. El sistema de partidos y los liderazgos se encuentran muy debilitados

Brasil en 2016 se ha visto como se hundía el gran líder de la izquierda (Lula) y como el partido que ha sido hegemónico desde 2002 sufría un fortísimo varapalo en las elecciones locales.

El presidente Michel Temer no inspira excesivo respeto porque la sombra de la corrupción le persigue lo mismo que al PSDB, la gran para las elecciones de 2018.

Adem√°s, Moro se halla en estos momentos embarcado en una guerra y en un choque de poderes entre el poder judicial y el ejecutivo y el legislativo.

Pero el descr√©dito lo padece la clase pol√≠tica entera sobre todo tras la¬†decisi√≥n del Congreso de alterar el proyecto elaborado por Moro y otros jueces para castigar la corrupci√≥n. Esto ha golpeado a√ļn m√°s la credibilidad de los partidos y elevado la consideraci√≥n de Moro.¬†El proyecto anticorrupci√≥n ingres√≥ a la C√°mara de Diputados y los diputados hicieron varios cambios para debilitar la propuesta e incluyeron una cl√°usula de amnist√≠a total a los pol√≠ticos por el uso de dinero de la corrupci√≥n en el financiamiento de los partidos.

Adem√°s,¬†senador Ren√°n Calheiros ha impulsado restringir la autoridad y los plazos de las investigaciones del Ministerio P√ļblico y amenazar a los jueces con denunciarlos por abuso de autoridad.

La C√°mara baja alter√≥ el¬†proyecto presentado por los fiscales de la operaci√≥n Lava Jato,¬†el cual hab√≠a sido refrendado por 2,3 millones de firmas recogidas en las sedes del Ministerio P√ļblico del pa√≠s.

El texto del proyecto de ley fue aprobado por una aplastante mayoría de 450 votos a favor y sólo uno en contra en una sesión que se prolongó durante 12 horas.

La debacle de la clase pol√≠tica podr√≠a llegar pronto ya que el juez Moro¬†est√° pr√≥ximo a terminar negociaciones de acuerdos extrajudiciales con la empresa constructora Odebrecht. Se trata de un acuerdo de "delaci√≥n premiada" entre la justicia y la constructora Odebrecht, la m√°s implicada en el¬†petrol√£o. El objetivo es¬†obtener el testimonio de m√°s de 70 ejecutivos a cambio de una reducci√≥n en sus eventuales condenas.Se prev√© que el acuerdo implique a unos 200 pol√≠ticos sospechosos de recibir sobornos¬†en a√Īos recientes.

Todo indica que tiene el camino muy abierto para entrar en política. Todo depende de él, y él parece que no quiere: "No existe jamás ese riesgo de pasar a la política; soy un hombre de la justicia y sin menospreciar nada, no soy un hombre de la política".

La duda es si resistir√° a los cantos de sirena que sin duda la van a llegar.

 

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente