Voto castigo para los socialistas franceses
Por: Eduardo Febbro - Página 12
Marzo 2014
Anne Hidalgo, nueva Alcaldesa de París, festeja su triunfo, que representa un alivio para el PS.

La izquierda francesa perdió 155 ciudades de más de 9 mil habitantes a manos de la derecha y los ultra xenófobos de Marine Le Pen. Hoy se anunciará la remodelación del gobierno de François Hollande.

Una derrota histórica sancionó al socialismo francés. La izquierda francesa perdió 155 ciudades de más de 9 mil habitantes: Pau, Reims, Saint-Etienne, Roubaix, Limoges, Tourcoing, Anglet, Chambéry, Belfort, Roubaix, Toulouse o Quimper, el abecedario de las ciudades ganadas por la derecha francesa, al cabo de la segunda vuelta de las elecciones municipales, se alarga como una sinfonía victoriosa. Junto a esta orquesta triunfal se elevan también los cantos de la extrema derecha del Frente Nacional. Las listas "Bleu Marine" de la líder del FN, Marine Le Pen, consolidaron las promesas de la primera vuelta y conquistaron al menos 10 municipalidades, entre ellas Béziers, Fréjus, Hayange, Beaucaire, Villers-Cotterêts, Le Luc y Cogolin, a las que se le suma Hénin-Baumont, ganada desde la primera vuelta.

Los abstencionistas de la vuelta precedente no salvaron al Partido Socialista de la tunda electoral: con una abstención record de más del 38 por ciento, la más alta de la historia de la 5ª República para este tipo de elecciones, el PS -en el poder desde hace dos años- no logró movilizar a los electores que hubiesen podido cubrirlo de la estampida.

Ciudades como Limoges, administradas por el socialismo desde hace un siglo, pasaron bajo el control de la derecha. Ni siquiera una ciudad como Quimper se salvó del abismo. El intendente, Bernard Poignant, es amigo y consejero del presidente socialista François Hollande. Pagó en las urnas la impopularidad del mandatario francés y el desapego de las clases populares. El PS salvó París, donde la candidata Anne Hidalgo aplastó a su rival conservadora, Nathalie Kosciusko-Morizet, pero perdió Toulouse, la llamada "ciudad rosa".

La historia se escribió en varios cuadernos en esta consulta local, que adquirió una dimensión nacional por la amplitud de la punición oficialista. El ecologista Eric Piolle le arrebató al PS la Municipalidad de Grenoble. Ello lo convirtió en el primer ecologista en dirigir una ciudad de más de 160 mil habitantes. Francia pasó de la ola rosa a la ola azul. La única perla que los socialistas le sacaron a la derecha es Aviñón, la ciudad sede del festival internacional de teatro y donde, en la primera vuelta, el candidato de la extrema derecha había llegado a la cabeza. Consecuencia previsible de esta bancarrota política, según adelantó el ministro delegado para la Economía Solidaria, Benoît Hamon, hoy se anunciará la remodelación del gobierno, lo que implica el casi seguro alejamiento del actual jefe del Ejecutivo, Jean-Marc Ayrault. Dos nombres circulan desde hace varios días para reemplazarlo: el del actual ministro de Interior, Manuel Valls, y el de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius. Un intelectual brillante y creativo (Fabius), que cuenta con el respaldo de la izquierda del PS y los ecologistas; y un representante de la derecha socialista (Valls), detestado por la misma ala izquierda y los verdes. Ambos son los ministros más populares del gobierno.

El cambio urge. Las elecciones municipales condenaron dos años de inexactitudes, de cacofonía gubernamental, de una política fiscal que azotó a las clases medias, de una transformación brutal del mensaje y la orientación de la política presidencial con relación a la campaña electoral de 2012; dos años de renuncias o maquillajes de las promesas que fueron, en su momento, el pilar del retorno al poder del socialismo luego de tres derrotas consecutivas en las presidenciales; dos años también donde la política social pasó a ser un títere que se exhibía en los discursos. La lógica municipal fue un espejo implacable del corte entre el PS y las clases populares, que a menudo votaron por la extrema derecha. "Somos el primer partido de Francia", proclamó Jean-François Copé, el actual dirigente de la conservadora UMP. La frase se reenvía a la hazaña socialista: haber llegado a que un partido sin prestigio, manchado por la corrupción y las irregularidades en sus propios procesos internos, dinamitado por la herencia nefasta que dejó en la derecha el ex presidente Nicolas Sarkozy, se volviera el partido insignia del país.

Los datos proporcionados hasta el cierre de esta edición indican que la UMP totaliza 49 por ciento de los votos en los municipios de más de 3500 habitantes, contra 42 por ciento del PS y 9 por ciento de la ultraderecha. Los porcentajes victoriosos o negativos no bastan para ocultar un hecho significativo: los dos principales movimientos políticos del país, UMP y PS, son partidos heridos, casi espejismos de sí mismos o de las ideas que, en su tiempo, pudieron encarnar. Entre ambos, la empresa de normalización emprendida por Marine Le Pen trajo a las urnas de la extrema derecha el voto popular y un record absoluto de municipalidades ganadas y consejeros municipales electos (80 en 2008 contra más de mil en 2014). Algún disparatado corresponsal de la prensa internacional osó decir que Marine Le Pen pretendía ser "una suerte de Eva Perón". En una entrevista publicada por Le Monde a Marine Le Pen, el diario asegura que la dirigente francesa no rehúsa del término de "peronismo a la francesa" para calificar su conquista popular y su proyecto de formar un movimiento "patriota, ni de izquierda, ni de derecha". Los europeos, que siempre ven al populismo como un mal que gangrena los sistemas políticos de los países del sur, se lamen los labios con esas definiciones. Con ello confunden popular con populismo y, de paso, olvidan a sus propios populistas con corbatas de seda, anteojos Ray-Ban, relojes de oro o falsos discursos humanistas.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, asumió el costo de la derrota: "La responsabilidad del fracaso es colectiva, y yo asumo la parte que me corresponde", dijo Ayrault. El jefe del gobierno admitió que las elecciones municipales estuvieron "marcadas por el desapego de aquellas y aquellos que le dieron su confianza a la izquierda en mayo y junio de 2012". François Hollande quiso hacer de Francia uno de los mejores alumnos de la Europa liberal. Lo pagó caro y le hizo pagar también mucho a la sociedad. El ala progresista del PS, agrupada en la corriente La Izquierda Ahora, se lo recordó con un llamado público que circuló apenas se conocieron los resultados de las elecciones: "Hay que cambiar de rumbo", dice el texto, que también resalta que "el problema central (...) es el rechazo a la austeridad". No hay mejor balance de esta pseudo izquierda en el poder que una frase del mismo texto: "Los actos desmintieron a las palabras". Hay un gran paso entre la poesía política que se emplea para ganar y los recortes masivos que se deciden a la hora de gobernar.

El líder del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélénchon, responsabilizó al jefe del Estado por esta derrota: "La política de Hollande, su giro a la derecha, su alianza con las patronales y su sumisión a las políticas de austeridad europeas desembocaron en un desastre". El socialismo francés es, de hecho, un partido de pequeños burgueses urbanos, totalmente divorciado con la histórica base popular construida a lo largo de los años en el país profundo. Las encuestas previas a la elección mostraban cómo el PS había perdido incluso el voto de los franceses hijos de inmigrados. La socialista Anne Hidalgo, nacida en la provincia española de Cádiz, descendiente de exiliados republicanos que vinieron a Francia durante la Guerra Civil, se convirtió en la primera mujer que dirige los destinos de la capital francesa. El socialismo conserva las riendas de la Ciudad Luz, antaño bastión de la derecha, pero pierde al mismo tiempo un siglo de historia en Limoges. Esta ciudad dirigida por el PS desde 1912 tiene un movimiento obrero denso y estructurado, una historia ejemplar de movimientos obreros durante finales del siglo XIX y principios del XX, y dos apodos que lo dicen todo: "La Ciudad Roja", "La Roma del Socialismo". Un miembro del Consejo Municipal de Limoges solía decir: "Aquí, la gente nace con un cromosoma de izquierda". El austericidio de la socialdemocracia en el poder cambió el cromosoma de la ya ex fortaleza del socialismo francés.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente