China ante el deshielo irano-estadounidense
Por: Heriberto Araujo/El País
Octubre 2013
Fotografia: El País

El acercamiento entre Teherán y Washington pondría en jaque el trato casi monopolístico del que disfrutan las petroleras estatales chinas en Irán.

La Casa Blanca ya tiene imagen para lo que puede ser una fecha hist√≥rica en la pol√≠tica exterior de Estados Unidos, la Rep√ļblica Isl√°mica de Ir√°n y la regi√≥n de Oriente Medio. Es la de un Barack Obama distendido, pero con la mirada firme, que conversaba el pasado 27 de septiembre con el nuevo presidente iran√≠, Hassan Rohani. Era la primera vez en d√©cadas que estos dos pa√≠ses ten√≠an un di√°logo a este nivel.

Las reticencias de las partes siguen siendo enormes, como se desprende del hecho que ambos presidentes hayan atribuido al otro la iniciativa de la llamada de cortesía. Pero el gesto es de una indudable importancia y va en la línea de lo declarado hace unas semanas por el Guía Supremo, Alí Jamenei, quien invocó a la "flexibilidad histórica" de los iraníes para resolver de una vez por todas la problemática sobre el programa nuclear de Teherán.

Al car√°cter reformista de Rohani, que en el pasado ya tuvo un importante rol en negociaciones con Occidente, se suma la urgente necesidad de Teher√°n de mover ficha para salvar su econom√≠a. La √ļltima ronda de sanciones occidentales, en especial la relativa a la exclusi√≥n de la Rep√ļblica Isl√°mica del sistema internacional bancario (Swift), ha supuesto un gran varapalo para miles de peque√Īos y medianos empresarios iran√≠es, que ven c√≥mo los costes de sus negocios aumentan disparatadamente ante la necesidad de crear canales informales para abonar los pedidos a las f√°bricas extranjeras que est√°n dispuestas a trabajar con la Rep√ļblica Isl√°mica. A ello se suma la ca√≠da del 50 por ciento de las ventas extranjeras de petr√≥leo que, recordemos, suponen el 80 por ciento de los ingresos del Gobierno de los ayatol√°s.

Sea o no sea el Gorvachov iran√≠, Rohani parece tener el apoyo de Jamenei en su nueva pol√≠tica exterior. S√≥lo si esto sucede se podr√° lograr un giro en la actitud iran√≠ respecto a su controvertido (aunque no exclusivo, como demuestran los casos de Pakist√°n, India y -no lo olvidemos- Israel) programa nuclear y, en √ļltima instancia, se podr√≠a lograr una relajaci√≥n de las sanciones y un eventual reconocimiento diplom√°tico con Estados Unidos.

El camino parece largo, pero no hay que olvidar el caso de Birmania, que en apenas dos a√Īos ha logrado el levantamiento de la casi totalidad de las sanciones occidentales, el reconocimiento completo de Washington, la liberaci√≥n de cientos de presos pol√≠ticos y la llegada de nuevos jugadores extranjeros a su econom√≠a. Todo ello en detrimento de Pek√≠n, que pese a mantener una indudable influencia en proyectos de gran calado como el reci√©n inaugurado oleoducto o el comercio del jade y la madera no tiene ya exclusividad.

Es precisamente esa exclusividad lo que ha convertido a China en el primer socio comercial de Ir√°n desde 2010, as√≠ como en el principal (y casi √ļnico) inversor for√°neo en el sector del gas y el petr√≥leo de Ir√°n, con un monto que supera los 40.000 millones de d√≥lares acumulados. ¬ŅPor qu√©? Nos lo resumi√≥ en Teher√°n en 2010 un alto cargo de una empresa occidental: "Ante las sanciones estadounidenses, los chinos llegaron y se encontraron la cancha vac√≠a".

Una situación de dependencia que no gusta a muchos en Irán, que ven cómo sus recursos naturales son intercambiados por unos productos chinos cuya calidad ponen en duda. "No tenemos como Irak un programa de petróleo a cambio de alimentos. Nosotros tenemos uno de petróleo a cambio de porquerías", resumía hace unos días un analista iraní. En consecuencia, el acercamiento de Irán con Occidente podría suponer que petroleras como ENI, Repsol, Total o las propias estadounidenses vuelvan a jugar un papel activo en las licitaciones y la inversión. Un escenario nada prometedor para las petroleras chinas, que se han beneficiado de la escasa competencia para copar partes del mercado, pese a que tienen una tecnología inferior a la occidental.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad