Científicos afirman que el capitalismo tal y como lo conocemos está llegando a su fin
Por: BBC Mundo
Agosto 2019
Fotografia: Getty Images

Es una gran alerta a economistas y gobiernos: estamos en medio de una transformación de modelo económico cuyo trasfondo es el agotamiento de los recursos y el cambio climático.

En cierta manera, estamos asistiendo al fin del capitalismo tal y como lo conocemos.

Es lo que concluye un grupo de científicos finlandeses en un reporte encargado por la ONU para dar contexto a su Informe Mundial de Desarrollo Sostenible.

"El capitalismo tal como lo conocemos ha dependido de la energ√≠a barata, ese es el motor o el facilitador de este crecimiento que hemos visto en los √ļltimos 100, 150 o 200 a√Īos, b√°sicamente", le explica a BBC Mundo el economista Paavo J√§rvensivu, integrante de la finlandesa Unidad de Investigaci√≥n BIOS y uno de los autores de ese reporte.

Ahora, agrega, estamos entrando en otra etapa.

"La era de la energía barata está llegando a su fin, y si no tenemos esa energía barata, entonces ya no podemos tener ese tipo de capitalismo".

Un momento de transición

Seg√ļn este grupo de cient√≠ficos, debido al cambio clim√°tico, por primera vez en la historia humana, las econom√≠as est√°n teniendo que recurrir a fuentes de energ√≠a menos eficientes que requieren "m√°s esfuerzo y no menos" para producirla, seg√ļn se lee en el reporte.

"Se necesita un gran esfuerzo para cortar con nuestra dependencia de los combustibles fósiles", dice Järvensivu.

En el informe de BIOS se se√Īala que la dimensi√≥n energ√©tica de la econom√≠a ha sido ignorada casi por completo en muchos pa√≠ses ricos.

Siguen pensando, se√Īala el economista, que pueden mitigar el efecto del cambio clim√°tico y adaptarse a √©l con el sistema existente.

El economista dice que muchos gobiernos simplemente cambian "un poco las reglas", como por ejemplo introducir "modestos" impuestos sobre el carbono, con el fin de desincentivar las emisiones contaminantes.

Pero para J√§rvensivu y sus compa√Īeros de la Unidad de Investigaci√≥n BIOS, el mercado ya no es suficiente para proporcionar soluciones, y los Estados deben adoptar un rol m√°s protagonista.

Es algo en lo que han coincidido otros científicos y grupos de investigación ambiental multidisciplinarios que han apuntado la necesidad de un compromiso político más profundo.

Gran parte del problema, seg√ļn el reporte de BIOS, es que las teor√≠as econ√≥micas dominantes hoy en d√≠a fueron desarrolladas en la era de la abundancia energ√©tica y, por lo tanto, esas teor√≠as econ√≥micas y las pol√≠ticas econ√≥micas relacionadas con ellas se basan en la presuposici√≥n de un crecimiento energ√©tico.

Por lo tanto, "dichas teorías y modelos son inadecuados para explicar el momento de agitación actual".

Reconstrucción ecológica

Para explicar las exigencias de este nuevo modelo económico, Järvensivu recurre a un momento histórico: la posguerra.

"En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, las sociedades reconstruyeron sus infraestructuras y prácticas; ahora necesitamos algo similar para que nuestras economías y de nuestras prácticas puedan funcionar sin combustibles fósiles".

Y, al igual que en ese entonces, no hay mucho tiempo para lograrlo.

"Tenemos entre 15 y 30 a√Īos para reconstruir la infraestructura", se√Īala.

Si lo que queremos es mantener condiciones para la vida humana, el objetivo ya no puede ser un "crecimiento abstracto del PIB (Producto Interno Bruto)", declara el economista.

"Tenemos que comenzar a ver cuáles son las tareas concretas -por ejemplo, cómo vamos a reconstruir nuestros sistemas de energía y sistemas de transporte-, y los gobiernos deben descubrir cómo hacerlo y cómo organizar la economía para cumplirlas".

Seg√ļn el reporte de BIOS, es necesario transformar las formas en que se producen y consumen la energ√≠a, el transporte, los alimentos y la vivienda.

"El resultado debe ser una producción y un consumo que brinden oportunidades decentes para una buena vida, al tiempo que reduzca drásticamente la carga sobre los ecosistemas naturales".

Por ejemplo, seg√ļn este grupo de cient√≠ficos, las ciudades deber√°n tener un sistema de transporte mayoritariamente electrificado.

Con respecto a la forma en la que producimos y consumimos alimentos, seg√ļn este reporte "los productos l√°cteos y la carne deber√≠an dar paso en gran medida a dietas basadas en plantas".

"Algo diferente"

Para J√§rvensivu y sus colegas son los Estados y los gobiernos los √ļnicos actores "con legitimidad y capacidad" para acometer esta serie de cambios porque "obviamente esto necesita alg√ļn tipo de planificaci√≥n y coordinaci√≥n y tambi√©n un financiamiento que no estamos viendo ahora".

Sin embargo, si hablamos de la mayor potencia económica del mundo, Estados Unidos, el gobierno de Donald Trump no solo no está destinando financiación para llevar a cabo esta transición y reconstrucción ecológica, sino que insiste en formas de energía altamente contaminantes, como la industria del carbón.

En ocasiones, el mandatario incluso ha puesto en duda la existencia del cambio clim√°tico.

El economista considera que la llegada de este tipo de gobiernos, que niegan los efectos del cambio climático, se debe, en parte, a que "los partidos progresistas realmente no han podido proporcionar respuestas suficientemente buenas sobre cómo resolver los problemas de desigualdad y los problemas del cambio climático".

"Por lo tanto, ha habido m√°s espacio para este tipo de movimientos populistas que ofrecen soluciones f√°ciles, que en realidad no son soluciones".

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad