Cuba no logr贸 crear el "hombre nuevo" que prometi贸 el Che
Por: Regina Coyula / BBC Mundo
Junio 2015
Fotografia: BBC

Una de las premisas m谩s atractivas de la revoluci贸n cubana de 1959 para un Tercer Mundo ansioso de paradigmas, fue sin dudas la perspectiva de un ser humano generoso, laborioso, culto y educado.

Ese Hombre Nuevo ser铆a el resultado de escuelas nuevas que聽como cuna de nueva raza, con la combinaci贸n marxista y martiana del estudio y el trabajo, forjar铆an una personalidad ajena a los lastres de la educaci贸n burguesa.

Elaborado en serie,聽antepondr铆a los intereses colectivos y tomar铆a el futuro por asalto para construir la sociedad superior.

Ret贸rica atractiva y magn铆ficas relaciones p煤blicas internacionales nunca han faltado a este gobierno a lo largo de 56 a帽os, pero聽驴y el Hombre Nuevo?

Muchas聽refutaciones pueden hacerse a este experimento. La econom铆a llenar铆a vol煤menes, en especial los dedicados a la agricultura con 茅nfasis en el caso de la agroindustria azucarera; pero en lo social, esa聽educaci贸n orientada a barrer el pasado ha dejado cicatrices muy feas y persistentes en la sociedad.

Con聽la devaluaci贸n de los viejos maestros formados que no se mostraran firmemente comprometidos con el "proceso"; el justo derecho a una educaci贸n universal y gratuita requiri贸 de ingentes oleadas de nuevos profesores. Cientos de j贸venes llenos de fervor revolucionario dieron el paso al frente聽al llamado del magisterio.

La vocaci贸n pod铆a ser vista como rezago peque帽o burgu茅s, as铆, muchos que en circunstancias normales hubiesen optado por otra disciplina, se vieron frente a un alumnado apenas unos a帽os menor que ellos mismos y muchos lo hicieron bien. Porque聽en tiempos dif铆ciles cada cual tiene su prueba definitiva.

La fila de los buenos maestros comenz贸 a clarear.聽Demasiadas exigencias y poco reconocimiento, comenzando por el salario. Un 茅xodo hacia otros horizontes oblig贸 a la formaci贸n de nuevos maestros, cada vez m谩s j贸venes, cada vez m谩s improvisados.

Como si fuera poco, el Comandante en Jefe, que decid铆a lo mismo聽la distribuci贸n de la cerveza o la introducci贸n del pastoreo intensivo, decidi贸 reclutar maestros entre los reci茅n egresados del preuniversitario, sobre todo para el d茅ficit de maestros de la capital.

Una marea de j贸venes de otras provincias cuyos mediocres 铆ndices acad茅micos les vedaron el acceso a una carrera universitaria, respondi贸 al聽atractivo de vivir en La Habana, ganar un magn铆fico sueldo y evitar el Servicio Militar.

El Comandante decidi贸 adem谩s que esos maestros impartir铆an聽todas las asignaturas. Los lectores que tengan una marcada inclinaci贸n hacia las ciencias o hacia las letras, podr谩n imaginar c贸mo ser铆an las clases de las asignaturas no preferidas; y todos podr谩n imaginar聽c贸mo ser铆an las clases en general, con sus dignas excepciones.

Pueden rastrear las cifras de los ex谩menes de ingreso a la Universidad, existe en internet una recopilaci贸n de disparates escogidos; poseemos un preocupante n煤mero de profesionales universitarios con errores ortogr谩ficos, y ojal谩 la ignorancia de un m茅dico o de un ingeniero聽solo tenga que ver con asuntos de ortograf铆a. Muchos de estos profesionales balbucean ininteligiblemente por su mala dicci贸n o leen haciendo pausas y equivoc谩ndose, pues ni leer de corrido logran.

Esta situaci贸n聽es el resultado de maestros apresurados y padres tambi茅n formados por maestros apresurados. Ni en la escuela ni en la casa los patrones ayudan.

Pero,聽驴y el Hombre Nuevo? Nunca lleg贸 a cuajar en ninguna Secundaria o Preuniversitario en el campo, donde la convivencia tuvo m谩s que ver con el matonismo carcelario que con el altruismo comunista.

Los hijos de aquellos egresados del experimento estudio-trabajo que se quedaron en Cuba, aprendieron a diferenciar el discurso p煤blico y la opini贸n privada,聽a decir que s铆 pensando en otra cosa...

A nuestro聽Hombre Nuevo el concepto de libertad no le dice gran cosa, pero sus ojos se animan cuando le hablan del 煤ltimo 脕ifon, se anota subrepticiamente en la loter铆a de visas con la esperanza de ganar y ha adoptado como filosof铆a de vida la divisa de una cadena de tiendas en divisas:聽lo m铆o primero.

Regina Coyula es bloguera, activista de derechos humanos y cr铆tica del gobierno cubano. Aunque reniega de las etiquetas, es considerada "disidente" en su barrio, por decir y escribir lo que piensa. Ella se considera una ciudadana cr铆tica sin afiliaci贸n pol铆tica.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad