Drogas, armas y corrupción: Estado paralelo
Por: ANTONIO NAVAL√ďN - El Pa√≠s
Noviembre 2015

En M√©xico, cuatro ciudadanos presentaron ante la Suprema Corte de Justicia -m√°ximo int√©rprete de la Constituci√≥n mexicana- un recurso de amparo para consumir marihuana con fines l√ļdicos, bas√°ndose en el derecho al libre desarrollo de la personalidad protegido por la Constituci√≥n. El ministro Arturo Zald√≠var, ponente de la causa, estim√≥ que a partir del fallo de los cinco miembros de la Primera Sala del alto tribunal -cuatro votos a favor y uno en contra- se permit√≠a a esos ciudadanos consumir cannabis con fines recreativos. A partir de ah√≠, se ha desencadenado, una vez m√°s, otra de las innumerables versiones del falso debate sobre la legalizaci√≥n de las drogas.

En el mundo moderno, hay un triángulo maldito -más allá del triángulo dorado del opio del Sudeste Asiático- que conspira contra las democracias: drogas, armas y corrupción. Pero entre los países que sufren el problema de las drogas hay diferencias: aquellos que cargan con una debilidad institucional crónica como ocurre en México, Colombia y otros de América Latina, y Estados Unidos, el gran consumidor, donde las mafias han resultado más poderosas, pero cuyo poder estatal ha sabido imponerse a todos los que pretenden desafiarlo.

En cambio, en el caso de México, es curioso observar cómo en el tránsito hacia una democracia más profunda de la que hemos conocido, el negocio del narcotráfico siempre ha sido muy fuerte y ha estado muy conectado con el vecino del Norte. Pero la situación estaba más o menos controlada en ambos lados de la frontera hasta que se ha puesto de manifiesto la debilidad del Estado mexicano, y también de los centroamericanos, con dos negocios (drogas y armas) que se entrecruzan y que van más allá del falso debate de la legalización de las drogas, la puerta y el origen de un mundo subterráneo que conduce a formar Estados dentro del Estado. Existe un estrecho vínculo entre los grupos criminales organizados y la corrupción, lo que supone la falla sistémica de los países y una amenaza a la seguridad internacional.

Muchas veces se ha planteado el debate de la despenalización de las drogas. Pero sin medidas preventivas más profundas, que permitan restituir un control como el que ejerce Estados Unidos sobre sus mafias, tampoco se arregla el problema de fondo. Porque ese eje de armas, drogas y corrupción no sólo hace vulnerables a los países latinoamericanos, sino que es posible mantener ese sistema paralelo destruyendo a las autoridades militares o policiales que lo controlan.

La petici√≥n que los expresidentes Ernesto Zedillo (M√©xico), Henrique Cardoso (Brasil) y C√©sar Gaviria (Colombia) hicieron en 2009 es la misma del ministro Zald√≠var y la misma que solicit√≥ el presidente Enrique Pe√Īa Nieto a su Gobierno: abrir un debate sobre el futuro de la despenalizaci√≥n de las drogas. El problema es que eso s√≥lo abarca una parte de la verdadera situaci√≥n, en la que las drogas ya se han convertido en un soporte alternativo a los fracasos de aquellos Estados que, por su debilidad, no pueden generar ni el control ni el trabajo necesarios para tener paz social. En ese sentido, nada ha cambiado y nada cambiar√° aunque se legalice la marihuana. S√≥lo habr√° un cambio real el d√≠a que de verdad, por razones de seguridad nacional y de dignidad internacional, se pueda convivir con ellas, pero manteni√©ndolas dentro de unos l√≠mites para que no terminen devor√°ndolo todo.

Así como Dwight Eisenhower -horas antes de dejar de ser presidente de EE UU- previno a Kennedy, y al mundo, en un célebre discurso de un nuevo peligro encarnado en el poder del complejo militar-industrial, ahora es necesario abandonar los viejos tópicos de la penalización o despenalización. Y se debe considerar la integridad de la coalición destructiva que se ha formado entre los negocios y los Estados paralelos que ya resultan en algunos casos, mucho más poderosos que los legales.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente