El Salvador: cómo Nayib Bukele pudo derrotar "sin ideología ni un partido fuerte" a las principales fuerzas políticas del país
Por: BBC Mundo
Febrero 2019
Fotografia: AFP

 

No ser√° solo el presidente m√°s joven de la historia reciente de El Salvador: para muchos es tambi√©n el primer mandatario"millennial" de Latinoam√©rica y el primero que gobierna en su pa√≠s sin la br√ļjula de los partidos tradicionales.

Nayib Bukele, un pol√≠tico de 37 a√Īos, derroc√≥ en la noche del domingo por arrasadora mayor√≠a a sus contendientes del izquierdista Frente Farabundo Mart√≠ para la Liberaci√≥n Nacional (FMLN) y de la coalici√≥n conservadora ARENA, las dos fuerzas tradicionales que se han repartido el gobierno durante las √ļltimas tres d√©cadas.

Con m√°s del 53% de los votos, Bukele gan√≥ en primera vuelta y con m√°s votos que sus dos oponentes juntos, un hecho poco com√ļn en pa√≠s acostumbrado a las segundas rondas electorales.

Lo hizo bajo las siglas del derechista GANA, una escisi√≥n de ARENA salpicada por casos de corrupci√≥n a la que se inscribi√≥ en el √ļltimo momento.

"Hemos hecho historia y hemos pasado la p√°gina de la posguerra", dijo durante su discurso de victoria.

"Invito a todos los salvadore√Īos a celebrar la victoria frente al bipartidismo".

Con atuendo juvenil y una activa labor en redes sociales, el político de discurso tajante -que sus admiradores tildan de antisistema- logró quebrar el bipartidismo tradicional que permeó el gobierno de El Salvador desde inicios de los 90.

Bukele lleg√≥ a la cima de su carrera pol√≠tica tras ser alcalde de un municipio y, luego, de la capital salvadore√Īa.

El joven fue expulsado del FMLN en 2017 por discrepancias internas y se posicionó como líder de Nuevas Ideas, un movimiento que no pudo concurrir a estas elecciones por no inscribirse a tiempo, lo que obligó a Bukele a buscar una salida de emergencia.

Walter Araujo, expresidente de ARENA y promotor de Nuevas Ideas, considera que el presidente electo, al no estar vinculado a ese pasado político en el que las opciones oscilaban entre la izquierda y la derecha, ofrece una nueva posibilidad para el país.

"Es un hombre sin prejuicios ideol√≥gicos, no mira hacia atr√°s sino que piensa en construir un futuro diferente para el pa√≠s", se√Īala.

Pero, ¬Ņc√≥mo se explica que un candidato joven, que asegura que no comparte ninguna ideolog√≠a y que se present√≥ sin un programa de gobierno claro, haya conquistado la presidencia del pa√≠s centroamericano?

Cansancio

El analista pol√≠tico salvadore√Īo Jos√© Miguel Cruz, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), considera que las ra√≠ces de la victoria de Bukele hay que rastrearlas en la "desilusi√≥n" con las organizaciones pol√≠ticas que han liderado el pa√≠s hasta ahora.

"Lo que explica el triunfo de este candidato y la fuerza con la que ganó es que la gente está profundamente decepcionada con los partidos tradicionales que se han visto envueltos en escándalos de corrupción y que no han resuelto los grandes problemas que afectan al país", explica a BBC Mundo.

Y es que casi tres décadas después del regreso de la democracia, El Salvador es una de las naciones más pobres y que menos ha crecido de toda la región, además de ser considerada una de las más peligrosas del mundo.

Seg√ļn varias encuestas, la violencia, junto a la pobreza y falta de trabajo, son actualmente las principales preocupaciones de los salvadore√Īos y las razones primordiales que los llevan a abandonar el pa√≠s e intentar emigrar a Estados Unidos.

Ante esas circunstancias, Bukele se presentó como el "candidato del cambio", con un marcado lenguaje anticorrupción que lo ha llevado incluso a prometer la creación de una comisión contra la impunidad, como las que funcionan en Guatemala y Honduras.

"A partir de ma√Īana nos toca a todos empezar a construir El Salvador que todos queremos", dijo durante la noche electoral.

Pero en su ideología aparentemente no definida algunos críticos ven también una vuelta de tuerca hacia tendencias populistas y temen la ausencia de una agenda política.

El giro al "populismo"

En opinión de Cruz, otro factor que fue decisivo en la victoria de Bukele también se ha manifestado en otros países de la región, incluido Estados Unidos.

Y es que, seg√ļn el analista, el pol√≠tico y empresario salvadore√Īo es parte de "una generaci√≥n de populistas" que ha ganado el poder en diferentes pa√≠ses de Am√©rica.

"Pese a la cercan√≠a de su discurso con la izquierda, en cierto modo, Bukele es el candidato ¬ītrumpista¬ī de El Salvador, en t√©rminos de c√≥mo construye su imagen y c√≥mo logra imponerse a las fuerzas pol√≠ticas tradicionales por medio de las redes sociales", opina.

"Sus actitudes tambi√©n pueden ser muy ¬ītrumpistas¬ī en el sentido de ser muy polarizadas. Suele tener respuestas muy cr√≠ticas con los que lo critican y usa mucho las redes sociales para atacar a sus adversarios", a√Īade.

Así, en criterio del experto, el político también se inscribe, de cierta forma, en el nuevo modelo de liderazgo regional que ha surgido como respuesta a los gobiernos tradicionales.

El empresario y analista salvadore√Īo Rafael Castellanos, af√≠n a la derecha, considera dif√≠cil encasillar a Bukele como alguien de izquierda o derecha, pero lo define como "un populista cl√°sico que apela a los sentimientos en contra".

"Aprovecha los movimientos viscerales de la gente descontenta", destaca.

Las redes sociales

A diferencia de los otros candidatos, Bukele pasó de las pasarelas electorales y escapó de debates, entrevistas y visitas a localidades, pero buscó atención en otro escenario.

Su estrategia para llegar a la presidencia conllevó un terreno que, aunque explorado, nunca había sido explotado de la forma en que ocurrió esta vez: las redes sociales.

Con su experiencia en publicidad, el joven político hizo de Twitter, Instagram y Facebook tres de sus armas para llegar a la población joven.

"Si lo ponemos en perspectiva, las redes sociales jugaron un papel más importante que en el pasado, principalmente porque un candidato como él, que no tenía una fuerte estructura partidaria, tuvo que apoyarse mucho en el uso de ellas para llegar a más personas", considera Cruz.

"√Čl no ten√≠a el ej√©rcito de operadores pol√≠ticos que ten√≠an los dos partidos tradicionales. Entonces las redes sociales cumplieron la misi√≥n de llevar su mensaje, que fue un mensaje muy personalista, muy dado al mensaje corto", agrega.

Desconfianza

Pese a su √©xito electoral, los observadores de la pol√≠tica salvadore√Īa advierten que Bukele se enfrentar√° a una realidad pol√≠tica complicada.

Y es que pese a su contundente victoria, la elecci√≥n de Bukele se dio en un ambiente de muy escasa participaci√≥n electoral, de hecho, la m√°s baja que se ha registrado en el pa√≠s en los √ļltimos a√Īos.

"Si lo vemos en n√ļmeros reales lo que quiere decir es que la mayor√≠a de salvadore√Īos no votaron en realidad por √©l, fue una fracci√≥n poco mayor de la mitad del electorado la que fue a votar. En esa fracci√≥n gan√≥ abrumadoramente, pero eso tambi√©n implica que tendr√° un mandato bastante d√©bil en t√©rminos de apoyo popular", considera Cruz.

Seg√ļn datos oficiales, solo ejercieron el derecho al voto el 51,8% de los electores empadronados.

En criterio del experto, esto no está necesariamente vinculado a la aceptación del presidente electo, sino al propio fenómeno que lo llevó al poder.

"Si lo ponemos en perspectiva, su victoria se debe a ese cansancio con los partidos pol√≠ticos tradicionales, pero tambi√©n a la desconfianza en el sistema pol√≠tico en general. Casi la mitad de la poblaci√≥n no fue a votar, decidieron quedarse en sus casas. Y ese descontento es una realidad con la que tambi√©n tendr√° que lidiar", se√Īala.

El mandatario también tendrá que gestionar la difícil situación en la Asamblea Legislativa, controlada por ARENA y sus socios.

Para Roberto Ca√Īas, analista y excomandante del FMLN, la clave para los pr√≥ximos meses ser√° que Bukele se rodee de un buen equipo para gobernar ("√©l va a ser un director de orquesta, necesita un gabinete que tenga competencia para dirigir el pa√≠s", dice) y de su capacidad de llegar a acuerdos.

"No puede gobernar para la mitad del país, porque hay un sector importante de ARENA que va a ser fuerte oposición".

"Para salir adelante necesita consensos de país que van a ser entendibles por todos en la medida que llegarán en un momento en que El Salvador sale adelante, o El Salvador entero se hunde", afirma.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad