La justicia da luz verde al ingreso en prisión de Lula
Por: El País
Marzo 2018
Fotografia: NELSON ALMEIDA AFP

El expresidente brasile√Īo Luiz In√°cio Lula da Silva se est√° quedando sin espacio por donde continuar su huida hacia delante. El tribunal de segunda instancia TRF-4 de Porto Alegre, que hace justo dos meses ratific√≥ su condena por corrupci√≥n y aument√≥ la pena de prisi√≥n inicial de nueve a√Īos de c√°rcel a 12 y un mes, ha dado luz verde para que el juez S√©rgio Moro ordene el ingreso en prisi√≥n del expresidente m√°s popular de Brasil,. Moro, responsable de juzgar a Lula en el complejo caso Petrobras, fue quien dict√≥ la primera condena y no deber√≠a tener problemas en obedecer dentro de 12 d√≠as, cuando se haya agotado el plazo para recurrir (diez d√≠as) y de responder a esos recursos (48 horas). Lula ser√°, pues, el primer expresidente sobre el cual pesa semejante orden, un precedente terrible para la democracia brasile√Īa, y m√°s terrible a√ļn para todos los pol√≠ticos acusados de corrupci√≥n que sin embargo disfrutan del aforamiento de sus cargos.

Si estuviésemos hablando de un ciudadano cualquiera, no habría motivo para pensar que la orden no se emitiría y ejecutaría lo antes posible, pero Lula es de todo menos cualquiera. El expresidente ya ha ido tejiendo una compleja red de recursos ante varios tribunales que deberían ir retrasando más y más la ejecución de las sentencias en su contra.

Por ejemplo, esta sentencia del TRF-4 depende de lo que decida el Tribunal Supremo sobre el recurso de habeas corpus que el expresidente ya ha solicitado. Si se concede este recurso, se paralizará la ejecución de la sentencia de la instancia. Si no lo hace y Moro da la orden, Lula no tendrá más remedio que ir a prisión. Eso se decidirá el 4 de abril, fecha en la que el Supremo se reunirá para votar.

La espera es corta aunque también es imprevista. El Supremo tenía que haberse pronunciado el jueves pasado pero, en un momento no sin tintes de farsa, uno de los magistrados aseguró que ya había hecho check-in en un vuelo que saldría en unas horas y, ante los ojos atónitos de las incontables personas que seguían el decisivo proceso por televisión, pidió que la sesión se acortase y se votase otro día. Se acordó el día 4, lo que también ha provocado otro enredo: Gilmar Mendes, el juez del Supremo más cercano a los conservadores, y por tanto el más enemistado con Lula, ha anunciado que no podrá presentarse a votar porque ya tiene un compromiso para ese día. Ese compromiso puede ser fundamental porque sin Mendes, el resultado quedaría en un empate 5 a 5, lo que, en casos de habeas corpus, significa la aprobación automática. Lula quedaría fuera de prisión, el país se ahorra una serie de desagradables debates sobre la protección a políticos fuera del cargo, y nadie se habrá manchado las manos defendiéndole.

El Supremo es ahora la gran esperanza del expresidente porque Lula tiene m√°s afinidad con esos magistrados.Y ellos no ven necesariamente con buenos ojos la idea de que una sentencia en la segunda instancia baste para llevar a alguien a prisi√≥n: fue el mismo Supremo quien as√≠ lo decidi√≥, en octubre de 2016, pero con un margen muy estrecho (5 contra 6). Y desde entonces, uno de los magistrados (Gilmar Mendes, de nuevo) ha comentado que podr√≠a haber cambiado de opini√≥n. Tambi√©n se espera que un juez cercano al PT y nominado por Lula, Dias T√≥ffoli, se suma al m√°ximo tribunal en Brasil. Si Lula, el gran orquestador, consigue alinear todos los elementos a su favor, por ejemplo, en el momento de recurrir la sentencia del TRF-4, a√ļn puede vivir para luchar otra batalla.

De fondo ,en todo este asunto est√° la cuesti√≥n de los privilegios que se le conceden a un pol√≠tico brasile√Īo. En Brasil, los cargos p√ļblicos m√°s altos (presidencia y ministros) gozan de aforamiento ante cualquier delito que hayan cometido antes de la investidura, lo que da una idea de hasta d√≥nde quiere llegar Lula con su huida hacia adelante: el 15 de agosto, fecha en la que se puede registrar como candidato. Eso zanjar√≠a la cuesti√≥n que nadie responder. Si un expresidente se libra de la prisi√≥n, malo: todos los pol√≠ticos detenidos por sentencias en segunda instancia querr√≠an pedir un trato similar. Pero si el expresidente entra es peor. Es que ya nadie est√° a salvo.

Candidato ganador e inelegible a la vez

Lula lidera desde hace a√Īos las encuestas de intenci√≥n de voto a las elecciones de este octubre pero nadie sabe si llegar√° candidato o no. En el peor de los casos, estar√° en la c√°rcel cuando se celebren los comicios; en el mejor, estar√° recurriendo su condena, lo cual, seg√ļn la ley Ficha Limpa aprobada en 2010, inhabilita a aspirar a la presidencia. Por ahora, la estrategia del petista es hacer campa√Īa, mucha y muy escandalosa; de esta forma, llegado el momento de registrarse como candidato en agosto, el Tribunal Superior Electoral lo tendr√° m√°s dif√≠cil para imped√≠rselo. Y aunque eso ocurra, el Partido de los Trabajadores a√ļn puede recurrir la decisi√≥n del Tribunal ante el Tribunal Supremo y seguir haciendo campa√Īa hasta que sea demasiado tarde para uno de los dos bandos. Hasta el final, Lula ser√° a la vez un candidato formidable y uno inelegible

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad