Alemania pone fecha al fin del carbón: 2038
Por: El País
Enero 2019
Fotografia: SASCHA STEINBACH / EFE

Alemania se ha propuesto poner fecha a la eliminaci√≥n del carb√≥n. En 2038 como m√°ximo Berl√≠n deber√° haber acabado con su fuente de energ√≠a m√°s contaminante, que ahora suministra el 37% de su electricidad. A primera hora de la ma√Īana de este s√°bado, una comisi√≥n designada por el Gobierno alem√°n ha llegado a un acuerdo, tras meses de deliberaciones y una √ļltima sesi√≥n maratoniana de casi 24 horas. Gobiernos regionales, industria, sindicatos y organizaciones ambientales forman parte de la comisi√≥n, cuyas conclusiones se prev√© que asuma el Ejecutivo de Berl√≠n.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha tenido un papel destacado en las labores de diplomacia para luchar contra el cambio climático. Sin embargo, la adicción a un carbón contaminante y barato de la mayor economía europea ha ensuciado irremediablemente hasta ahora la imagen de Berlín como potencia ambiental. Y sobre todo ha impedido que Alemania cumpla sus compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Berlín se ha comprometido a reducir en un 40% sus emisiones en 2020 respecto a los niveles de 1990. "Este es un día histórico", se felicitó en conferencia de prensa en Berlín Roland Pofalla, presidente de la comisión alemana para el futuro del carbón.

El acuerdo para la eliminaci√≥n del carb√≥n ha sido posible en parte gracias al compromiso de una financiaci√≥n multimillonaria. 40.000 millones de euros en trasferencias a las regiones y 20 a√Īos le va a costar a Alemania acabar con esta fuente de energ√≠a, seg√ļn la hoja de ruta pactada ayer. La comisi√≥n prev√© un cierre paulatino de las centrales, que podr√≠a culminar en 2035 y a m√°s tardar en 2038. Pero dentro de tres a√Īos una serie de centrales, las m√°s viejas, ya deber√°n haber echado el cierre.

Las regiones recibirán ayudas estructurales de hasta 40.000 millones de euros para paliar las consecuencias sociales de una transición energética que se adivina especialmente problemática en el este del país. Es precisamente en esa región donde la extrema derecha, Alternativa para Alemania (AfD), es más fuerte, y donde no duda en exprimir políticamente las tensiones socioeconómicas propias de la transformación energética. En total, unos 20.000 puestos de trabajo dependen del carbón en el país, lo que había dificultado hasta ahora poder alcanzar un acuerdo para su eliminación progresiva.

El c√≥ctel energ√©tico alem√°n es especialmente complejo, ya que el Gobierno alem√°n se comprometi√≥ tras el desastre de Fukushima a cerrar la √ļltima central nuclear en 2022. La idea ahora es que hasta la fecha m√°xima pactada, las energ√≠as renovables, que ya representan en Alemania cerca de un 36% de la electricidad generada, hayan alcanzado la cifra estimada del 65%.

Una de las consecuencias que tendría el plan, de salir adelante, podría ser la preservación del bosque de Hambach, al oeste de Alemania, parte de él destinado a una explotación minera y convertido en el símbolo de la lucha contra el carbón de toda Europa.

 

A la espera de Espa√Īa

MANUEL PLANELLES

Que Alemania lleve el cierre total hasta mediados de la d√©cada de los treinta no coloca a Berl√≠n entre las potencias europeas m√°s ambiciosas. Reino Unido (donde la generaci√≥n con carb√≥n pr√°cticamente se ha sustituido por gas) prev√© el cierre total en 2025; Francia, donde la nuclear sigue reinando, anunci√≥ hace un a√Īo que en 2021 se habr√° despedido completamente del carb√≥n; y el √ļltimo compromiso de Italia es completar su cierre en 2025. Sin embargo, la dependencia de estos tres pa√≠ses del carb√≥n no tiene nada que ver con Alemania, el principal consumidor europeo de este combustible y donde se ubican siete de las diez t√©rmicas m√°s contaminantes de toda la UE.

Tras el anuncio de Alemania, las miradas se dirigen ahora a Espa√Īa, el sexto pa√≠s dentro de la UE por volumen de emisiones de gases de efecto invernadero y que a√ļn no ha fijado un calendario para sus centrales. En Espa√Īa a√ļn hay abiertas 15 centrales de carb√≥n, que emiten alrededor del 15% de todos los gases de efecto invernadero del pa√≠s y generan el 14% de la electricidad. Nueve de esas 15 t√©rmicas cerrar√°n en 2020 en aplicaci√≥n de las normas europeas sobre contaminantes. Y Espa√Īa debe comunicar a Bruselas qu√© ocurrir√° con el resto dentro del plan de energ√≠a y clima que debe remitir ya a la Comisi√≥n. Fuentes del Gobierno espa√Īol indican que el cierre total en Espa√Īa se producir√° en la pr√≥xima d√©cada.

Espa√Īa se alinea as√≠ con la declaraci√≥n internacional que ya han firmado Reino Unido, Francia e Italia, en la que advierte de que, para poder cumplir con el Acuerdo de Par√≠s contra el cambio clim√°tico, se necesita terminar con el carb√≥n antes de 2030 en los pa√≠ses de la OCDE y antes de 2050 en el resto.

La gran discusi√≥n en Espa√Īa es qu√© hacer con las cinco centrales nucleares; es decir, si el Ejecutivo permite que alarguen su vida m√°s all√° de los 40 a√Īos. De no hacerlo, a mediados de la pr√≥xima d√©cada se producir√° el cierre total. Est√° previsto que en unos d√≠as el Gobierno presente su plan energ√©tico para los pr√≥ximos a√Īos y despeje la inc√≥gnita.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Actualidad