El colapso de una represa desata la indignaci√≥n de los brasile√Īos contra las mineras
Por: The New York Times
Enero 2019
Fotografia: Mauro Pimentel/Agence France-Presse ‚ÄĒ Getty Images

 

Tres d√≠as despu√©s de que el colapso de una represa liberara un torrente de lodo y residuos mineros que ha ocasionado la muerte de al menos 60 personas y ha dejado a 292 desaparecidas en la ciudad brasile√Īa de Brumadinho, los residentes tuvieron que evacuar el 27 de enero conforme una segunda presa amenazaba con colapsar. Esta situaci√≥n gener√≥ p√°nico e indignaci√≥n entre los habitantes que han denunciado la poca responsabilidad de la poderosa industria minera de Brasil ante el suceso.

Las sirenas sonaron antes del amanecer, activadas por las fuertes lluvias y los niveles peligrosamente altos del agua en una represa ubicada en un complejo de mineral de hierro de la empresa Vale S. A. Rescatistas en busca de sobrevivientes del desastre decidieron dejar esa tarea para enfocarse en evacuar a los residentes hacia un √°rea de mayor altura.

Para el final del d√≠a, a los residentes se les permiti√≥ volver a sus hogares. Sin embargo, para muchos brasile√Īos, esta √ļltima advertencia fue una evidencia m√°s clara de que el sistema que regula a la industria minera no funciona, lo que pone en riesgo las vidas de las personas y hace peligrar al medioambiente.

Aun as√≠, pocos esperan que las pol√≠ticas sean m√°s estrictas durante el gobierno del nuevo presidente, Jair Bolsonaro, que¬†durante su campa√Īa prometi√≥ restringir las multas y facilitar las regulaciones a la miner√≠a y a otras industrias que explotan los recursos naturales.

Hay m√°s de cuatrocientas represas mineras como la que colaps√≥ en Brumadinho en el estado de Minas Gerais, el centro neur√°lgico de la industria minera brasile√Īa. Hace tres a√Īos, otra represa similar explot√≥ en la ciudad de Mariana, a 120 kil√≥metros, y caus√≥ la muerte de diecinueve personas y desencaden√≥ uno de los peores desastres ambientales en la historia brasile√Īa. Esa represa era propiedad de Vale y la compan√≠a minera angloaustraliana BHP.

Algunas represas que han sido consideradas "inestables" han continuado operando durante a√Īos, dijo Bruno Milanez, un profesor de Ingenier√≠a Industrial en la Universidad Federal de Juiz de Fora. Lo preocupante, dijo, es que las estructuras que colapsaron en Mariana y Brumadinho fueron certificadas como "estables".

En Brasil, auditores independientes verifican la seguridad de las represas mediante inspecciones regulares y el an√°lisis de registros por escrito. El problema, seg√ļn expertos como Milanez y Luiz Jardim, un profesor de Geograf√≠a en la Universidad Estatal de R√≠o de Janeiro, es que las mineras eligen y contratan a los auditores y proporcionan toda la documentaci√≥n.

Y eso no ha cambiado en los tres a√Īos que han pasado desde el desastre de Mariana, afirma Jardim. El marco regulatorio se ha relajado luego de que la ca√≠da en los precios internacionales de las materias primas ha obligado a las compa√Ī√≠as mineras a reducir costos lo que,¬†seg√ļn afirman los expertos, en algunos casos se ha traducido en llenar las represas por encima de su capacidad, reducir los presupuestos de seguridad y el fracaso en establecer sistemas de emergencia.

"Estos no son eventos excepcionales. Las represas se rompen. M√°s lo har√°n", dijo Jardim. "Ya sea que el sistema de monitoreo tiene defectos o las compa√Ī√≠as han encontrado la manera de manipularlo".

Fabio Schvartsman, director ejecutivo de Vale, dijo que todav√≠a investigan la causa de la ruptura del 25 de enero. La represa de Brumadinho ha estado inactiva durante tres a√Īos y fue certificada como estable en diciembre pasado.

No obstante, un representante de Ibama, la agencia federal de protección del medioambiente, advirtió en ese entonces que las represas de Brumadinho no estaban libres de riesgo.

"Se romperán ante cualquier negligencia por parte de quienes se encargan del manejo de riesgos", dijo el representante, de acuerdo con anotaciones de una reunión en diciembre del concejo estatal sobre las regulaciones mineras que fueron enviadas a The New York Times.

En la reuni√≥n, los miembros del concejo votaron sobre la solicitud de Vale para conseguir un permiso que expandiera las operaciones en el complejo minero que inclu√≠a a la represa Brumadinho. Maria Teresa Corujo, una activista, fue la √ļnica integrante en votar en contra.

"Siento una mezcla de dolor, asco, odio e indignación", dijo sobre la aprobación y agregó que la industria minera en el estado de Minas Gerais "domina todos los niveles de poder, coopta y amenaza".

Uno de los pocos cambios concretos despu√©s de la tragedia de Mariana fue un requerimiento para que las compa√Ī√≠as mineras instalen alarmas en las comunidades en riesgo debido a las rupturas de las represas.

Aunque las sirenas sonaron previo a la evacuación del 27 de enero, los residentes de Brumadinho dijeron que no hubo advertencia previa sobre el torrente letal del 25 de enero.

"Nos dijeron que si algo ocurr√≠a en alg√ļn momento, una alarma se activar√≠a para darnos tiempo de sacar todo", dijo Dari Pereira, de 39 a√Īos, un operador de maquinaria que escap√≥ con su familia segundos antes de que un r√≠o de fango arrasara con su casa el viernes.

No hubo tiempo para sacar la ropa, el auto, ni siquiera a las mascotas, dijo Pereira. Escuch√≥ un extra√Īo sonido de crujido; despu√©s, el grito de su suegra en la casa de al lado sobre que la represa se hab√≠a roto. √Čl corri√≥ y se llev√≥ a los ni√Īos. "Segundos despu√©s de que corrimos, vi a una ola llevarse todo, la casa, todo", dijo.

El domingo, refugiado en la casa de su hermana, fue despertado por las sirenas que advertían de una nueva amenaza. "Tuve tanto miedo", expresó. "Pensé: '¡No otra vez, Dios mío!'".

De nuevo, la familia huy√≥ solo¬†con la ropa que tra√≠an puesta, cont√≥ mientras estaba sentado en una cl√≠nica local con una peque√Īa mochila de ropa donada y sin una idea clara de su futuro.

Mientras intentaban comprender lo que habían perdido, muchos residentes se preguntaron por qué no fueron advertidos sobre los riesgos.

Ademir Caricato, un l√≠der comunitario en el vecindario de Parque da Cachoeira, donde alrededor de cuarenta casas fueron destruidas y hasta el momento una persona sigue como desaparecida, dijo que los representantes de Vale les dijeron a los residentes el a√Īo pasado que la presa representaba poco peligro.

"Nosotros ser√≠amos los primeros en morir", recuerda que¬†dijo uno de los empleados, al se√Īalar que las oficinas administrativas de la mina est√°n justo debajo de la represa.

Raquel Dodge, procuradora general de Brasil, anunci√≥ la creaci√≥n de un equipo especial para investigar el caso de la tragedia de Brumadinho, y los jueces ordenaron a Vale que destinara 11.000 millones de reales (alrededor de 2900 millones de d√≥lares) para pagar los da√Īos causados por el colapso de la represa.

No obstante, los expertos afirman que est√°n esc√©pticos de que las cosas mejoren bajo el gobierno del nuevo presidente de extrema derecha, Bolsonaro, quien bas√≥ su campa√Īa en una plataforma a favor de los negocios y abiertamente hostil a las regulaciones ambientales. Prometi√≥ abrir √°reas protegidas a la miner√≠a y eliminar la "industria" de multas ambientales.

Después de visitar la zona de la tragedia, tanto él como su ministro de Medioambiente, Ricardo Salles, dijeron que las represas mineras necesitan una regulación más estricta. Pero cuando Salles fue el jefe ambiental del estado de São Paulo intentó, sin éxito, facilitar que las mineras obtuvieran certificados de seguridad y de impacto ambiental.

Posterior a la tragedia de Mariana, Vale y BHP destinaron 780 millones de d√≥lares a crear un fondo para reparaciones, y llegaron a un acuerdo que val√≠a mucho m√°s con los procuradores brasile√Īos estatales y federal. Sin embargo, los cr√≠ticos afirman que la poca responsabilidad personal (lo que incluye a las penas de prisi√≥n) de los responsables genera una sensaci√≥n de impunidad.

"Nadie ha sido condenado personalmente. Todos los gerentes y directores han seguido adelante y tienen vidas normales", dijo Milanez. "Las posibilidades de que Brumadinho termine de la misma manera son muy altas".

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Actualidad