El teatro de la crueldad
Edición "Dat0s 184"
Por: Zana Petkovic
Noviembre 2015

Lo único que hay después de un final es un nuevo comienzo. Algunos edificios, nuevos palacios y tal vez algún parque serán nuevos. El resto, es decir, el ser humano sigue siendo igual. El mundo en sí, es una arena muy compleja. Por ese motivo no se lo puede ordenar utilizando soluciones simples. Mientras en el planeta existen dos personas que quieren demostrar su poder y supremacía sobre el otro; el sistema, llámese cómo se llame, será un capitalismo cruel.

El resto no es nada más que el teatro, que como tarea tiene la obligación de disfrazar los comportamientos humanos, crueles en diferentes formas.

Un ejemplo claro son los programas de televisión que tienen -además de mover enormes sumas de dinero- la tarea de embrutecer y pasivizar al consumidor hasta llevarlo a un estado de sonambulismo despojado de su auténtico y creativo punto de vista; dones que todo ser humano recibe al nacer. Una vez sin iniciativas y sin uerzas para buscar soluciones que podrían mejorar el estado general de las cosas, los seres humanos, se convierten en objetivos sociales que a diario ingieren la píldora de los medios masivos que a los miserables, destruidos, empobrecidos y sin justicia, les ofrece el reemplazo para una vida real ausente, miserable en general.

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Personajes
Corresponsales
La magia argentina está en problemas 
Por: Martín Caparrós/ The New York Times
España: La grieta avanza 
Por: Martín Caparrós/ The New York Times
¡Oh, qué sorpresa, aquí se roba! 
Por: Martín Caparrós/ The New York Times
Editorial de El País de España: Morales eterno 
Por: El País