Llegar a la Meta y la violencia contra la mujer
Edición "dat0s 210"
Por: Zana Petkovic
Mayo 2018

Me llegó un texto corto. Interesante. Rockfeller declara: "El feminismo es nuestro invento. Antes solo la mitad de la populación mundial pagaba impuestos. Ahora casi todos pagan, pues las mujeres trabajan. De esta manera el feminismo nos ayudó a destruir los hogares y nos da total control sobre la familia. Los hijos no tienen el control invisible de la familia. Ahora están bajo nuestra dirección a través de los medios desde donde les mandamos información. Incitando a las mujeres que se enfrenten a los hombres y destruyendo las familias logramos construir una sociedad egoísta, sin empatía que trabaja y gasta lo que gana. De esta manera construimos esclavos que creen vivir la vida de manera muy buena y feliz, caminando hacia una Meta".

En esta sociedad la violencia contra la mujer y los niños está casi legalizada. Gracias a los medios descubro que hay diferentes tipos de violencia: violencia sexual, psicológica, la que ignora, violencia mental. "La lucha contra la violencia debe ser permanente, sin piedad y consecuente", dicen. Nadie o muy pocos hablan sobre la violencia en el trabajo.

Las mujeres trabajan de día y de noche. Mucho más que ocho horas al día. No reciben la misma remuneración que los hombres y son víctimas de acoso sexual y chantajes de toda clase en sus puestos de trabajo. Además de ser víctimas en sus casas, las mujeres sufren violencia en sus lugares de trabajo, en el sistema estatal y privado. En las compañías grandes donde trabajan las mujeres hay grandes campañas contra la violencia a la mujer en sus hogares. De la violencia en el sistema laboral se habla poco.

Es muy importante luchar contra la violencia hacia la mujer en su vida de pareja y dentro del hogar. Solo así la mujer puede trabajar día y noche. Muy difícil una mujer podrá trabajar día y noche si, de paso, su novio o su marido la pega y maltrata cuando llega a casa. No podemos permitir que una mujer que debe trabajar 22.000 horas al mes sea víctima de violencia doméstica. La debemos cuidar para que soporte la violencia laboral.

Creo que la violencia esta sistemáticamente y muy bien planificada desde los más altos niveles de la sociedad. Los que golpean, maltratan psicológicamente, utilizan, acosan, se burlan, roban y explotan a las mujeres lo aprendieron de la sociedad en diferentes ámbitos. Aprenden día a día que maltratar, amenazar, utilizar y explotar, es un comportamiento permitido en diferentes segmentos sociales y durante veinticuatro horas al día. Todo lo aprendido lo practican en su casa. En la vida con su pareja. Practicando se aprende bien y se llega lejos. Conclusión: cuando uno aprende a ser violento de diferentes maneras más lejos llega a su Meta; aquel que no llega a su Meta es como si no hubiera existido. Quien no piensa sobre una Meta es como si nunca hubiera pensado.

Llegando a la Meta los ciegos verán, los cojos caminarán, los enfermos se sanarán, las mujeres serán hombres, los hombres serán mujeres, los niños se convertirán en hombres grandes y viceversa. Llegando a nuestra Meta todos por fin seremos algo. Entonces todo será perfecto. Ninguna tradición, ningún sueño, ninguna canción es posible comparar con esa felicidad completa que provoca el llegar a la Meta.

Vale el sacrificio dicen los que manejan el barco de esclavos. La Meta nos espera. Llegando a la Meta olvidaremos la violencia que tuvimos que soportar. Vale la pena esperar ese día. El día cuando todos lleguemos a la Meta. Mientras tanto conscientes que la Meta nos espera soportaremos la espera. Un poeta escribe: "amor vale la pena solo si se espera, mientras de sí apenas una señal demuestra...".

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Corresponsales
El hambre no importa 
Por: Martín Caparrós / The New York Times
La morgue itinerante 
Por: Jorge Zepeda Patterson / El País
Elecciones en Brasil: el autoritario vs. el preso vs. el místico 
Por: Vanessa Barbara / The New York Times
Cuando el periodismo se vuelve mitología 
Por: Jorge Carrión / The New York Times