Paso el día como si nada
Edición "Dat0s 218"
Por: Zana Petkovic
Febrero 2019

Recostada sobre un sof√° de dise√Īo postmodernista observo las luces de la ciudad que se pierden en el humo de di√≥xido de carbono. Esto d√≠as la temperatura promedio es de m√°s de cuarenta grados. Calor que provoca nauseas. Un mate de manzanilla deber√≠a resolver mi malestar. No estoy muy segura. ¬†Acurrucada medito eligiendo entre dos opciones: una serie de televisi√≥n que en sus primeros quince minutos ya tiene algo de diez cad√°veres o el paisaje CO2.

Todos los que hoy en d√≠a ostentan sus t√≠tulos de nobleza en Inglaterra y Estados Unidos en realidad son los descendientes de los¬† especuladores de guerra.¬† Las fortunas m√°s grandes de estas dos econom√≠as fueron acumuladas de manera poco honrosa. Cada pa√≠s seg√ļn sus necesidades, tama√Īo y recursos. Estamos rodeados por hip√≥critas. En todas partes y en todo lugar. Ni siquiera se ocultan. Lo que alguna vez fue vergonzoso hoy en d√≠a lleva la bandera del √©xito. Claro que antes tambi√©n fue parte de la vida estas sinverg√ľenzuras. Muchos libros nos hablan de eso. Judas traicion√≥ a Cristo por diez monedas de oro y vino a cenar con √©l como si nada.

Paso el día como si nada II

En las noticias cuentan: Dicen que es m√©dico y que lo llaman Daniel Fas. Quiere venir a Serbia a curar nuestra gente de c√°ncer. A costa de nuestro sistema de salud. Traer√≠a, dicen, aparatos de √ļltima generaci√≥n. Nuestro fondo de sistema de seguro estatal pagar√≠a las m√°quinas y los medicamentos. Claro que ser√≠a f√°cil para Mister Fas. Sabe √©l muy bien qu√© clase de bombas d√≥nde y c√≥mo fueron tiradas desde los aviones de la OTAN sobre nuestro territorio serbio. Ahora Mister Fas necesita a los infelices enfermos de c√°ncer para hacer sus experimentos.¬† Es m√°s barato hacer experimentos en serbios que en los primates. Adem√°s, los monos gozan de protecci√≥n de los medioambientalistas. Los serbios no tienen ese privilegio. Miter Fas trae aparatos, nosotros pagamos los gastos; √©l se lleva los resultados. Los va necesitar para bombardear alg√ļn otro pueblo.

Paso el día como si nada III

No estoy muy segura si mi malestar pas√≥ gracias a una infusi√≥n de manzanilla o por el cari√Īo de mi gente. Las dos cosas juntas. Vuelve el calor y el di√≥xido de carbono desaparece. De nuevo la vista puede reposar sobre las luces de la ciudad.

"No maten a los artistas", reza un eslogan que trata de vender alg√ļn producto gelatinoso que se supone ayudar√° en la belleza de la mujer. Me hace recordar la pel√≠cula de Fran√ßois Truffaut, cineasta franc√©s. No maten al pianista, y la forma po√©tica con la que sol√≠a mostrar la muerte en sus obras maestras. Muchos a√Īos despu√©s apareci√≥ Tarantino y las escenas de sangre se han convertido en burla.

La vida misma es como una s√°tira y da risa. En la pantalla as√≠ como en la vida misma se glorifica el desequilibrio y los asesinatos en masa. En alg√ļn estudio oculto las mentes primitivas desarrollan estrategias pol√≠ticas para formar asesinos en serie. Despertarse cada d√≠a y respirar el aire con sonrisa se ha convertido en una verdadera haza√Īa. Se nos ense√Īa la felicidad desde una pantalla. El di√≥xido de carbono reemplaza nuestro ox√≠geno. Paso el d√≠a como si nada.

 

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Artículos Relacionados:
Personajes
Corresponsales
El hambre no importa 
Por: Martín Caparrós / The New York Times
La morgue itinerante 
Por: Jorge Zepeda Patterson / El País
Elecciones en Brasil: el autoritario vs. el preso vs. el m√≠stico 
Por: Vanessa Barbara / The New York Times
Cuando el periodismo se vuelve mitolog√≠a 
Por: Jorge Carrión / The New York Times