Sociedades abiertas y caos dirigido
Edición "Dat0s 192"
Por: Zana Petkovic
Agosto 2016

Para entender este caótico escenario que a nivel global está viviendo la humanidad es necesario leer mucho y buscar información entre los títulos de la prensa internacional.

Todo lo que está pasando en el mundo es, parece, parte de un libreto, escenografía y dirección preparada de antemano.  No es fácil saber a ciencia cierta que roles están preparando los "directores" para la siguiente película de terror.

El magnate bursátil y filántropo George Soros vuelve a  la carga y declara que Ángela Merkel es culpable por el desastre que se desató sobre Europa por su  debilidad hacia los refugiados. Sin embargo, el mismo Soros ha creado la crisis de los inmigrantes en Europa cuando al principio, en el mes de noviembre de anterior año,  vociferó que las fronteras del viejo continente no deberían existir y que los inmigrantes debían ser atendidos criticando los muros que el presidente Húngaro comenzó a levantar para controlar la entrada de los inmigrantes a su territorio.

Claro está que  donde el viejo filántropo pone su interés promoviendo su concepto de "la sociedad abierta", el caos es inminente. Resulta que "las sociedades abiertas" son abiertas solo para Soros y sus proyectos filantrópicos que siempre terminan acumulando más billones para él y sus compañeros trae tragedia, guerra, sufrimiento y pobreza de esclavitud  para las sociedades  a las que  Soros "ayuda".

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Lo más leido en:
Opinion
Artículos Relacionados:
Personajes
Corresponsales
Para qué sirve protestar 
Por: Vanessa Barbara / The New York Times
«Creemos que las RRSS son gratis, pero estamos pagando con nuestra información» 
Por: ABC
La lección del doctor Fajardo 
Por: Martín Caparrós/ The New York Times
'Me calienta que seas tan pelotudo' 
Por: Martín Caparrós/ The New York Times