Apple ataca a Google, Facebook y Twitter por hacer negocio con los datos
Por: ABC
Junio 2015
Fotografia: ABC

No ¬†hizo falta que mencionara a¬†Google, Facebook o Twitter. Todo el mundo se dio por enterado cuando Tim Cook lanz√≥ el mayor ataque que se recuerda contra sus grandes competidores tecnol√≥gicos. Tuvo lugar este lunes 1 de junio, cuando el consejero delegado de Apple hizo una aparici√≥n a trav√©s de una videoconferencia en el evento EPIC's¬†Champions for Freedom, en Washington. ¬ęOs hablo desde Silicon Valley, donde algunas de las compa√Ī√≠as m√°s importantes y exitosas han construido sus negocios animando a sus usuarios a ser complacientes con el uso de su informaci√≥n personal¬Ľ, dijo en un discurso al que tuvo acceso ¬ęTechcrunch¬Ľ. ¬ęEst√°n engullendo todo lo que puedan saber sobre ti y tratando de monetizarlo. Nosotros creemos que eso est√° mal. No es el tipo de compa√Ī√≠a que Apple quiere ser¬Ľ.

EPIC (Centro para la Informaci√≥n Privada Electr√≥nica, en sus siglas en ingl√©s) es una organizaci√≥n dedicada al estudio de los problemas emergentes relacionados con la privacidad y las libertades civiles en el entorno de internet. Cook trat√≥ de diferenciar¬†el tratamiento que Apple da a los datos privados de sus usuarioscon el de sus grandes competidores. ¬ęNosotros¬†no creemos que [la privacidad] sea algo que tengas que intercambiar por un servicio que se supone gratuito, pero que en realidad acaba teniendo un coste muy alto. Esto es todav√≠a m√°s importante cuando almacenamos datos sobre nuestra salud, nuestro dinero o nuestras casas en nuestros aparatos¬Ľ, explic√≥.

No era la primera vez que Cook expon√≠a su punto de vista sobre privacidad: ya lo hizo el a√Īo pasado¬†en una entrevista en el programa televisivo de¬†Charlie Rose para hablar sobre mensajes encriptados, en una carta abierta sobre las nuevas medidas de seguridad de Apple tras el esc√°ndalo de las filtraciones de fotos privadas de famosas y en un discurso en la cumbre sobre ciberseguridad organizada este a√Īo por el presidente de EE.UU., Barack Obama, en la Universidad de Stanford (a la que no acudieron los m√°ximos responsables de Google, Facebook o Yahoo).

Sin embargo, nunca hab√≠a apuntado con tanta precisi√≥n a quienes hacen dinero con la privacidad del usuario:¬†¬ęCreemos que el cliente debe controlar su propia informaci√≥n. Quiz√° te gusten esos servicios supuestamente gratuitos, pero no creo que merezcan que tengan tu email, tu historial de b√ļsquedas y ahora incluso tus fotos familiares rastreados y vendidos para sabe Dios qu√© objetivos publicitarios¬Ľ. Se trataba de una referencia expl√≠cita a Google Photo, una aplicaci√≥n presentada la semana pasada que permite a los usuarios de Google guardar y organizar sus fotos de forma gratuita en Internet -reconocimiento facial y geolocalizadores son algunas de sus funciones-.

En su discurso, Cook tambi√©n se refiri√≥ a los planes del Gobierno¬†de limitar el uso de mensajes encriptados (por ejemplo, los que Apple utiliza en aplicaciones como iMessage o FaceTime). ¬ęSi pones una llave debajo de la alfombrilla para la polic√≠a, los ladrones tambi√©n pueden encontrarla¬Ľ, asegur√≥.

Publicidad a medida

Pero en el centro del pulso entre Apple y los gigantes de internet está la llamada publicidad segmentada, que ha beneficiado al usuario (al recibir anuncios que se ajusten a sus intereses) y a las empresas desarrolladoras de estos servicios (al ampliar sus ingresos). Sin embargo, todo tiene un precio: la privacidad. Los usuarios ceden información sensible a costa de utilizar estas plataformas, relacionarse con otras personas o pasar el rato.

¬ęEllos viven un poco de nuestra informaci√≥n y nos ofrecen sus servicios a cambio de que le facilitemos los datos. La privacidad no existe en internet hoy en d√≠a. Est√°s dando tus datos a muchas empresas voluntariamente.Los usuarios no son conscientes¬Ľ, se√Īala a ABCLuis Corrons, director t√©cnico de¬†PandaLabs en la firma de seguridad Panda, quien asegura que las grandes corporaciones de internet no ¬ęcogen tus datos para venderlos a terceras personas¬Ľ. Voluntariamente, los usuarios escriben sus datos personales en sus biograf√≠as. Con un peque√Īo gesto le dan a ¬ęme gusta¬Ľ a decenas de p√°ginas que les interesa. Y comparten sus im√°genes de sus hijos y sus fiestas sin miedo. Pero eso permite a empresas como Facebook elaborar un perfil detallado de todos nosotros. Va camino de rastrear el planeta entero.

Hay dos modelos de negocio enfrentados: los que cobran por servicios y los que lo ofrecen gratis a cambio de los datos para fines publicitarios. ¬ęEs un mercado que ha adquirido una gran profundidad. Hemos pasado en diez a√Īos de una publicidad contextual¬†a un modelo que se basa en an√°lisis de comportamiento¬Ľ, matiza¬†Ricard Mart√≠nez, presidente de la¬†Asociaci√≥n Profesional Espa√Īola de Privacidad.

Por su parte,¬†Eduard Blasi, especialista en derecho tecnol√≥gico en¬†Marimon Abogados, asegura que hay ¬ęuna gran cantidad de servicios gratuitos que, en muchas ocasiones, no resultan tan gratuitos como tal. Efectivamente, no hay un pago econ√≥mico pero, claro, todo servicio comporta unos gastos. Facebook y Google tienen unos gastos que tienen que sufragar, pero ¬Ņde qu√© forma?¬†A trav√©s de los datos personales en muchos casos¬Ľ, subraya. Las principales compa√Ī√≠as ¬ęintentan estudiar el comportamiento de sus usuarios para mandarles publicidad personalizada. Estos datos de navegaci√≥n son un activo que tienen en su poder¬Ľ.

Lo hacen de m√ļltiples formas. Revisando el historial de navegaci√≥n, los gustos, la edad, el sexo o la ubicaci√≥n, las empresas cruzan estos par√°metros para que el usuario reciba contenidos individualizados y, con ello, aumentar las posibilidades de venta. Y se garantizan, adem√°s, de que va a pinzar la curiosidad del receptor. ¬ęMuchas veces si nos leemos detenidamente los t√©rminos y condiciones que aceptamos, muchos servicios no nos compensar√≠an¬Ľ, opina este experto. Ya se sabe la m√°xima de internet:¬†cuando el servicio es gratuito, el negocio eres t√ļ.

La huella que dejamos en internet

JAVIER ANSORENA/JOS√Č MANUEL S√ĀNCHEZNUEVA YORK/MADRID

Buscas en internet unas zapatillas para correr y, al d√≠a siguiente, tu muro en Facebook y las webs que visitas se plagan de publicidad de calzado deportivo. Tener vida en internet -buscar informaci√≥n, comprar billetes, compartir fotos, opinar- deja un rastro, una ¬ęhuella digital¬Ľ, que es un caramelo para los anunciantes.

Esas acciones dan cuenta de los gustos del consumidor, su edad y localizaci√≥n, aficiones y perfil socioecon√≥mico. A veces los datos los facilitan directamente los usuarios al registrarse en una web. Dan su nombre, direcci√≥n, tel√©fono, email... Y en Facebook regalan adem√°s su estado civil, puesto de trabajo o d√≥nde han estudiado. Otras la informaci√≥n se recoge sin consentimiento directo, por ejemplo, datos de qu√© p√°ginas se visitan, cu√°ndo se da al bot√≥n de ¬ęMe gusta¬Ľ en Facebook o los mensajes retuiteados en Twitter. El resultado son monta√Īas de datos personales sobre las que estas aplicaciones gratuitas montan su negocio.

 

Comentar
Imprimir
Enviar Articulo

Comentarios sobre el artículo
El contenido de los comentarios es de entera responsabilidad de los usuarios y no reflejan necesariamente la linea editorial de la revista Datos.
Nombre
E-mail
Comentario
Copie el código de seguridad:
 »» 
SUSCRÍBASE AHORA
Ingreso Suscritos
Artículos Relacionados: