Rafael Archondo: "Hay un repliegue del periodismo como actividad cr铆tica"
Por: Los Tiempos Lunes, Febrero 20, 2017-Hrs.
Rafael Archondo | Rafael Sag谩rnaga

Fafael Archondo es uno de los contados especialistas acad茅micos de la comunicaci贸n boliviana que adem谩s cuenta con sobrada experiencia en el ejercicio del periodismo. Desde M茅xico, donde actualmente reside, analiz贸 para OH! la compleja coyuntura que viven hoy los medios nacionales y su relaci贸n con el poder pol铆tico.

OH!: El esc谩ndalo Zapata cumple un a帽o de recurrente vigencia. Hasta se lo ha asumido, desde diferentes 贸pticas, como carta decisoria para el destino pol铆tico del pa铆s. 驴Qu茅 errores, delitos o pecados cometieron los medios bolivianos no oficialistas en el tratamiento de este tema?

Los periodistas en general, de todos los medios del pa铆s, cometimos un error inicial que nos llev贸 a incurrir en otros posteriores y derivados.

A partir de la confirmaci贸n, el 5 de febrero de 2016, de que Gabriela Zapata fue pareja de Evo Morales, todo lo que ella o su entorno familiar y legal dec铆an, sonaba cre铆ble para el periodismo. Hubo sin embargo una excepci贸n, cuando Paola, la hermana de Zapata, que fue diputada de la oposici贸n, dijo que nunca hab铆a visto al ni帽o, su declaraci贸n fue r谩pidamente descartada y no se le dio seguimiento. Se crey贸 m谩s en Pilar Guzm谩n, la supuesta t铆a de cari帽o, quien result贸 poco fiable. Resultaba adem谩s extra帽o que ni los padres ni la familia m谩s cercana a la ex novia de Morales declararan nada ni se mostraran solidarios con la detenida.

La propensi贸n a mantener al n煤cleo central del poder pol铆tico en el ojo del esc谩ndalo result贸 noticiosamente atractivo, pero a momentos endeble a la hora de recolectar evidencias.

OH!: 驴C贸mo califica el hecho de que qui茅n destap贸 el esc谩ndalo finalmente de un gran paso atr谩s y anuncie que no hab铆a el ni帽o?

El 16 de mayo de 2016, Carlos Valverde fue malentendido o se explic贸 muy mal. 脡l acaba de aclarar en su reciente documental que lo que quiso decir era que el ni帽o que los abogados de Zapata estaban a punto de mostrar a los medios, no era Ernesto Fidel Morales Zapata. No supo expresarlo con claridad y apareci贸 como alguien que se retractaba. En rigor, mientras no exista un certificado de defunci贸n del ni帽o o pruebas irrefutables de que nunca naci贸, nada concluyente a煤n puede afirmarse.

OH!: 驴C贸mo califica el manejo del caso Zapata por parte del Gobierno y los medios para -oficialistas y el corolario del documental del "cartel de la mentira"?

El Gobierno nunca pudo unificar su libreto al momento de generar sus reacciones e incurri贸 en constantes contradicciones. Primero dijo que el ni帽o muri贸, luego exigi贸 que se lo presente a su padre, despu茅s sostuvo que nunca naci贸. Momentos antes hab铆a asegurado que el Presidente conoci贸 al beb茅 y que lo envi贸 a hacerse un tratamiento m茅dico. Los medios oficialistas reflejaron esa sucesi贸n de contradicciones y pasaron por las mismas verg眉enzas. El documental de Andr茅s Salari, financiado con recursos estatales, no fue capaz de demostrar que los cuatro medios acusados de formar un c谩rtel hubieran coordinado sus coberturas. Llega al extremo de colocar como evidencias, informaciones y noticias de otros medios como La Raz贸n, El Correo del Sur, Panamericana o Los Tiempos, que no est谩n en la lista de los acusados de mentir. Es un trabajo muy mal hecho que usa como sus fuentes principales a cuatro esposos, vinculados al oficialismo y al propio gerente de Abya Yala, canal en el que trabaja el autor de la pieza audiovisual.聽 "El C谩rtel de la Mentira" es una obra sin rigor, propia de un militante pol铆tico y no de un investigador serio.

OH!: Censura, autocensura, sumisi贸n...,驴qu茅 pasa con la libertad de prensa en Bolivia hoy?

Creo que la censura es cada vez menos frecuente. En cada medio hay periodistas convencidos de las bondades del llamado "proceso de cambio" o de la urgencia de lograr un relevo de liderazgo nacional en 2019. En esos contextos, los que tenemos son medios homog茅neos en lo interno que se contradicen como bloques unificados.聽 La autocensura se da en los medios que tienen que elegir entre recibir publicidad estatal o sostener periodistas cr铆ticos con el poder. Sumisi贸n ser铆a un sin贸nimo de autocensura.

OH!: Hace unos a帽os usted denunci贸 la existencia de grupos medi谩ticos que blindaban otros intereses en Bolivia. Entiendo que a ello se suman otro tipo aparatajes en estos a帽os. 驴Cu谩l el escenario de la propiedad de los medios y su influencia en la pol铆tica boliviana hoy?

El panorama actual ya ha sido descrito por las propias autoridades. Los medios que reciben publicidad estatal y que son una abrumadora mayor铆a, procuran no sobrepasar ciertos l铆mites y contienen sus cr铆ticas al gobierno. Los que no tienen esos ingresos, se llaman a s铆 mismos "independientes" y debido a la indiferencia de los anunciadores privados, sufren asfixia econ贸mica. Algunos de esos medios est谩n al borde de la quiebra o se sostienen con gastos limitados. En tal sentido, las libertades han perdido lugar en los espacios medi谩ticos y se han refugiado en el uso irrestricto de las redes sociales, las cuales, sin embargo no gozan de la misma credibilidad que los medios profesionales.

Creo que hoy la situaci贸n es m谩s preocupante que la que vivimos a finales del siglo pasado cuando la propiedad medi谩tica empez贸 a concentrarse en pocas manos. En ese tiempo, los periodistas cr铆ticos 茅ramos la mayor铆a y aunque sufr铆amos recortes a nuestro campo de acci贸n, pod铆amos sostenernos en nuestros puestos de trabajo.

OH!: 驴Cu谩les son las mayores dificultades para el ejercicio del periodismo en Bolivia hoy?

La m谩s grave es la falta de medios libres con solvencia econ贸mica. La sobrevivencia financiera ha implicado, muchas veces, autocensura. En ese contexto, los pocos periodistas distantes con el poder tienen cada vez menos lugares para trabajar.

OH!: 驴Qu茅 opina sobre la creciente influencia de las redes sociales y las iniciativas del Gobierno para regularlas?

Las redes sociales no se pueden regular. Eso es materialmente imposible porque no est谩n restringidas al territorio de ning煤n pa铆s en particular. La informaci贸n all铆 circula al margen de los estados de manera radicalmente descentralizada. Lo m谩ximo que se ha podido hacer es intervenir en los buscadores para que la gente no pueda encontrar ciertos contenidos como sucede en China. La otra opci贸n ha sido privar a las personas del servicio como en Cuba. Ninguna de las dos cartas podr谩 ser jugada ya por el Estado boliviano. Por ello mismo, la influencia de las redes sociales ir谩 en constante crecimiento. Se trata de un campo de batalla en el cual el gobierno puede perder o ganar, dependiendo de su capacidad para distribuir contenidos exitosos.

OH!: 驴Cree que se agraven los problemas para el ejercicio de la libertad de prensa en el pa铆s?

Indudablemente que s铆. Ya hemos vivido el debilitamiento agudo de Erbol, cuyo personal se ha reducido dram谩ticamente y eso mismo est谩 ocurriendo ahora con ANF. Estos espacios cr铆ticos seguir谩n perdiendo poder persuasivo. La tendencia es a que los periodistas equidistantes del poder se refugien en las redes sociales para seguir marcando pautas de opini贸n, lo cual no siempre implica que se fortalezcan.

OH!: 驴Cu谩nto est谩 influyendo este escenario en la calidad y en la falta de innovaci贸n informativa? Ya no se advierten fen贸menos comunicativos de especial impacto en Bolivia. De ser as铆, 驴qu茅 otros factores agravan este vac铆o?

Con la llegada del neoliberalismo, los medios de comunicaci贸n vivieron una expansi贸n notable. Apareci贸 la red de canales privados (1985) y se fundaron o refundaron varios medios impresos (Hoy, Ultima Hora, La Raz贸n, Presencia). Con ello, un grupo nuevo de periodistas entr贸 en escena y se consolidaron espacios importantes de opini贸n y de an谩lisis. Tras la crisis de este esquema de gobierno en 2005, la inversi贸n privada en este campo se ha reducido al m铆nimo. Salvo la aparici贸n de P谩gina Siete, que marca una contra-tendencia, lo que hemos visto es el cierre de La Prensa y otros medios, y la erradicaci贸n de programas de interpretaci贸n en los horarios estelares de la televisi贸n. Hay un repliegue acentuado del periodismo como actividad cr铆tica. La izquierda, normalmente muy productiva en este terreno tampoco ha forjado sus trincheras de papel.

Las razones de este retroceso podr铆an ser la construcci贸n de una hegemon铆a partidaria alrededor del MAS y la debilidad cr贸nica de la oposici贸n.聽 El pa铆s tiene menos motivos para debatir y quienes controlan las decisiones no tienen mucho inter茅s en hacerlo.

OH!: 驴Qu茅 deber铆a hacerse en Bolivia para mejorar el ejercicio de la libertad de prensa?

La 煤nica opci贸n parece ser que el Estado pierda algo de su capacidad financiera y que al mismo tiempo crezca la capacidad cuestionadora de la sociedad civil. Eso solo puede ocurrir si se invierten m谩s recursos t茅cnicos y monetarios en los segmentos ciudadanos que no dependen del poder central. Ello depende de dos fuentes, la empresa privada y la sociedad civil internacional. En este momento ambas est谩n restringidas por la acci贸n limitante del propio Estado. En tal sentido el panorama no es muy halagador

Perfil

Rafael Archondo Quiroga

Es periodista. Ejerci贸 como tal desde 1985, en los diarios La Raz贸n, La Prensa y Presencia, los semanarios Aqu铆, Pulso y La 脡poca, radio Erbol, los canales Bolivia TV y Radio y Televisi贸n Popular (RTP). Dirigi贸 la Agencia de Noticias Fides (ANF). Trabaj贸 durante diez a帽os dentro de organismos de la cooperaci贸n internacional (PNUD y BM) como investigador y responsable de acceso a la informaci贸n. Tiene una licenciatura en Comunicaci贸n Social de la Universidad Cat贸lica Boliviana de La Paz, una maestr铆a en Periodismo Profesional de la Universidad Complutense de Madrid y un doctorado en Investigaci贸n Social con menci贸n en Ciencia Pol铆tica de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Represent贸 a Bolivia ante la ONU entre 2011 y 2012. Ha publicado "Compadres al Micr贸fono" (1990), "El Bistur铆 por Espada" (2000) e "Incestos y Blindajes" (2003).