La historia del PCC, la banda que aterroriza a Brasil y dio el golpe contra Prosegur en Paraguay
Por: Infobae Martes, Abril 25, 2017-Hrs.
Infobae

El Primeiro Comando da Capital es considerada la mayor organizaci贸n criminal del gigante sudamericano. Naci贸 en las c谩rceles de San Pablo y se extendi贸 a las favelas de todo el pa铆s, donde maneja gran parte del narcotr谩fico
Un ej茅rcito. El asalto del lunes a la madrugada en la sede de Prosegur en Ciudad del Este, Paraguay, fue perpetrado por decenas de combatientes (versiones hablan de entre 30 y 50) altamente entrenados, armados con fusiles de guerra, granadas y explosivos. Volaron la fachada del edificio, entraron y se llevaron seis millones de d贸lares. Para evitar la acci贸n de la Polic铆a, incendiaron veh铆culos repletos de municiones en los accesos a la Jefatura.

A las 3:30 los delincuentes se fueron en cinco camionetas y emprendieron la huida, dividi茅ndose en tres grupos para despistar a las fuerzas de seguridad. Sin embargo, poco despu茅s de que arribaran en lanchas a Itaipulandia, Brasil, algunos de los criminales fueron interceptados por la polic铆a, que mat贸 a tres de ellos, detuvo a cuatro y recuper贸 una parte del bot铆n. El resto de la banda contin煤a pr贸fugo.

La pregunta que todos se hac铆an era qu茅 organizaci贸n pod铆a tener la envergadura para montar un operativo semejante. El interrogante empez贸 a develarse en las 煤ltimas horas: todo apunta al Primeiro Comando da Capital (Primer Comando de la Capital, PCC), la mayor organizaci贸n criminal brasile帽a.

El PCC naci贸 a principios de los 90 en el Centro de Rehabilitaci贸n Penitenciaria de Taubat茅, una c谩rcel del estado de San Pablo en la que eran alojados criminales de alta peligrosidad. En gran medida fue una respuesta a la Masacre de Carandiru, en la que la Polic铆a Militar paulista puso fin a un mot铆n matando a 111 reclusos, el 2 de octubre de 1992. Muchos delincuentes juntos, un contexto de violencia extrema y una profunda sed de venganza contra las autoridades, fueron el combo perfecto para la creaci贸n de una organizaci贸n que se puso como objetivo controlar las c谩rceles del estado.

En un primer momento, el PCC, tambi茅n llamado 15.3.3 por el orden de las letras en el alfabeto, se limitaba a organizar motines para reclamar mejoras en las condiciones de detenci贸n. Luego empez贸 a ejecutar atentados contra edificios p煤blicos, como otra herramienta de presi贸n. Entrados ya los a帽os 2000 su ambici贸n聽pas贸 a ser tener el control del crimen organizado, especialmente del narcotr谩fico.

Hoy se calcula que tiene presencia en el 90% de las c谩rceles de San Pablo, en 22 de los 27 estados brasile帽os, y en las regiones fronterizas de Paraguay, Bolivia, Argentina y Colombia. Algunos investigadores estiman que su facturaci贸n asciende a 40 millones de d贸lares al a帽o. Adem谩s de la venta de coca铆na y marihuana, tambi茅n se financia a trav茅s del robo de bancos.

En 2001 se conoci贸 el estatuto de la organizaci贸n. Los miembros deben pagar una cuota mensual de 16 d贸lares si est谩n presos, y de 320 d贸lares si est谩n libres. Para ingresar es necesario ser propuesto por otro integrante y contar con tres padrinos para el bautismo. El castigo por no colaborar con la organizaci贸n o con alguno de los "hermanos" (as铆 se llaman entre ellos) es "la muerte sin perd贸n".

Durante todos estos a帽os ha tenido distintos jefes, que no siempre son personajes visibles e identificados. Uno de los 煤ltimos fue Marcos Willians Herbas Camacho, alias Marcola, que fue condenado a 44 a帽os de prisi贸n por asaltar distintos bancos. De todos modos, se cree que ya no forma parte de la c煤pula.

Hasta hace poco, el PCC era aliado de la otra gran banda criminal brasile帽a, el Comando Vermelho (rojo en portugu茅s), creado en 1979 en R铆o de Janeiro. Ten铆an un mutuo entendimiento de no meterse en los negocios del otro. Sin embargo, esto empez贸 a cambiar el a帽o pasado. La se帽al m谩s clara de la ruptura ocurri贸 en octubre, cuando integrantes del PCC en la prisi贸n de Roraima invadieron los sectores destinados a los presos del Comando Vermelho (CV) y mataron a 10 integrantes. Siete fueron carbonizados y tres decapitados. As铆 comenz贸 la guerra.


La venganza del CV lleg贸 en A帽o Nuevo. Un mot铆n en el Complejo Penitenciario An铆sio Jobim, de Manaos, Amazonas, se extendi贸 durante 17 horas entre el domingo 1 y el lunes 2 y dej贸 un saldo de 56 muertos, casi todos miembros del PCC. Muchos fueron decapitados, mutilados y quemados, en un show macabro que fue filmado y difundido por los propios reclusos. La banda paulista respondi贸 cuatro d铆as despu茅s, asesinando a 33 internos en una c谩rcel del estado de Roraima, en el norte del pa铆s.

Una de las im谩genes m谩s impactantes de esta guerra brutal se difundi贸 a fines de enero, en la c谩rcel de Alca莽uz, estado de Rio Grande do Norte. En represalia por el asesinato de 26 miembros de la facci贸n Sindicato do Crime de Rio Grande do Norte (SDC), ordenada por el PCC, se desat贸 un mot铆n que dur贸 11 d铆as. En el medio se conoci贸 el video de un grupo de reos de una facci贸n rival al PCC delante de una fogata en la que asaban restos humanos. "Churrasco do PCC", gritaban desaforados.

"PCC y CV adoptaron, en los 煤ltimos a帽os, una estrategia de nacionalizaci贸n para controlar las rutas del tr谩fico internacional de drogas y armas. El CV eligi贸 hacer alianzas de tipo 'franquicia', que suponen una asociaci贸n, pero sin subordinaci贸n. El PCC tiene una estrategia diferente, de control territorial y bautismo, que incluye la imposici贸n de acciones y una jerarqu铆a. Tras a帽os de sociedad entre PCC y CV, estas facciones han roto relaciones y ahora los efectos se est谩n viendo en todo el pa铆s", explic贸 en una entrevista reciente con Infobae Renato S茅rgio de Lima, director y presidente del Foro Brasile帽o de Seguridad P煤blica.

En el marco de esta escalada de la violencia, se conoci贸 que el PCC estaba reclutando miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para extender sus redes de narcotr谩fico por Latinoam茅rica. Seg煤n Lincoln Gakiya, un fiscal que ha estado investigando por diez a帽os al grupo, "el PCC est谩 obsesionado con conseguir entrenamiento militar". El ataque en Ciudad del Este parece indicar que obtuvo lo que estaba buscando.