Algunas sorpresas del tiempo
Por: Carlos Rodríguez San Martín Viernes, Agosto 11, 2017-Hrs.

A veces no se tienen todas las respuestas que pueden ense√Īar los libros. No se puede ser m√°s sabio o menos fil√≥sofo que el tiempo. La ecuaci√≥n comprende estimulaci√≥n cerebral, o masajeo ¬ŅTiene comprensi√≥n? No s√© cu√°ntas horas me habr√© pasado esperando a los que jam√°s llegaron. Qu√© respuesta puede haber para eso. Acabo de cruzar charcos de sangre en una pel√≠cula de Netflix. Esa¬† es una peque√Īa reflexi√≥n a lo de las esperas, claro, en la pel√≠cula te√Īida por un pu√Īado de d√≥lares, dos, tres, o veinte millones. No pretendo ensuciar las manos buscando venganza; en todo caso ya no hay con quien hablar honestamente. Stephen King recomendar√≠a que no uses "mentes", podr√≠as decir en lugar de simplemente simple u honesto en lugar de honestamente.

 

Las relaciones humanas est√°n cada vez m√°s lejanas, inaudibles, invisibles; sali√≥ a pasear por ah√≠ y nunca volvi√≥. Cuando por primera vez le√≠ a Harper Lee me desgarr√© tratando de imaginar el tiempo. √Čpoca de segregaci√≥n racial, acusaciones contra el m√°s¬† d√©bil, abismos del tiempo que pasa sin tregua como un perro con rabia, que ha perdido la noci√≥n de temporalidad. Uno tambi√©n falla o tarda en detectar la rabia. Es mejor evitar pero nuestra concepci√≥n nos impide detener el tiempo.

 

Leí hace poco  un texto en inglés sobre una investigación que no puedo pasar por alto, se llama How Times flies. Acabo de darme cuenta que esto explica el por qué. Hay gente para la que el tiempo no transcurre hacía adelante sino hacía atrás. La que ve la explicación de su existencia en el pasado.

 

Albert Einstein nos mostr√≥ que el paso del tiempo es enga√Īoso y que todos los lenguajes se refieren a una met√°fora: el espacio. Si por ejemplo, un anglo parlante afirma: "Hemos llegado al l√≠mite...", est√° expresando inminencia en t√©rminos de cercan√≠a, una propiedad del espacio f√≠sico. Quienquiera que escuche esa frase, entender√° lo mismo pese a que el t√©rmino "l√≠mite" no es una identidad que exista en el mundo f√≠sico.

 

Lo cierto es que a mí, el paso del tiempo me da mucha inseguridad, en cuyo poder intrínseco deberíamos encontrar respuestas revitalizadoras, estimulaciones o activaciones, la palabra de moda, pero ocurre todo lo contrario. Son celdas diminutas que se funden cuando no hay respuesta, cuando el tiempo es apenas un espacio de lugar que determina en situaciones normales apenas una "falta", pero que culturalmente determinan incertidumbre, aprovechamiento, disociación y validan un infinito que nunca  llega.