Maduro buscar谩 la reelecci贸n en las elecciones de 2018
Por: El Pa铆s Jueves, Noviembre 30, 2017-Hrs.
AFP

El presidente de Venezuela, Nicol谩s Maduro, no tiene sucesores en el chavismo por ahora. El vicepresidente Tareck El Aissami anunci贸 ayer que el oficialismo apostar谩 por una ratificaci贸n del mandatario en 2018, en unas elecciones sin una fecha marcada. "Ya estamos preparados para lograr una gran victoria revolucionaria", dijo en un mitin pol铆tico en el Estado de Aragua. La posible candidatura de Maduro ser铆a una respuesta a la oposici贸n y a las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos contra el r茅gimen, seg煤n El Aissami.

"Vamos a tener, Dios mediante, pueblo mediante, la reelecci贸n de nuestro hermano Nicol谩s Maduro como presidente de la Rep煤blica", dijo el vicepresidente. Sin una fecha oficial para los comicios presidenciales y con una 铆nfima popularidad, el Ejecutivo ha comenzado maniobras para perpetuar en el poder al pol茅mico jefe de Estado. A finales de julio, el gobierno de Venezuela ha logrado el triunfo de la chavista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que sustituye al Parlamento opositor.

El r茅gimen se ha convencido de que su gesti贸n ha obtenido logros. El Aissami prometi贸 que en un segundo mandato de Maduro el Gobierno consolidar铆a las "victorias" alcanzadas en 2017, entre las que destac贸 la elecci贸n de la Asamblea Constituyente. Aunque varias encuestadoras indican que la popularidad de Maduro no supera el 20% en el pa铆s sudamericano, los resultados de los 煤ltimos dos comicios -el de la Constituyente y las regionales, en octubre- han dado el triunfo al oficialismo.

Para la oposici贸n, dividida en varias facciones, no ser铆a un escenario favorable competir en unos sufragios presidenciales con un Consejo Nacional Electoral (CNE) controlado por el r茅gimen. De hecho, la coalici贸n Mesa de la Unidad Democr谩tica (MUD) ha desistido de participar en las elecciones municipales, que se celebrar谩n el pr贸ximo 10 de diciembre, por considerar que no existen condiciones de que sean transparentes.

La decisi贸n ha obedecido a los sorpresivos resultados de las elecciones regionales, donde el chavismo gan贸 18 de 23 gobernaciones, en octubre. La oposici贸n ha denunciado fraude, pero sus reclamos no han prosperado. Solo la comunidad internacional ha repudiado las posibles irregularidades en los comicios."Tenemos ya 18 gobernaciones, vamos a tener la gran mayor铆a de las alcald铆as, tenemos la Asamblea Nacional Constituyente y vamos a tener la reelecci贸n de nuestro hermano Nicol谩s Maduro como presidente", a帽adi贸 El Aissami ante la militancia.

El aislamiento del r茅gimen

Maduro, el heredero pol铆tico del fallecido Hugo Ch谩vez, afronta una de las peores crisis econ贸micas de Am茅rica. Su Gobierno no ha podido superar los descalabros financieros de Venezuela. Es la gesti贸n del desahucio. Maduro no solo es rechazado por los tradicionales partidos pol铆ticos opositores de Venezuela. Su aceptaci贸n tampoco es plena dentro del chavismo. Muchos ex altos cargos de Ch谩vez se distanciaron de su sucesor. Por ejemplo, Luisa Ortega D铆az, fiscal general destituida por la Asamblea Constituyente y ahora en el exilio, ha sido la desertora m谩s inc贸moda del r茅gimen de Maduro.

Ortega D铆az se opuso a las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia -otro tent谩culo del Ejecutivo- que anularon las competencias del Parlamento opositor, entre marzo y abril. Por esto fue destituida de su cargo y tuvo que huir a Colombia. Hace dos semanas, la exfiscal pidi贸 a la Corte Penal Internacional, en La Haya, una orden de arresto contra el presidente de Venezuela y varios de sus ministros por cometer cr铆menes de lesa humanidad. "Han cometido cr铆menes de asesinato, torturas, encarcelaci贸n, as铆 como un ataque sistem谩tico y generalizado contra la poblaci贸n civil", denunci贸 Ortega D铆az.

Los cuerpos policiales venezolanos son se帽alados de provocar la muerte de varios opositores durante las protestas de abril y julio. Human Rights Watch (HRW) y la organizaci贸n venezolana Foro Penal denunciaron ayer en un informe que el r茅gimen ha empleado la fuerza de forma sistem谩tica, incluidas las torturas, en contra de manifestantes y opositores pol铆ticos.

La actuaci贸n de Maduro durante las manifestaciones ha provocado una condena internacional, entre ellas, la de la Administraci贸n del presidente Donald Trump. En agosto pasado, el Departamento de Tesoro de los Estados Unidos impuso sanciones al mandatario, a quien acusa de socavar la democracia. La medida consisti贸 en la congelaci贸n de activos en EE UU y la prohibici贸n de que ciudadanos o entidades estadounidenses puedan hacer transacciones con el r茅gimen venezolano. Muchos ministros de su Gobierno tambi茅n han sido sancionados por EE UU y Canad谩. El presidente venezolano ha atribuido el empeoramiento de la crisis financiera a estas penalizaciones y la ca铆da de los precios del petr贸leo.