Goni, el "zorro" y Evo Morales
Por: Redacción Dat0s Miércoles, Marzo 07, 2018-Hrs.
Revista Dat0s

El ex presidente S√°nchez de Lozada se present√≥ ante un juez de un tribunal al sur de Florida, Estados Unidos luego de casi 15 a√Īos del derrocamiento que sufriera su Gobierno durante los d√≠as conocidos como Octubre Negro. El expresidente acusado por genocidio, en su primer alegato sostuvo ante esa Corte Federal que el responsable por los muertos, m√°s de 60 que cayeron v√≠ctimas de la represi√≥n ejercida por el Ej√©rcito, es el actual presidente Evo Morales.

Rodeado de una media docena de personas entre ellas su esposa Ximena Iturralde y abogados de su defensa, Goni como se lo conoce al expresidente, vestía un terno azul marino y en casi todo el trayecto hasta ocupar la primera fila en el tribunal, se mostró sonriente y de buen ánimo.

El otro acusado tambi√©n por genocidio, el que fuera su mano derecha y ministro de Defensa Nacional en aquel entonces, Carlos S√°nchez Berza√≠n, apenas intercambio algunas palabras con su otrora jefe de partido (MNR). Enemistados desde que abandonaron el pa√≠s en octubre de 2002 se sabe que la familia de S√°nchez de Lozada le prohibi√≥ al "zorro" Berza√≠n cualquier contacto¬† con Goni por considerar que fue el principal responsable por los acontecimientos que marcaron el fin de la historia de esa coalici√≥n que gobern√≥ Bolivia apenas un a√Īo y medio en lugar de los cuatro establecidos¬† en la Constituci√≥n.

Goni vive en Washington y lleva una vida familiar de retiro, mientras S√°nchez Berza√≠n trabaja en Miami y permanece activo en su profesi√≥n de abogado y polit√≥logo. En estos a√Īos de autoexilio el exministro no ha perdido su tiempo. Es Director del Interamerican Institute for Democracy, con sede en Miami. Mientras Goni, est√° retirado de la pol√≠tica activa y sus allegados afirman que no tiene en sus planes apoyar a ning√ļn candidato para derrotar a Evo en las urnas; el "zorro", escribe con frecuencia columnas de opini√≥n en el Diario de las Am√©ricas, aludiendo su posici√≥n en defensa de la democracia y en¬† su condici√≥n hipercr√≠tica de los gobiernos populistas de Am√©rica latina, en especial del que preside Evo Morales en Bolivia.

El ex ministro de Gonzalo Sánchez de Lozada ocupó las carteras de la Presidencia, Gobierno y de Defensa durante los dos periodos constitucionales encabezados por Goni, pero fue por su paso en la cartera de Gobierno, en el primer periodo (1993 - 1997) que enfrentó a las federaciones de coca del Trópico de Cochabamba cuando sobre Bolivia pendía la descertificación antidroga promovida por el Gobierno de EEUU.

En ese periodo, el exministro de Gobierno que fuera acusado de articular la lucha contra las drogas, promovida por EEUU, viajaba frecuentemente a las zonas productoras de coca excedentaria para impulsar en persona la erradicación de los cultivos del arbusto que se utiliza como materia prima para elaborar cocaína. Varias veces desde esa posición se enfrentó cara a cara con Evo Morales sin ocultar las diferencias que ya por entonces los distanciaba en la forma de encarar la lucha antidroga. Mientras Evo insistía que la cocaína es demandada por los norteamericanos, Sánchez Berzaín era un fervoroso impulsor de la erradicación bajo la batuta de la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés), que tenía una activa presencia desde el cuartel de la FELCN en Chimoré.

Se estima que el juico dure¬† las siguientes cuatro semanas. Es poco probable que las exautoridades bolivianas sean halladas culpables. Seg√ļn juristas consultados por dat0s en la decisi√≥n final pesar√° la actual relaci√≥n que mantienen los gobiernos de Bolivia y los Estados Unidos y las distancias ideol√≥gicas y pol√≠ticas que ambas administraciones sopesan en varios temas; principalmente, dicen, influir√° mucho la brillantez del abogado de S√°nchez Berza√≠n, el propio "zorro" Berza√≠n que no perder√° esta oportunidad de oro que se le presenta para defender un Gobierno que "sufri√≥ un golpe" que lo oblig√≥ a salir antes de tiempo por la puerta de atr√°s del Palacio Quemado en La Paz, Bolivia, el 17 de octubre de 2003.