Lenguaje clandestino
Por: Carlos Rodríguez San Martín Martes, Abril 10, 2018-Hrs.

Una investigaci√≥n nos lleva a la penosa conclusi√≥n que cientos de bolivianos se valen de diferentes modos para internar todo tipo de mercader√≠a de forma ilegal a trav√©s de la frontera. Un equipo de dat0s recorri√≥ durante tres d√≠as la Zona Franca de Iquique (ZOFRI), que a pesar de los incentivos que brinda al viajero para adquirir bebidas, electrodom√©sticos, perfumes y toda clase de art√≠culos, ha dejado paso libre a la actividad delincuencial del contrabando de motorizados. En la Avenida Circunvalaci√≥n de Iquique es posible negociar la compra de veh√≠culos nuevos y usados en la jerga ya famosa entre ellos. "Chuteros" y "gemelear", adem√°s de otros modismos. En las mismas calles por donde recorrimos en Iquique es f√°cil encontrar camiones con matr√≠cula boliviana, transportistas, mec√°nicos, ayudantes y "empresarios" que sin ning√ļn escr√ļpulo se dan a la tarea de internar miles de veh√≠culos en Bolivia. Se trata de un negocio regulado por la "buena fe" en las tablas de internaci√≥n de las oficinas de la Aduana Nacional, pero que sigue provocando cuantiosas p√©rdidas entre vidas humanas e ingresos a la Naci√≥n.

En otro orden, la exposici√≥n del equipo de juristas que defienden a Bolivia en La Haya ha generado una especial atenci√≥n. En Chile se advierte cierta inquietud por el resultado que se conocer√° a mediados de este a√Īo. Una retrospectiva enfocada en el an√°lisis de contenido de los medios chilenos que siguieron la cobertura de este trascendental hecho. En esta edici√≥n adem√°s encontrar√° informaci√≥n sobre los principales acontecimientos del mundo, la cultura y el mercado burs√°til.