Mis días con Díaz-Canel: la herencia triste de la Revolución cubana
Por: Martín Caparrós/ The New York Times Jueves, Mayo 03, 2018-Hrs.
Alejandro Ernesto/Agence France-Presse — Getty Images
Aquella tarde, cuando nos subimos en su Lada oficial, Díaz-Canel puso un casete de Fito Páez, empezó a repiquetear sus dedos sobre sus rodillas y me dijo: "Ya estás en Buenos Aires"; la canción que canturreaba se llamaba Circo Beat. Aquella tarde no estábamos en Buenos Aires, sino en Santa Clara,
Para ver el Arículo Completo debe Suscrivirce