Am√©rica Latina pierde inversi√≥n extranjera por tercer a√Īo consecutivo
Por: El País Jueves, Julio 05, 2018-Hrs.

La econom√≠a mundial crece, pero esta fase alcista del ciclo no se traduce en mayores inversiones hacia Am√©rica Latina y el Caribe. De poco ha servido la elevada liquidez en los mercados internacionales -tras las pol√≠ticas monetarias laxas en todo el mundo desarrollado- y los beneficios de las grandes empresas, claramente al alza. La inversi√≥n extranjera directa (IED) en la regi√≥n cay√≥ en 2017 por tercer a√Īo consecutivo, hasta los 161.000 millones de d√≥lares, seg√ļn los datos publicados este jueves por el brazo de Naciones Unidas para el desarrollo econ√≥mico en la regi√≥n, la Cepal. Es un 3,6% menos que en 2016 y la cifra est√° un 20% por debajo de 2011, cuando toc√≥ su pico m√°ximo. El promedio de la ca√≠da oculta, en cambio, que el fen√≥meno no fue generalizado ni homog√©neo: mientras 12 pa√≠ses registraron incrementos en la IED el a√Īo pasado, los datos negativos de Chile (-48%), Brasil (-9,7%) y M√©xico (-8,8%), tres de las mayores econom√≠as del subcontinente, lastraron el resultado final.

El a√Īo verdaderamente negro para Latinoam√©rica y el Caribe fue 2016. Durante 2017, en cambio, la econom√≠a de la regi√≥n retom√≥ el crecimiento, con un 1,3% de incremento del PIB. Pero no fue suficiente para recuperar las cifras negativas de IED registradas en los dos a√Īos anteriores: aun as√≠ la ca√≠da en la inversi√≥n en Latinoam√©rica y el Caribe es notablemente inferior a la media mundial -3,6% frente a 23%-. Buena parte de la ca√≠da de la inversi√≥n en el √ļltimo lustro tiene que ver con el abaratamiento de las materias primas -aunque parcialmente revertido en 2017-, que han frenado la inversi√≥n en industrias extractivas a lo largo y ancho de la regi√≥n. "Ya no hay apetito por este sector", ha subrayado la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia B√°rcena, durante la presentaci√≥n, en la Ciudad de M√©xico, del estudio La inversi√≥n extranjera Directa en Am√©rica Latina y el Caribe.

Chile fue el mayor golpeado por esa ca√≠da en el precio de los productos b√°sicos y, muy especialmente, del cobre: pas√≥ de recibir inversiones por 30.000 millones de d√≥lares en 2012 a menos de 6.500 en 2017, con un diferencial absoluto de 5.600 millones de d√≥lares entre ambos ejercicios. La otra pata del problema fue Brasil, inmerso en una recesi√≥n de la que apenas est√° levantando cabeza. Ente 2015 y 2016, el PIB brasile√Īo se redujo un 7% y desde el pico inversor alcanzado en 2014, con 97.000 millones de d√≥lares, el gigante sudamericano perdi√≥ m√°s de 27.000 millones de d√≥lares en llegada de nuevos capitales del exterior. Como en la regi√≥n en su conjunto, el 1% de crecimiento registrado el a√Īo pasado en el gigante brasile√Īo no ha servido a√ļn para revertir los efectos negativos del derrumbe.

En M√©xico, la segunda mayor econom√≠a de Latinoam√©rica, la inversi√≥n extranjera disminuy√≥ casi un 9,9% en 2017, un a√Īo especialmente complicado por la ret√≥rica proteccionista de Donald Trump. Sin embargo, pese a las continuas amenazas del presidente estadounidense, la sangre no ha llegado al r√≠o, el Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte (TLC) -del depende el 80% de las exportaciones y la tercera parte del PIB mexicano- sigue vigente y los inversores no han retirado su confianza en el pa√≠s norteamericano. Ni siquiera las empresas automotrices, las m√°s amenazadas en el escenario que dibuja Trump, han rebajado su apuesta por M√©xico: las p√©rdidas de inversi√≥n se concentran en sectores como el qu√≠mico o el de bebidas, mientras la IED manufacturera, mucho m√°s valiosa y estable, sigue dominando.

La excepci√≥n del Cono Sur americano fue Argentina, que pas√≥ de recibir inversiones por 3.260 millones de d√≥lares en 2016 a m√°s de 11.500 millones de d√≥lares en 2017, una subida superior al 253%. El salto se explica, fundamentalmente, por la nueva apertura econ√≥mica impulsada por el Gobierno de Mauricio Macri el ejercicio pasado. "Argentina vuelve a su normalidad", ha destacado B√°rcena. "Lo que pasa es que hubo un periodo en el que no llegaba nada de IED: no es que el flujo sea muy alto, pero s√≠ se recupera respecto al a√Īo anterior". El otro pa√≠s que completa el quinteto de pa√≠ses punteros en la regi√≥n, Colombia, registr√≥ un nivel de inversi√≥n extranjera directa pr√°cticamente estable respecto al a√Īo anterior. En cambio, la jefa de la Cepal valora la capacidad de las autoridades colombianas para diversificar la inversi√≥n recibida, mucho menos dependiente del sector petrolero que en el pasado.

Con todo, la dependencia de Naciones Unidas para el desarrollo econ√≥mico ve un horizonte de buenas oportunidades en Am√©rica Latina y el Caribe, y destaca que las inversiones destinadas a recursos naturales y servicios cayeron desde 2011 un 63% y 11%, respectivamente. "Pero en el sector de manufacturas aumentaron levemente. Esta recomposici√≥n da oportunidades para focalizar las inversiones en aquellos sectores con m√°s capacidad para impulsar el cambio estructural y el desarrollo sostenible de la regi√≥n, proceso que debe ser acompa√Īado de pol√≠ticas que apoyen el desarrollo de capacidades en los pa√≠ses receptores", sostiene la Cepal.

Los principales aportantes de IED en Am√©rica Latina siguen siendo Estados Unidos y, sobre todo, Europa, que ya representa m√°s del 40% de la nueva inversi√≥n en la regi√≥n. "Los inversores europeos han invertido en planta [productiva], no solo han comprado empresas en la regi√≥n", enfatiza B√°rcena. "El mercado interno latinoamericano cada vez es m√°s din√°mico y eso es muy atractivo para ellos". Esta vez la Cepal pone especial √©nfasis en la importancia del Viejo Continente para el subcontinente, en plena renegociaci√≥n de un acuerdo comercial con Mercosur y pocos meses despu√©s de la firma del nuevo tratado con M√©xico. Por el contrario, el peso de China cae por dos factores: las crecientes restricciones en muchos pa√≠ses y, sobre todo, el giro en los planes estrat√©gicos de Pek√≠n, que en 2017 mir√≥ con mucho menos ah√≠nco al exterior que un a√Īo antes.

La Cepal destaca que los inversores miran ahora con buenos ojos los negocios en energ√≠as renovables, telecomunicaciones y autom√≥viles, aunque no tanto como para recuperar los niveles de aportes externos recibidos en a√Īos anteriores y producir, en el mediano plazo, una transformaci√≥n en el perfil productivo de la regi√≥n. El dinero se concentrar√° a√ļn en las econom√≠as dom√©sticas de los pa√≠ses l√≠deres. "A pesar de la recuperaci√≥n de los precios de las materias primas y del inter√©s en nuevos productos como el litio, no se repetir√°n los grandes flujos de IED hacia los recursos naturales de la √ļltima d√©cada", subraya el informe. A futuro, B√°rcena pide concentrarse en la calidad y no tanto en la cantidad de las nuevas inversiones: "Ya no necesitamos que venga cualquier tipo de IED. Es importante que sean buenas inversiones, que creen empleo, capacidades locales e innovaci√≥n. Y que incorporen a la peque√Īa y mediana empresa en las cadenas de valor". Ante la creciente incertidumbre por el proteccionismo y el nacionalismo econ√≥mico, esta apuesta por la calidad da doble r√©dito: no solo aumenta la competitividad, sino que hace a los pa√≠ses m√°s resistentes frente a los embates de una guerra comercial en ciernes.