Trump propone rebajar los objetivos de reducción de gases de los coches
Por: El País Jueves, Agosto 02, 2018-Hrs.
Crónica Veracruz

La batalla está servida. Después de meses de amenazas y globos sonda, el Gobierno de Donald Trump presentó formalmente este jueves su propuesta de rebajar los objetivos de reducción de emisiones de los coches para la próxima década y, con ello, inició este jueves el que puede ser uno de los mayores conflictos judiciales con los Estados que defienden el legado de Barack Obama. California, el Estado con el mayor parque automovilístico de EE UU y la referencia en los objetivos contra el cambio climático, prometió combatir la propuesta de Trump "por cualquier medio concebible".La propuesta de la Agencia de Protección Ambiental despedaza los objetivos pactados entre el Gobierno federal y la industria del automóvil en 2012. Aquel acuerdo establecía que la media de eficiencia de los coches en 2025 debería de ser de 54,5 millas por galón de gasolina (unos 87 kilómetros por casi cuatro litros), aproximadamente la eficiencia que presentan hoy los coches híbridos. La EPA propone que la reducción de emisiones quede congelada a partir de 2020 y solo sea de 37 millas por galón (unos 60 kilómetros por casi cuatro litros) en 2026.

Para poder hacer esto, Trump tiene además que cambiar las reglas por las que se imponen esos límites. California tiene sus propios objetivos de reducción de emisiones, que siguen otros 12 Estados, gracias a un permiso especial del Gobierno federal para ir más allá de las cifras de EE UU. La EPA considera a esto "una complicación innecesaria en el marco regulatorio" en el texto publicado el jueves y se propone eliminar el permiso que considera "arbitrario y caprichoso".

El gobernador de California, del demócrata Jerry Brown, reaccionó inmediatamente con una nota en la que decía: "Bajo esta propuesta temeraria, los conductores van a pagar más en la gasolinera, tendrán peor consumo por litro de gasolina y respirarán un aire más sucio. California luchará contra esta estupidez de todas las maneras posibles".

En realidad, ya lo está haciendo. Junto con otros 18 Estados, el pasado 1 de mayo presentó una demanda preventiva en la que pedía a los tribunales que reafirmaran el permiso para mantener sus propios estándares de reducción de emisiones y congelar cualquier propuesta del Gobierno en este sentido. Lo hizo en respuesta a una opinión emitida el 13 de abril por la EPA en la que decía que los estándares no eran realistas y debían ser revisados. Ese fue el primer disparo de la batalla que ahora estalla por completo. Los Estados que firmaban la denuncia representan el 43% del mercado de coches del país y el 44% de la población.

Los objetivos nacionales pactados en 2012 entre California, el Gobierno federal y la industria del coche evitaban el peligro de crear un doble mercado dentro de Estados Unidos y adem√°s eran vistos por la Administraci√≥n como una manera de forzar a la industria a hacer m√°s coches eficientes en lugar de grandes veh√≠culos contaminantes, un mercado en el que est√°n avanzando sus competidores. La industria siempre consider√≥ demasiado ambiciosos esos objetivos y denunciaba que la obligaci√≥n de hacer coches m√°s eficientes supon√≠a una desventaja competitiva y adem√°s elevaba los costes de producci√≥n, que ser√≠an inasumibles por los consumidores y acabar√≠an por da√Īar a la industria. Esos argumentos han sido abrazados sin matices por Trump y puestos por escrito.

Ahora, la batalla legal alrededor de este asunto puede condenar a la industria automovil√≠stica a a√Īos de indefinici√≥n sobre la regulaci√≥n de sus tubos de escape y la posibilidad de que ahora s√≠ se abra un doble mercado con diferentes est√°ndares dentro de EE UU. California ya es el segundo mercado mundial de veh√≠culos el√©ctricos e h√≠bridos despu√©s de China y no va a virar en esta tendencia. Este mismo jueves los fabricantes no consideraban la decisi√≥n de Trump una victoria, sino como un principio para que California y el Gobierno federal abran nuevas negociaciones.

Los movimientos para debilitar la lucha contra el cambio climático siguen exactamente la hoja de ruta trazada por el Gobierno de Trump en marzo de 2017, poco después de llegar al poder. En una orden ejecutiva estableció una docena de puntos que prácticamente enterraban los objetivos medioambientales de Obama con el argumento de acabar con la excesiva regulación y devolver a la vida la industria del carbón. Además de revisar los objetivos de emisiones de los coches, eliminaba la necesidad de que el Gobierno detalle el impacto medioambiental de sus proyectos y renunciaba a regular las emisiones de las plantas contaminantes.

Despu√©s, hizo visible al mundo su opini√≥n sobre este tema al retirar a Estados Unidos del hist√≥rico Acuerdo de Par√≠s contra el cambio clim√°tico. Antes de llegar a la Casa Blanca, Trump hab√≠a dado p√°bulo a argumentos como que el cambio clim√°tico era "una invenci√≥n de China" para debilitar la industria tradicional de Estados Unidos, que √©l identifica con el n√ļcleo duro de votantes que lo llevaron al poder.