Relaciones Brasil - Bolivia en la era Bolsonaro
Por: Redacción Dat0s Martes, Noviembre 13, 2018-Hrs.
AFP

Al mes de agosto de este a√Īo, el 96% de las exportaciones de Bolivia a Brasil corresponden a vol√ļmenes de gas natural que han ido reduci√©ndose en el √ļltimo periodo debido a la falta de capacidad del mercado gas√≠fero para cubrir los requerimientos de la principal potencia econ√≥mica latinoamericana. De acuerdo a un informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), un 4% del total corresponde a urea, boratos de sodio y plata. El gas natural sigue siendo el principal producto de exportaci√≥n del pa√≠s, y en 2016 y 2017, la ca√≠da del precio internacional de petr√≥leo afect√≥ a la balanza comercial con Brasil con un saldo negativo de US$ 232 millones en contra de Bolivia.

La balanza comercial con Brasil, de 2013 a 2017, sin tomar en cuenta las ventas de gas natural, ser√≠a deficitaria en m√°s de US$ 1.400 millones por a√Īo y las exportaciones se mantendr√≠an por debajo de los US$ 100 millones, de acuerdo al IBCE. En tanto que de los m√°s de 3 mil productos importados por Bolivia de Brasil destacan las barras de hierro US$ 80 millones, seguido de las turbinas de vapor con US$ 53 millones, adem√°s de preparaciones compuestas para veh√≠culos y polipropileno.

Analistas econ√≥micos con los que convers√≥ dat0s tras el triunfo electoral de la ultraderecha brasile√Īa no se mostraron dispuestos a hablar respecto al comercio del gas, pero sin demostrar demasiado optimismo conf√≠an que "negocios son negocios" y que estos seguir√°n impulsando la agenda entre los dos pa√≠ses. Otro de los puntos consultados hizo referencia al comportamiento que deben mantener ambos Gobiernos en la necesidad de establecer marcos de negociaci√≥n que permitan un intercambio fluido en materia comercial. Los consultados expresaron la necesidad de replantear la pol√≠tica exterior que a veces depende de la amistad que deriva en la capacidad de hacer buenos negocios.

Las fuentes consultadas si bien destacaron la capacidad del presidente Morales de proyectar la econom√≠a nacional, expresaron la necesidad de que sus relaciones con los gobiernos que han asumido en Chile y Argentina visiblemente conservadores y, en el caso de Brasil contrario a la izquierda que √©l representa, permitan reconducir sus acciones para seguir impulsando el desarrollo. Si bien el presidente Morales salud√≥ el triunfo de la ultraderecha brasile√Īa, los analistas indicaron que Bolivia deber√° mantenerse muy expectante ante lo que vaya a ocurrir en el gigante latinoamericano, sobre todo como consecuencia de la desacertada conducci√≥n de la pol√≠tica exterior. "El tono debe ser m√°s conciliador", precisaron las fuentes consultadas.

 

Mercado para la urea

Por otro lado, se sabe que Yacimientos Petrol√≠feros Fiscales Bolivianos (YPFB) exporta 335 mil toneladas de urea por a√Īo a Brasil. A pesar de la ca√≠da internacional del precio del fertilizante, ese pa√≠s se ha convertido en uno de los mercados m√°s importantes para la venta del producto. "Este es otro hecho que demuestra que los negocios no tienen fronteras; las expectativas deber√≠an ser realistas porque Bolivia tiene un mercado limitado a las decisiones que otros gobiernos podr√≠an tomar para descomponer el clima que ya no es tan favorable para la econom√≠a regional por la ca√≠da de los precios de nuestras materias primas", precisaron los analistas econ√≥micos.

Bolivia continuar√° las negociaciones de la venta del gas y de urea con empresas y las nuevas autoridades brasile√Īas. "Es por esto que se deben manejar nuestras relaciones con mucho tino y destreza, sin pasiones para evitar cerrarnos puertas en un mundo altamente competitivo no podemos pelear con los vecinos aunque tengan otra ideolog√≠a".

Bolivia tendrá que negociar el nuevo contrato de gas con Jair Bolsonaro. "Creo que Brasil nos va a seguir comprando gas, pero la negociación va a ser difícil, los precios van a ser diferentes, las cantidades van a ser diferentes y el ambiente político va a ser muy hostil hacia Bolivia", dijo el analista Gonzalo Chávez. Todos coinciden en que el Gobierno del presidente Morales coloque los intereses nacionales por encima de posiciones políticas e ideológicas.