Fernando Vallejo: "Yo a Espa√Īa ya no la quiero"

El País

A Fernando Vallejo (Medell√≠n, Colombia, 1942 ) se le puede reprochar que sea un deslenguado (si es que eso es reprochable), pero no un inconsecuente. Hace a√Īos hizo suya la causa de la defensa de los animales y desde entonces sigue una dieta vegetariana que solo incluye especies sin sistema nervioso complejo, como los camarones. En 2001 prometi√≥ no volver a pisar Espa√Īa mientras se exigiera visa a los colombianos y ha mantenido la palabra. Desde la capital mexicana, donde tiene su residencia hace ya 42 a√Īos, el escritor comenta las √ļltimas noticias sobre el asunto y critica la actitud de quienes con √©l firmaron. Su √ļltimo libro publicado,¬†Peroratas(Alfaguara), es un compendio de su ideario innegociable.

Pregunta: ¬ŅQu√© le parece que el Gobierno espa√Īol¬†haya pedido dejar de exigir visa a los colombianos?

Respuesta: Pura hipocres√≠a. ¬°Qui√©n sabe detr√°s de qu√© andar√° Rajoy! En su momento, hace doce a√Īos, √©l no se opuso a que la Uni√≥n Europea nos pusiera visado a los colombianos. Grandeza de alma no es su ocurrencia de ahora. Ese tipo es una veleta: gira seg√ļn sople el viento. A lo mejor busca que Colombia y Per√ļ lo apoyen en la ONU cuando plantee all√≠ el asunto de la descolonizaci√≥n de Gibraltar, reivindicaci√≥n muy justa por parte de Espa√Īa pero que en el momento actual la siento como una pantalla de humo para tapar la corrupci√≥n y el desastre de su gobierno.

P. Usted y otros intelectuales firmaron una carta en la que se negaban a volver a Espa√Īa mientras se exigiera visa a sus compatriotas. Usted ha sido el √ļnico que se ha mantenido firme. ¬ŅSe arrepiente de haberla firmado? ¬ŅReprocha algo a sus colegas?

R. La carta a que aludes se public√≥ en EL PA√ćS y la firmamos √Ālvaro Mutis, Gabriel Garc√≠a M√°rquez, Fernando Botero, Dar√≠o Jaramillo, William Ospina, H√©ctor Abad y yo. Siete. De los cuales s√≥lo yo mantuve la palabra empe√Īada. Los restantes la fueron violando uno a uno. Primero Mutis: a los pocos meses de que nos pusieran la visa, con la mayor desverg√ľenza fue a sacar el visado a la Embajada espa√Īola en M√©xico y acto seguido viaj√≥ a Espa√Īa a embolsarse los cien mil d√≥lares del premio Cervantes que le acababan de otorgar. Luego Dar√≠o Jaramillo, aduciendo que √©l no pod√≠a luchar solo contra toda la Uni√≥n Europea. ¬ŅY cuando firm√≥ la carta s√≠ pod√≠a, o es que entretanto se le estaban agotando las fuerzas al palad√≠n? Despu√©s volvi√≥ Botero furtiva y miserablemente como un delincuente, a lo m√°s vil, a una corrida de toros. Que a Colombia la defiendan los taur√≥filos es como que la defiendan los paramilitares, los de las FARC, los pol√≠ticos, Juan Manuel Santos y dem√°s hampones. Despu√©s volvi√≥ Garc√≠a M√°rquez con la mayor desfachatez, sin aludir siquiera al asunto. Se public√≥ entonces una foto suya en Barcelona con el presidente de la Generalitat catalana. ¬°Se le hab√≠a olvidado su promesa! Como antes se le hab√≠a olvidado tambi√©n la que hizo de no volver a escribir mientras estuviera en el poder Augusto Pinochet. Diecisiete a√Īos estuvo el golpista montado ah√≠, durante los cuales mi paisano sigui√≥ escribiendo libros como si tal. Y sigamos con la lista: volvi√≥ mi amigo William Ospina, gran escritor y hombre de alma grande a quien le perdono, y finalmente el que redact√≥ la carta, de nombre H√©ctor Abad. Cuando Mutis volvi√≥ a Espa√Īa por la platica del Cervantes, H√©ctor escribi√≥ un art√≠culo indignado en una revista colombiana diciendo que Mutis violaba su palabra con la tinta de su firma todav√≠a fresca. Recientemente H√©ctor acab√≥ tambi√©n violando su palabra y aduciendo, ahora¬†en un art√≠culo de¬†El Espectador de Bogot√°, que no pod√≠a vivir sin Espa√Īa, donde estudiaban sus hijos. La tinta de su firma ya no estaba fresca como la de Mutis, pero en fin, tinta es tinta, seca o no, y el honor es el honor. ¬°Pobre Colombia con estos defensores que le resultan cada tanto! En cuanto a m√≠, nunca la he defendido. No hago sino sacarle sus trapitos sucios, sus infamias, a la luz del sol.

P. Si finalmente se deja de exigir la visa a los colombianos. ¬ŅVolver√° a Espa√Īa?

R. Yo a Espa√Īa ya no la quiero, y estoy feliz de verla quebrada, en bancarrota, con una deuda impagable de casi dos billones de d√≥lares y un desempleo monstruoso. ¬°Lo altaneros que estaban, gast√°ndose la plata ajena! Se aprovecharon de lo lindo de la Uni√≥n Europea mientras nos cerraban la puerta a los colombianos. ¬°Cu√°l madre patria! √Čsa no es una patria. Ni para los espa√Īoles ni mucho menos para los colombianos. Bienvenidos euracas a Per√ļ y Colombia. Pero no de gerentes de bancos: a lavar inodoros.