Djokovic es m谩s que el mejor
Por: Sebastian Fest - P谩gina 12 Martes, Noviembre 12, 2013-Hrs.

El n煤mero uno del mundo fue vencido sin atenuantes en el cierre de su temporada m谩s inolvidable, por el tenista que impresion贸 con un final de a帽o impecable, que incluy贸 22 victorias y 4 t铆tulos consecutivos. "Es un super jugador."

El serbio Novak Djokovic cerr贸 la temporada a toda orquesta al derrotar con inesperada autoridad al espa帽ol Rafael Nadal 6-3, 6-4 y conquistar el Masters de Londres. Pese a que Nadal se confirm贸 esta semana como n煤mero uno del tenis mundial en 2013, fue Djokovic el que dej贸 la mejor impresi贸n en el tramo final del a帽o, enhebrando 22 victorias y 4 t铆tulos consecutivos.

"Ustedes pueden pensar que 茅ste es un deporte individual, pero yo no podr铆a tener el 茅xito que tengo si no contara con este gran equipo", dijo el serbio se帽alando al sector en el que se encontraba su equipo, mientras miles de papelitos de colores ca铆an sobre su cuerpo.

Fue el tercer t铆tulo de Djokovic en el Masters, un torneo que ya hab铆a ganado en 2008 en Shanghai y el a帽o pasado en Londres. "Hoy perd铆 con un jugador que fue mucho mejor que yo, un superjugador. Novak, te deseo la mejor de las suertes para la final de la Copa Davis", dijo un sonriente Nadal, visiblemente relajado tras un partido que jug贸 con su habitual ce帽o fruncido y quiz谩 dosis extra de tensi贸n.

"Fue, sin dudas, la temporada m谩s emocionante de mi carrera. El a帽o pasado no pude estar aqu铆 porque estaba lesionado", record贸 el espa帽ol, que sigue teniendo la elitista cita de fin de temporada como asignatura pendiente, ya que acumula dos finales perdidas y fracas贸 en el intento de emular al estadounidense Andr茅 Agassi, el 煤nico jugador en la historia que logr贸 ganar los cuatro torneos de Grand Slam, el oro ol铆mpico, el Masters y la Copa Davis.

En el trig茅simo noveno encuentro entre ambos, con un balance ahora de 22-17 a favor de Nadal, Djokovic marc贸 desde el inicio distancias mayores de lo esperado con Nadal en los 96 minutos que dur贸 el encuentro. El espa帽ol regres贸 en febrero de este a帽o al circuito, tras siete meses de ausencia por lesi贸n, y redonde贸 una muy exitosa temporada, que lo devolvi贸 al n煤mero uno del mundo que ya hab铆a ostentado en 2008 y 2010 y que en 2011 y 2012 fue de Djokovic.

El serbio es conocido por su capacidad para el juego bajo techo, pero el 3-0 a su favor en el comienzo super贸 lo imaginado. Djokovic cerr贸 el primer juego con un ace y domin贸 con autoridad durante largo rato ante un Nadal que no se mostraba c贸modo en la superficie r谩pida del O2 Arena y fallaba con una derecha sin "punch" ni profundidad.

Tampoco el saque estaba del lado del espa帽ol, que cerrar铆a el partido con cuatro doble faltas, dos de ellas en momentos clave del primer set. Djokovic no cometi贸 ninguna y lograr铆a cinco aces contra cero de su rival. Nadal tuvo ciertas esperanzas promediando ese parcial, al igualar en tres, pero fueron solo instantes. Djokovic quebr贸 para 5-3 en el que fue uno de los mejores puntos en 2013: el serbio se estir贸 de derecha para llegar a una pelota imposible y colocar un globo m谩s imposible a煤n.

El espa帽ol lo devolvi贸 de rev茅s y casi de espaldas, pero tras una serie de intercambios propios de finos esgrimistas en la red, Djokovic defini贸 de volea al rinc贸n opuesto al que estaba su rival y lo celebr贸, con raz贸n, con un potente grito de euforia.

Instantes despu茅s, un ace gracias a un saque bien abierto le dio a Djokovic el set por 6-3 en 44 minutos, y a partir de entonces la final dej贸 de tener historia. Nadal luch贸, aunque con cortocircuitos claros en su juego, a tal punto que enseguida perdi贸 el saque y qued贸 2-1 abajo. El serbio sigui贸 mostr谩ndose de goma, alcanzando cualquier tiro, aunque poco a poco ni siquiera eso necesit贸.

Frustrado, Nadal no encontr贸 soluci贸n. No la hab铆a en Londres, que devolvi贸 al espa帽ol a la tierra luego de una derecha ancha, tras salvar dos match-points y en el 煤ltimo partido de su a帽o m谩s inolvidable. La derrota le record贸, por si le hac铆a falta, que todo lo ganado en 2013 desaparece en 2014, el a帽o en el que intentar谩 lograr lo que nunca pudo: defender una temporada como n煤mero uno.