Brasil adquiere 36 cazas mediante licitación de 10 años

Después de diez años de discusión, y de descartar varios modelos de aviones, el gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff finalmente escogió los cazabombarderos Gripen NG de la compañía sueca Saab para modernizar la obsolescente Fuerza Aérea de Brasil y garantizar así una mejor protección de sus recursos naturales.

Los aviones de Saab competían con los Rafale de la empresa francesa Dassault y con los F-18 Super Hornet de la estadounidense Boeing en una licitación lanzada en 2001, en el gobierno del entonces Presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), y que fue suspendida varias veces por problemas presupuestarios durante el gobierno del Mandatario Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Brasil pagará 4.500 millones de dólares por los 36 aviones, parte del proyecto FX-2, por debajo de los 8.000 millones de dólares exigidos por la Dassault y los 7.500 millones de dólares pedidos por la Boeing, según el anuncio oficial. La licitación abierta es para substituir los aviones Mirage 2000, de fabricación francesa.

La elección tuvo en cuenta "un equilibrio entre el desempeño, la transferencia de tecnología y el costo, no solo de adquisición sino también de mantenimiento", explicó ayer el ministro de Defensa, Celso Amorim, en una rueda de prensa.

El ministro agregó que el gobierno iniciará ahora un largo proceso de negociación del contrato para garantizar que todas las ventajas ofrecidas por la Saab serán cumplidas, señaló EFE.

Además de ofrecer los modelos más baratos, la Saab se comprometió a transferir totalmente la tecnología y a compartir el desarrollo y la fabricación de sus cazabombarderos con Brasil.

La transferencia de tecnología es una de las principales exigencias del gobierno en los últimos contratos internacionales en el área de defensa, como en el que firmó con Francia para construir cinco submarinos, uno de los cuales es de propulsión nuclear.

"La transferencia de tecnología nos dará la propiedad intelectual de todo", dijo el comandante de la Fuerza Aérea Brasileña, brigadier general Juniti Saito, en la misma rueda de prensa.

En una nota oficial, la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) festejó como "histórica" la definición de la licitación. La FAB comenzó a analizar la adquisición de los cazas en 1992 ante la entonces prevista jubilación de los Mirage 2000, cuyos últimos seis modelos actualmente en operación dejarán de ser utilizados el 31 de diciembre.

En el período que la Saab necesitará para construir los 36 aviones, Brasil utilizará unos antiguos F-5 que acaban de ser modernizados. El país debería recibir en 2018 los primeros Gripen.

"Los planes a largo plazo incluyen la compra de aparatos adicionales, hasta completar entre 60 y 80 aviones de combate. Esos aparatos adicionales también serán ensamblados en Brasil, pero incluyendo un creciente número de partes y componentes manufacturados localmente. En ese proceso la industria aeroespacial brasileña adquirirá tecnología y ganará experticia", dice a "El Mercurio", José Higueras, experto en defensa basado en Suecia.

La elección de los Gripen causó sorpresa, ya que el Mandatario francés Nicolás Sarkozy y su sucesor François Hollande hicieron gestiones personales ante sus pares brasileños para promover el caza Rafale.

En el caso del F-18 de Boeing, sus opciones se fueron a pique tras revelarse denuncias de espionaje estadounidense a la Presidenta Rousseff.

Brasil busca mejorar sus defensas desde que encontró importantes reservas petrolíferas en el Atlántico y también para proteger la Amazonía con sus extensas y porosas fronteras.

Por ese motivo, el país construye los cinco submarinos mencionados, planea renovar gran parte de sus buques y está en conversaciones con Rusia para adquirir baterías antiaéreas, también con transferencia de tecnología.

Un avión eficiente y relativamente económico

Iñigo Guevara, analista del Colectivo de Análisis para la Seguridad con Democracia (CASEDE) de México y autor del libro "Latin American Fighters".

-¿En qué pie queda la Fueraza Aérea Brasileña a nivel regional?

"Queda con un avión de combate táctico de muy buenas prestaciones, significativamente moderno y muy apropiado para reemplazar a su flota de cazas F-5. El plan de Brasil es construir eventualmente otros 72 ejemplares para reemplazar a su flota de Mirage 2000, F-5 y AMX por completo".

-¿Por qué se eligió el Gripen, cuando los otros cazas era superiores y probados en combate?

"La elección del Gripen no viene por sus prestaciones, su elección está dictada por el mercado. Brasil necesitaba un caza eficiente y relativamente económico, que pudiera ser producido en Brasil o bien que sirviera de base para el desarrollo de un caza ligero brasileño que eventualmente pudiera atender las demandas de su mercado".

-¿Está compra valida al avión de Saab?

"Es la mayor exportación del Gripen. Fue validado desde que lo seleccionó Suecia y ordenó 140 ejemplares a principio de los años 90, y desde principio de los 00's está en servicio en varios países, todos ellos economías emergentes: Sudáfrica, Hungría, República Checa y Tailandia".