EEUU desempolva proceso de paz Israel - Palestina
Por: Página 12 Viernes, Enero 03, 2014-Hrs.

El objetivo que se planteó el enviado de Obama es que israelíes y palestinos discutan las cuestiones más espinosas hasta cerrar un acuerdo, incluso después de vencido el plazo estipulado, con fecha en abril.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo ayer que los dirigentes israelíes y palestinos deberán decidir muy pronto sobre el futuro de las actuales negociaciones de paz, y aseguró que su país conoce los aspectos del conflicto y los parámetros de cada parte. "Muy pronto llegará el momento en el que los líderes (israelí y palestino) deberán tomar decisiones", sostuvo Kerry en Jerusalén, en el marco de una visita a Medio Oriente para impulsar el proceso de paz. En una conferencia conjunta con el enviado de Obama, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dudó del compromiso de los palestinos con el proceso de paz, algo que suele ser mutuo. Está previsto que Kerry viaje hoy a Ramalá para entrevistarse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, quien amenazó con denunciar internacionalmente a Israel. Los lineamientos del acuerdo propuesto por el jefe de la diplomacia norteamericana se enfocan en temas como las fronteras de un futuro Estado palestino, la seguridad, los refugiados palestinos y el status de Jerusalén.

"Planeo trabajar con ambas partes más intensamente en estos próximos días, para reducir las diferencias en torno de un marco que provea directrices de común acuerdo para las negociaciones de status definitivo", señaló Kerry antes de reunirse a puertas cerradas con el premier Netanyahu. "El acuerdo incluirá líneas concretas para que ambas partes sepan hacia qué dirección se avanza. Un marco de común acuerdo sería un avance significativo", prosiguió. Sin embargo, al inicio del encuentro, Netanyahu mostró sus dudas sobre la voluntad de paz de los palestinos. "Abbas recibió a terroristas como héroes", dijo el premier israelí en referencia a 26 presos palestinos liberados el martes como parte de un gesto de buena voluntad acordado con la reanudación de las negociaciones. "La Autoridad Palestina sigue agitando los ánimos contra Israel en las escuelas y jardines de infantes pese a las conversaciones de paz", dijo el dirigente conservador y aseguró que Israel está dispuesto a una paz histórica, pero necesita una contraparte palestina.

El acuerdo marco de Kerry tiene unas diez páginas, según dijeron los diarios israelíes Jerusalem Post y Yediot Aharonot. El objetivo es que las partes sigan negociando las cuestiones más espinosas hasta cerrar un acuerdo de paz, incluso después del vencimiento de los nueve meses de plazo, hasta finales de abril, que se dieron israelíes y palestinos. Aunque la meta que se propone es la solución del conflicto mediante la creación de un Estado palestino independiente, que viva en paz junto a Israel, las resistencias, tanto en el seno del gobierno israelí como en la Autoridad Palestina, son considerables.

Antes de su reunión con Kerry, Abbas amenazó con llevar a las instancias internacionales "el cáncer de la colonización" israelí. Israel dijo la semana pasada, coincidiendo con la liberación de los presos, que anunciaría la construcción de 1400 viviendas adicionales en Jerusalén Este y en Cisjordania, pero finalmente esperará a que termine la visita de Kerry. Según Yediot Aharonot, Netanyahu recibió presiones de Estados Unidos y Europa para posponer este anuncio. Abbas advirtió el martes que emprendería acciones diplomáticas y legales. "Haremos uso de nuestro derecho como Estado observador en la ONU para emprender acciones políticas, diplomáticas y legales para detener la construcción de viviendas", aseguró.

Respecto del valle del Jordán, en las fronteras con Cisjordania y Jordania, el líder palestino reafirmó su rechazo a cualquier presencia militar israelí en territorios pertenecientes al Estado de Palestina. Según el diario israelí Maariv, John Kerry propuso durante su última visita "una presencia militar israelí limitada en los puntos de paso del río Jordán por un número limitado de años, utilizando la tecnología en vez de una presencia militar sobre el terreno", pero Israel rechazó este plan.

Una comisión ministerial israelí adoptó el domingo un proyecto de ley presentado por la derecha ultranacionalista, que prevé la anexión del valle del Jordán, inclusive en caso de que se alcance un acuerdo de paz con los palestinos. Aunque los analistas consideran que este proyecto sólo tiene un valor simbólico, los palestinos lo denunciaron enérgicamente. Una delegación de diputados de derecha y extrema derecha dirigida por el ministro del Interior, Gideon Saar, inauguró ayer un emplazamiento judío en el valle del Jordán. "Donde no hay una colonia, no habrá IDF (el ejército israelí). Donde no están las IDF, habrá terrorismo. Nuestra posición es clara: el valle del Jordán es israelí y seguirá siendo israelí", sentenció el ministro.

Por otra parte, esta visita coincide con un recrudecimiento de la violencia en Cisjordania y la Franja de Gaza. Un palestino falleció en la madrugada de ayer tras inhalar gases lacrimógenos lanzados por el ejército israelí para dispersar una reunión al norte de Cisjordania, según la seguridad palestina. En Gaza, un adolescente de 16 años resultó gravemente herido por un disparo israelí en un lugar cercano al muro que separa ambos territorios.