Cuba y M茅xico acercan sus relaciones
Ra煤l Castro y Pe帽a Nieto, Presidentes de Cuba y M茅xico, en enero de 2013 en Santiago de Chile
AFP

M茅xico y Cuba trabajan para reencauzar sus relaciones, que desde finales de los noventa hasta mediados de los 2000 sufrieron un deterioro diplom谩tico fuerte y que en los 煤ltimos seis a帽os permanecieron enfriadas. Este martes la canciller铆a de M茅xico anunci贸 que el presidente Enrique Pe帽a Nieto se reunir谩 en La Habana con el mandatario cubano Ra煤l Castro -durante la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribe帽os (CELAC) que se har谩 entre el 28 y el 30 de enero- con el prop贸sito de "relanzar" sus relaciones bilaterales.

M茅xico y el r茅gimen castrista tuvieron una relaci贸n s贸lida, b谩sicamente pragm谩tica en la segunda mitad del siglo pasado, pero desde la d茅cada de los noventa -en la que M茅xico firm贸 el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y adopt贸 un discurso cr铆tico con la falta de libertades en Cuba- el v铆nculo se ha ido desgastando a base de roces diplom谩ticos, aunque sus intercambios mercantiles se han mantenido y M茅xico no ha variado su postura tradicional de rechazo al embargo estadounidense.

Hoy parece que ha llegado otra fase. Con la vuelta al gobierno hace un a帽o en M茅xico del antiguo partido hegem贸nico, el Partido Revolucionario Institucional, viejo conocido de La Habana, y en el contexto de la incipiente apertura econ贸mica de Cuba, las autoridades de ambos pa铆ses han ido dando pasos de acercamiento.

Pe帽a Nieto y Ra煤l Castro se vieron en enero de 2013 en una cita internacional en Chile. En septiembre, el canciller mexicano, Jos茅 Antonio Meade, viaj贸 a La Habana, y el canciller cubano, Bruno Rodr铆guez, visit贸 M茅xico DF en noviembre. Rodr铆guez dio una conferencia en la que agradeci贸 a M茅xico su respaldo contra el bloqueo y en la que dijo que los cambios paulatinos de Cuba son "una oportunidad" para los empresarios mexicanos.

Pero el hecho m谩s relevante de la visita del canciller de Castro vino de parte del gobierno de Pe帽a Nieto: su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunci贸 que M茅xico le condonaba a Cuba un 70% de su deuda, unos 340 millones de d贸lares de un total aproximado de 500. "Queremos tener una relaci贸n cercana, no solo de amistad entre nuestros pueblos, sino econ贸mica (...) y esta situaci贸n era un obst谩culo para que fluyeran bien las cosas", dijo Videgaray, brazo derecho del presidente y cerebro del actual plan de despegue econ贸mico de M茅xico.

La condonaci贸n de la deuda supuso un mensaje claro de la voluntad del nuevo gobierno mexicano de dar carpetazo a las desavenencias que hubo entre ambos pa铆ses desde finales de los noventa. Con el PRI a煤n en el gobierno, en la Cumbre Iberoamericana de La Habana de 1998, el presidente mexicano Ernesto Zedillo critic贸 en su discurso la represi贸n de las libertades civiles en Cuba y Fidel Castro lo consider贸 un ataque: su respuesta fue afirmar que los ni帽os mexicanos conoc铆an m谩s a Mickey Mouse que a sus h茅roes nacionales, es decir, que M茅xico ya era otro, que hab铆a bajado del pedestal a sus glorias insurgentes del siglo XIX para hacerle un sitio bien c贸modo al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, o traicionado a la Patria por un rat贸n.

El siguiente roce serio ocurri贸 cuando el presidente Vicente Fox, del Partido Acci贸n Nacional, visit贸 La Habana en febrero de 2002 y se entrevist贸 con opositores cubanos. Poco despu茅s, en marzo, Fidel Castro acudi贸 a una cumbre de la ONU en Monterrey, M茅xico, y abandon贸 de golpe la cita. Posteriormente, el l铆der cubano argument贸 que su ventolera se debi贸 a que Fox, para contentar a Estados Unidos, lo presion贸 para que estuviera el m铆nimo de tiempo posible en aquella cita. Castro puso en evidencia a Fox publicando una grabaci贸n de una comida durante la cumbre en la que el presidente mexicano le sugiri贸 lo siguiente: "Comes y te vas".

En 2004, con Fox todav铆a en el cargo, Cuba y M茅xico volvieron a re帽ir a prop贸sito de la deportaci贸n de un empresario mexicano involucrado en una trama de corrupci贸n pol铆tica y detenido en La Habana. En aquel momento, Fox lleg贸 a expulsar al embajador cubano.

Despu茅s, de 2006 a 2012, durante la presidencia de Felipe Calder贸n, la relaci贸n se apacigu贸 pero no pas贸 de una mejora en las formas. Calder贸n fue a La Habana en 2012, hacia el final de su mandato. Hac铆a diez a帽os que un presidente mexicano no iba a Cuba. Fue una visita de guante blanco. Calder贸n evit贸 reunirse con la oposici贸n y le regal贸 los o铆dos al gobierno cubano condenando el embargo.

Ahora, Pe帽a Nieto y Ra煤l Castro enfilan una nueva etapa en la que la aproximaci贸n entre Cuba y M茅xico muestra un aspecto t茅cnico, limpio de calenturas verbales e ideol贸gicas. Seg煤n Rafael Rojas, investigador del Centro de Investigaci贸n y Docencia Econ贸micas de M茅xico y profesor visitante en Princeton, se est谩 dando "un giro importante", pero cauteloso.

Rojas considera que Pe帽a Nieto no quiere hacer "movimientos pronunciados" ni expresar un "entendimiento pleno" con Cuba, sino canalizar el asunto con sobriedad. Interpreta que el gobierno de M茅xico ha visto en esta cumbre de la CELAC una ocasi贸n id贸nea para acercarse a Castro bajo pretexto de la causa com煤n de un "latinoamericanismo" emergente, algo que, seg煤n 茅l, armoniza con la intenci贸n que le atribuye al presidente cubano: "m谩s realismo y menos chavismo", lo que implicar铆a cultivar m谩s y sin grandes aspavientos los v铆nculos cubanos con potencias econ贸micas como M茅xico y Brasil.

Con todo, la supuesta estrategia de amistad posideol贸gica de M茅xico con Cuba presenta un problema para Pe帽a Nieto. La disidencia, o c贸mo tocar el tema de los derechos civiles sin cabrear a Ra煤l Castro ni decepcionar a Estados Unidos.

Ricardo Pascoe, embajador de M茅xico en La Habana a principios de los 2000, afirma que Pe帽a Nieto afronta una encrucijada: "Cuando un presidente mexicano va a Cuba hay indudablemente una exigencia de Washington de que en su discurso debe hacer un planteamiento sobre derechos humanos y reunirse con los disidentes. Y si no se re煤ne con ellos, lo cierto es que esto va a generarle dificultades con Estados Unidos, con el que adem谩s, conceptualmente, tiene m谩s cercan铆a. Es un viaje complicado que no puede evadir". Pascoe presume que tal vez la condonaci贸n de parte de la deuda haya predispuesto a Cuba a asumir sin acritud un posible discurso prodemocr谩tico o una foto con los opositores.

M茅xico es el tercer socio comercial de Cuba en Am茅rica Latina y el Caribe, pero su mayor pilar econ贸mico es Estados Unidos, lo que le complica la v铆a de acercamiento a La Habana, una l铆nea de trabajo que de hecho Pe帽a Nieto ha mantenido en segundo plano.

Su primer viaje como presidente electo incluy贸 -de sur a norte de Am茅rica Latina- a Argentina, a Chile, a Brasil, a Per煤, a Colombia, a Guatemala, pero no a Cuba, que solo est谩 separada de M茅xico por el canal de Yucat谩n, unos 200 kil贸metros de costa a costa, y en sus discursos sobre relaciones internacionales ha hecho 茅nfasis en que M茅xico debe expandir su comercio con los pa铆ses del Pac铆fico, latinoamericanos y asi谩ticos, aparte de seguir desarrollando su integraci贸n econ贸mica con Estados Unidos y Canad谩.

Este mismo martes, el mismo d铆a en que se anunci贸 la cita con Ra煤l Castro, el encargado de la Secretar铆a de Econom铆a, Ildefonso Guajardo, afirm贸 que es el momento de profundizar en el Tratado de Libre Comercio. Aunque a los Castro no les guste el rat贸n.