Gobierno ofrece 10% de incremento salarial
Los Ministros de Finanzas y del Trabajo

El Gobierno ofreció ayer a la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) un incremento del 10 por ciento al salario mínimo nacional y del 7 por ciento al haber básico de maestros y salubristas.

El dirigente cobista Juan Carlos Trujillo dijo que la oferta se analizará. El vicepresidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia sostiene que el aumento es insostenible.

El Gobierno y la dirigencia de la COB instalaron ayer la primera mesa de diálogo sobre el tema salarial. La reunión se efectuó en el despacho del ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, con la presencia de la cúpula cobista junto a Trujillo, según información del Ministerio de Economía.

Tras la finalización del encuentro, el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, informó que "se ha instalado la comisión económica que tiene entre sus puntos fundamentales analizar el incremento salarial".

Añadió que "se ha hecho una propuesta concreta a los compañeros trabajadores de un incremento del 10 por ciento al salario mínimo nacional y un incremento del 7 por ciento a la masa salarial (...) de Salud y Educación".

Alrededor de las 19:35 se declaró cuarto intermedio en la negociación que se reanudará la mañana del próximo lunes 14 de abril.

Al salir del encuentro, Trujillo señaló que el Gobierno tiene "predisposición para sentarse al diálogo" y anticipó que la dirigencia cobista analizará la propuesta de incremento salarial.

En la reunión los representantes del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas explicaron cuál fue el desempeño de la economía boliviana en 2013, que tuvo un crecimiento estimado de 6,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), uno de los más elevados de la región.

A principios de año, el Gobierno ofreció un incremento salarial por encima de la inflación, que el año pasado cerró en 6,48 por ciento. Los dirigentes de la COB pedían que se calculara tomando en cuenta el crecimiento económico del país.

Por su parte, Nostas dijo que el empresariado mantenía su posición de que el incremento salarial no debe superar el índice de la inflación. Afirmó que un incremento mayor "sería una imprudencia que va a afectar al aparato productivo" y que 10 por ciento "es un exceso".

Manifestó que le sorprende que se maneje ese nivel de incremento que muy pocas empresas podrían sostener, sobre todo considerando que el crecimiento de la mayoría de los sectores no superó el 4 por ciento.

En 2013, el gabinete ministerial aprobó un aumento salarial del 8 por ciento para Salud, Educación, Fuerzas Armadas y Policía Nacional y una elevación del 20 por ciento en el salario mínimo nacional, que se fijó en 1.200 bolivianos y suponía un incremento de 20 por ciento con relación a 2012. El 8 por ciento era la base para la negociación del incremento en el sector privado.

El incremento fue inversamente proporcional, es decir que quienes ganaban más recibían menos y viceversa.

El Gobierno ofreció un incremento de 6 por ciento, inicialmente, y Arce señaló entonces que para llegar a 8 por ciento hubo que reducir la inversión pública.