Tiwanaku, decapitan el cambio
Por: Redacci贸n Datos Domingo, Febrero 19, 2012-Hrs.
Las ruinas del Templete semisubterr谩neo de Kalasasaya en Tiwanaku

El sorprendente descuido del monumento hist贸rico y patrimonio de la humanidad. Una tarea pendiente del Gobierno, que eligi贸 el sitio arqueol贸gico para entronar en dos ocasiones consecutivas al presidente Morales como cabeza del Estado Plurinacional

Tiwanaku est谩 por perder el t铆tulo de Patrimonio de la Humanidad que le otorg贸 la Unesco el 2000. El arque贸logo Enrique Soruco est谩 sorprendido por el descuido de las ruinas. Este profesional boliviano trabaja hace a帽os en la ciudad de M茅xico como curador de las colecciones de Teotihuacan del Museo Nacional de Antropolog铆a: "Por su valor y contenido hist贸rico la colecci贸n de las obras tiwanakotas tienen un precio incalculable". No es lo que se advierte al recorrer el museo. DATOS y el antrop贸logo constatamos el estado deplorable de mantenimiento de Tiwanaku. Las piezas en el Museo Cer谩mico est谩n amontonadas sin ninguna descripci贸n sobre el periodo de su hallazgo y menos sobre las caracter铆sticas de su importancia, significado y valor hist贸rico.

Las obras est谩n expuestas aparentemente al azar sin ning煤n inter茅s. Las m谩s importantes descansan en pedestales de plastoformo. La ambientaci贸n del museo es inadecuada e inh贸spita. Soruco acumul贸 experiencia trabajando en el Museo de Obras de Sinaloa, en el Museo Arqueol贸gico Hist贸rico y Contempor谩neo, en el Museo Cordero Espinoza y en el Museo en Movimiento, todos en Sinaloa, M茅xico. Soruco nos hace conocer sus inquietudes. Observaciones sobre abandono y dejadez que no son ajenas al visitante: paredes impregnadas de humedad y filtraciones de agua; iluminaci贸n inapropiada, falta de contextualizaci贸n, vitrinas con insectos muertos o restos de serpentina. Ninguna documentaci贸n explicativa respalda el valor de las piezas. La t茅cnica de trepanaci贸n que desarrollaron los habitantes de esta milenaria cultura 1500 antes de Cristo sin la explicaci贸n adecuada. No existe una sola cita, ni documentaci贸n adicional o videos en el museo.

El viaje de La Paz a Tiwanaku dura poco m谩s de 30 minutos. El d铆a es llovioso y en el museo tambi茅n llueve. Un par de d铆as antes del viaje, Enrique Soruco, coment贸 el triste estado de mantenimiento y preservaci贸n de Tiwanaku. All铆 en 2006 y en 2010 amautas y originarios lo entronaron a Evo Morales como al primer presidente "ind铆gena" de Bolivia. Se calcula que a diario llegan a Tiwanaku alrededor de 50 turistas que pagan el equivalente a Bs. 80. Pablo Rodr铆guez, dice que se trata de informaci贸n que debe ser procesada y que no la tiene a mano. El administrador adelanta que est谩 por aprobarse un decreto que regular谩 las recaudaciones como sigue: 20% funcionamiento, 30% conservaci贸n, 25% mantenimiento y 25% para la comunidad.

La construcci贸n del Museo Cer谩mico data de la d茅cada de los 90. Sus instalaciones son precarias. El Museo L铆tico est谩 penetrado por la humedad y no funciona al 100%. Una parte est谩 cerrada al p煤blico. No se permiten fotos. Pablo Rodr铆guez dice que los encargados de la obra deben responder un proceso por la mala construcci贸n del lugar. El mismo argumento ha sido expresado como penoso justificativo por las autoridades del Ministerio de Culturas. En 2010 funcionarios de esa cartera aceptaron la entrega de la construcci贸n del museo con notorias fallas estructurales. Se pag贸 a la empresa sin hacer un peritaje y ahora anuncian que abrir谩n un proceso. Una fuente vinculada a los quehaceres de la cultura asegura que muchas piezas hist贸ricas de Tiwanaku son falsas. "La riqueza de Tiwanaku y de nuestro patrimonio ha sido saqueado a lo largo de los 煤ltimos a帽os". En 2010 apenas ingresada como titular de Culturas, la ministra Zulma Yugar determin贸 iniciar una intervenci贸n en la Unidad Nacional de Arqueolog铆a (Unar) cuando se comprobaron hechos de corrupci贸n en su administraci贸n. La intervenci贸n dur贸 seis meses, rodaron algunas cabezas; la Unidad cambio de nombre, pero a la fecha no existen responsables. El peso de la investigaci贸n recae sobre algunos comunarios, tapando responsabilidad en funcionarios de este y otros gobiernos que trabajaron a帽os en la administraci贸n de los museos. La ex Unar, hoy funciona bajo el denominativo de Unidad de Arqueolog铆a y Museos (Udam) se encuentra ac茅fala. El deterioro de las ruinas es una se帽al evidente de la poca importancia que tiene el sitio hist贸rico para la actividad del turismo. Queda una enorme tarea para el nuevo ministro de Culturas, Pablo Groux, la refacci贸n de los ambientes del museo y recuperar las ruinas como escenario de 茅pocas memorables.