Museos: Valen m√°s que veinte escuelas

El escritor Mariano Baptista Gumucio presentó uno de sus recientes y laboriosos proyectos. El Museo Franz Tamayo y la Galería de Escritores. Está ubicado en el cerro Santa Bárbara de La Paz.

Si como dice Mario Vargas Llosa, un museo vale m√°s que diez escuelas, los dos nuevos repositorios, instalados en el s√≥tano del museo del Ni√Īo (Avenida del Ej√©rcito, Laikakota, telef√©rico), valen por veinte escuelas. Se trata del Museo "Franz Tamayo" y de la Galer√≠a de "Escritores Pace√Īos", instalados ambos en once ambientes, de los cuales, tres est√°n dedicados a los ni√Īos.

La inauguración tuvo lugar hace pocos días y el gestor de la idea, historiador y amigo de ésta casa periodística, Mariano Baptista Gumucio, destacó lo siguiente:

"Creo que son muy importantes para La Paz, pues si bien cada a√Īo se hacen obras p√ļblicas y sobre todo escuelas y canchas de f√ļtbol, el nacimiento de un museo y muchos m√°s como los de estas caracter√≠sticas, se produce, si acaso, cada d√©cada y si a √©stos se los cuida, enriquece y amplia, servir√°n a varias generaciones de pace√Īos, a los m√°s j√≥venes introduci√©ndoles al mundo maravilloso de las letras y, a los mayores, insufl√°ndoles un sentimiento de orgullo y estima por lo que nos dejaron los escritores y poetas a quienes honramos hoy. Muchos de ellos -y yo tuve la oportunidad de conocerlos-, murieron en el abandono y la pobreza y por supuesto, apenas ganaron algunos centavos con sus libros. Pero ellos tuvieron la pasi√≥n de imaginar otra Bolivia posible, otra Bolivia mejor, y aunque hubiesen sido adversarios entre s√≠, los uni√≥ su amor a la literatura y al pa√≠s. Era justo que la ciudad, finalmente se acordara de √©sta heroica minor√≠a del esp√≠ritu empe√Īada en crear una comunidad m√°s tolerante, democr√°tica y participativa".

Baptista Gumucio trabaja desde hace a√Īos en todo el pa√≠s en el fomento a la cultura en este y otros proyectos plasmados en realidad. "He trabajado seis intensos meses, pero la verdad, es que la idea se ha concretado en 35 a√Īos, pues desde que escrib√≠ en 1977, una semblanza biogr√°fica de Tamayo, pens√© que era tiempo de que La Paz hiciera un homenaje permanente al m√°s ilustre de sus hijos. Como en casi todas las cosas, nos hallamos en este campo muy atrasados respecto al mundo en general y a nuestros vecinos en particular, Desde hace tres d√©cadas hice gestiones ante alcaldes, prefectos, directores de cultura y no s√≥lo encontr√© indiferencia, sino que tambi√©n fui objeto de desaires".

"Los repositorios est√°n dedicados a Mario Mercado Vaca Guzm√°n, por la dedicaci√≥n que √©l tuvo a la cultura: cre√≥ la galer√≠a EMUSA, las fundaciones de Inti Raymi, en Oruro y de "Ultima Hora", en La Paz; como alcalde construy√≥ los museos Costumbrista, del Litoral Boliviano y del Oro, en la calle Ja√©n, y restaur√≥ el de "Pedro Domingo Murillo", apoy√≥ la gira triunfal que hicieron los arc√°ngeles de Calamarca por Europa y Estados Unidos y recuper√≥ a trav√©s de "Ultima Hora", el parque Bolivia, frente al hotel Radisson, que ya hab√≠a sido tomado por los salubristas, para construir edificios multifamiliares. Qued√≥ sin embargo apesadumbrado de no haber podido, en su gesti√≥n municipal, hacer un museo dedicado a los escritores pace√Īos. Yo le mencion√© esto a Luis (hijo de MMVG) y √©l de inmediato tom√≥ la idea y me encarg√≥ que hablara con el alcalde Luis Revilla. √Čste acogi√≥ la idea con benepl√°cito".

"La galer√≠a y el museo est√°n acompa√Īados de homenajes a Jos√© Garc√≠a Mesa, el pintor que retrat√≥ El Prado de La Paz en 1900, a Julio Cordero, el fot√≥grafo cuyo lente captur√≥ La Paz durante la primera mitad del siglo XX, al viajero franc√©s D'Orbigny, al dibujante italiano Luis Amoretti, al pintor Arturo Borda y a varios otros. En realidad el homenaje a los literatos pace√Īos se ha extendido a los del resto del pa√≠s, pues muchos de ellos residieron aqu√≠ y contribuyeron al progreso espiritual de La Paz".

Baptista destac√≥ la fuerza creadora de los bolivianos. "Como se demuestra aqu√≠, Bolivia no naci√≥ ayer, pues todo lo que tenemos, lo bueno y lo malo, lo heredamos de nuestros mayores, muchos de ellos ca√≠dos defendiendo la heredad nacional como Alberto Villegas, el novelista pace√Īo que muri√≥ en el Chaco donde perdieron la vida 50 mil j√≥venes bolivianos. Por eso no s√≥lo es necia la pretensi√≥n de condenar el pasado en bloque sin ver sus luces y sus sombras, sino autodestructiva pues no somos hijos del desierto, donde lo √ļnico que nos guarezca, sea una carpa".

"Este edificio fue dise√Īado con car√°cter ad honorem, por el gran arquitecto Juan Carlos Calder√≥n y construido con apoyo internacional por Peter Mc Faren, a quien acompa√Ī√© durante dos d√©cadas como miembro ad honorem de la Fundaci√≥n "Quipus", que construy√≥ √©ste edificio para los ni√Īos. Concluido el comodato con la alcald√≠a se devolvi√≥ el terreno de 30.000 metros, enriquecido con √©sta bella construcci√≥n en la colina con la vista m√°s bella de La Paz. De otra manera, est√° colina se hubiese convertido en un barrio de techos de calamina".