Historia de la llama olímpica.
Encendido de la llama olímpica en Olimpia, Grecia, antes de ser transportada a Londrés

La llama ol√≠mpica no naci√≥ en la antigua Grecia, como podr√≠a suponerse, y es m√°s bien una idea luminosa que surgi√≥ en la mente de Jan Wils, un arquitecto holand√©s, durante los Juegos Ol√≠mpicos de 1928, cuando¬†dibuj√≥ una torre con una antorcha en el estadio ol√≠mpico, cuya llama fue encendida por primera vez en julio de ese a√Īo.

Desde entonces, cada 4 a√Īos la llama ol√≠mpica vuelve a flamear en la ceremonia inaugural de los sucesivos Juegos Ol√≠mpicos de Verano, para que se perpetuara como s√≠mbolo de pureza y claridad a trav√©s de los tiempos, como lo augur√≥ Pierre de Coubertin en 1932.

Es a partir de 1936, en los Juegos de Berl√≠n, que la llama ol√≠mpica se transport√≥ desde las ruinas del Templo de Heras en Olimpia hasta el lugar donde se desarrollan los juegos. As√≠, el encendido y el transporte de la llama comenz√≥ a formar parte de los rituales de este magno evento deportivo. Ese a√Īo tambi√©n la llama ardi√≥ por primera vez en los Juegos Ol√≠mpicos de Invierno, pero la primera carrera de la antorcha invernal reci√©n tuvo lugar en 1952.¬†

La llama ol√≠mpica se enciende cada cuatro a√Īos en una ceremonia que intenta garantizar la pureza del fuego que inflama los ideales de los juegos deportivos, a trav√©s de un m√©todo de encendido por concentraci√≥n de los rayos solares en un espacio c√≥ncavo. Luego, se inicia el tradicional transporte de la antorcha ol√≠mpica con una carrera de atletas, que en ciertos momentos se suple con otros medios de transporte, por aire y mar especialmente, inclusive en ciertas ocasiones en caballo, por v√≠a subterr√°nea o - como ocurri√≥ en 1976 en Canad√°, a trav√©s de un impulso el√©ctrico, v√≠a sat√©lite.

El tiempo convirti√≥ que el √ļltimo de los corredores que transportara la antorcha fuera un atleta famoso. Entre esos famosos se incluyen el jugador franc√©s de f√ļtbol, Michel Platini en 1992 y el campe√≥n de pesos pesados de boxeo, Muhammad Ali en 1996. La primera mujer en encender la llama ol√≠mpica fue Enriqueta Basilio en los Juegos Ol√≠mpicos de M√©xico en 1968.

NR.- La información fue obtenida de Wikipedia.