Contaminación de las aguas en Río pone en riesgo los Juegos Olímpicos
Por: El Nuevo Herald Viernes, Julio 31, 2015-Hrs.
El Nuevo Herald

Las aguas donde se celebrarán las pruebas de navegación y algunas competencias de natación en los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica están llenas de residuos humanos, lo que representa un grave riesgo para la salud de los atletas, así como para los turistas que visitan las emblemáticas playas de Río de Janeiro.

Una investigación de la AP encontró altos niveles de virus y de bacterias provenientes de aguas residuales en las sedes acuáticas donde atletas competirán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016.

Se trata de la primera investigación sobre la presencia de virus y bacterias en las sedes olímpicas, realizadas por la AP en cuatro tandas de análisis de agua realizados desde marzo. Los resultados alarmaron a expertos internacionales y generaron enorme desazón entre los competidores, algunos de los cuales ya han sufrido fiebres, vómitos y diarrea tras entrenarse en estas aguas.

Estas dolencias podr√≠an golpear a un atleta por d√≠a, lo que podr√≠a acabar con los sue√Īos de una medalla ol√≠mpica y a√Īos de duro entrenamiento.

"Es de lejos la calidad de agua más pobre que hemos visto a lo largo de nuestra carrera", dijo Iván Bulaja, técnico del equipo austríaco que se preparó durante meses en la Bahía de Guanabara, donde se realizará su competencia. "Estoy seguro de que si nadas aquí y te entra agua por la boca o la nariz, tu cuerpo está recibiendo muchas cosas malas".

El navegante austríaco David Hussl ya cayó enfermo.

"Tuve altas temperaturas y problemas estomacales", dijo. "Siempre paso un día entero en la cama y no vuelvo a navegar por dos o tres días".

La contaminaci√≥n de las aguas es com√ļn en Brasil, y en particular en R√≠o, donde la mayor parte de las aguas residuales no son tratadas y muchos desechos son canalizados por cunetas al aire libre y vertidos en r√≠os y arroyos que desembocan en las sedes ol√≠mpicas y que pueden arruinar las playas que son usadas en las postales de la ciudad.

El doctor Richard Bidgett, director m√©dico del Comit√© Ol√≠mpico Internacional, dijo despu√©s de ver los hallazgos de AP que el COI y las autoridades brasile√Īas deben atenerse a su programa de buscar s√≥lo bater√≠as para determinar si el agua es segura para los atletas, ya que √©sa es la norma aceptada a nivel global.

"Hemos recibido garantías de la Organización Mundial de la Salud y otros de que no hay riesgo significativo para la salud de los deportistas", dijo a AP en un aparte de una reunión del COI en Malasia.

"Habrá personas que presionen para hacer toda clase de pruebas más, pero seguimos el experto consejo y recomendaciones oficiales sobre cómo supervisar el agua de forma eficaz", indicó.

Muchos expertos en agua y salud estadounidenses y europeos presionan a las agencias regulatorias para que incluyan pruebas de virus para determinar la calidad del agua, dado que la mayoría de las enfermedades derivadas de actividades recreativas acuáticas están relacionadas con el agua, y no las bacterias.

Despu√©s de m√°s dos d√©cadas de promesas incumplidas de que se iba a limpiar las aguas, las autoridades brasile√Īas aseguraron que uno de los legados de los juegos ser√≠a una rehabilitaci√≥n de las v√≠as acu√°ticas. Sin embargo, cualquier visitante se topa con un fuerte hedor apenas llega al aeropuerto de R√≠o. Las famosas playas de R√≠o est√°n desiertas por el barro p√ļtrido que acarrean las olas y en el lago ol√≠mpico Rodrigo de Freitas aparecen a menudo peces muertos.

M√°s de 10,000 atletas de 205 pa√≠ses participar√°n en los juegos del cinco al 21 de agosto del a√Īo que viene. Se calcula que unos 1,400 estar√°n en contacto con las aguas, bien sea navegando por la Marina da Gloria de la Bah√≠a de Guanabara, o nadando en las playas de Copacabana o remando en las aguas saladas de lago Rodrigo de Freitas. A partir de la semana que viene, cientos de deportistas participar√°n en pruebas eliminatorias.

Las autoridades brasile√Īas insisten en que las aguas ol√≠mpicas son seguras, pero los an√°lisis hechos por la AP a lo largo de cinco meses indicaron que ninguna de las sedes tiene agua en la que se pueda nadar o navegar a salvo, de acuerdo con expertos, quienes afirman que, a tan solo un a√Īo de la justa, es muy tarde para limpiarlas.

"Estas son básicamente aguas residuales", dijo John Griffith, biólogo marino del Southern California Coastal Water Project, un organismo independiente. Griffith examinó los protocolos, la metodología y los resultados de las pruebas hechas por la AP. "Todo es agua de los inodoros y las duchas, todo lo que la gente tira en sus fregaderos... Todo eso se mezcla y va a parar a las aguas de las playas".

Griffith dijo que "sitios cómo estos serían cerrados inmediatamente" en Estados Unidos.

Funcionarios del gobierno brasilero encargados de monitorear la calidad del agua para los Juegos Olímpicos dicen que sus estudios no se enfocan en encontrar virus.

Leonardo Daemon, coordinador de calidad de agua del organismo estatal, dijo que su dependencia sigue de manera estricta las regulaciones brasileras y olímpicas sobre calidad del agua, a partir del estudio de los niveles de bacteria.

"¬ŅQu√© par√°metros deber√≠amos seguir para medir la cantidad de virus? Porque la presencia o ausencia de un virus en las aguas... necesita tener un patr√≥n, un l√≠mite", afirm√≥. "No hay par√°metros para la cantidad de virus tolerable en relaci√≥n con la salud humana en lo que compete al contacto con el agua".

La AP encomendó en marzo a Fernando Spilki, un importante virólogo y coordinador del programa de calidad ambiental de la Universidad Feevale del sur de Brasil, que analizara las muestras de agua de las tres sedes olímpicas en cuatro tandas.

Spilki busc√≥ tres tipos de adenovirus que revelan la presencia de desechos humanos en Brasil. Tambi√©n busc√≥ enterovirus, la causa m√°s com√ļn de infecciones en las v√≠as respiratorias superiores en los j√≥venes, y que tambi√©n producen enfermedades card√≠acas y cerebrales y rotavirus, que provocan la gastroenteritis a nivel global.

Las concentraciones de los virus eran equivalentes a las que se encuentran en aguas residuales, incluso en una de las zonas examinadas menos contaminadas, la playa de Copacabana, donde se realizar√°n el marat√≥n y el triatl√≥n y en las que se espera que se ba√Īen probablemente 350,000 turistas.

La AP comprobó asimismo que otra sede que se pensó había sido limpiada, el lago Rodrigo de Freitas, tenía algunas de las aguas más contaminadas. Los resultados encontraron entre 14 millones y 1.700 millones de adenovirus por litro.

A título de comparación, los expertos que supervisan las aguas del sur de California se alarman cuando observan 1,000 adenovirus por litro.

"Todo el mundo corre el riesgo de sufrir infecciones en estas aguas contaminadas", dijo Carlos Terra, hepatólogo y director de una asociación de médicos especializados en la investigación y el tratamiento de trastornos hepáticos de Río.

Terra dice que aproximadamente el 60% de los adultos brasile√Īos han estado expuestos a contraer Hepatitis A, principalmente a causa de la exposici√≥n a aguas residuales.

Kristina Mena, una estadounidense especializada en le evaluaci√≥n de los riesgos asociados con los virus de las aguas, analiz√≥ la informaci√≥n de la AP y calcul√≥ que los deportistas que participan en deportes acu√°ticos tendr√°n un 99% de posibilidades de sufrir infecciones si ingieren tres cucharadas peque√Īas de agua. Indic√≥ que el que alguien se sienta enfermo, o no, depender√° de su sistema inmunol√≥gico as√≠ como de otros factores.

Los brasileros están expuestos a estos riesgos desde la infancia y crean inmunidades en su sistema. Pero los atletas y turistas extranjeros no tendrán esa protección.

El doctor Alberto Chebabo, director de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Río, advirtió a todos los extranjeros que quieran ir a Río a los Juegos Olímpicos, sean atletas o turistas, que se deben vacunar contra la Hepatitis A. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomienda también vacunarse contra la fiebre tifoidea.